Vivir es destruir, amor y construir. 26-09-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

2513. Hay un fallo en tu escrito: Cuando se ama, se respeta, y se da la libertad necesaria para el que la necesita. Todos los argumentos fallan, cuando se imponen dictatorialmente, Pues el amor es libertad. Ya que el amor, no obliga, ni impone, ni fuerza a las personas a que hagan lo que no quieren ni necesitan.

Todo lo demás, todo lo que has escrito son palabras, justificaciones, acusaciones. Para halagarte tú, los que te leen, y los dueños del diario, que son los que te pagan. ¿O lo haces gratis? 

 

2514. Es un error creerse que mi nacionalismo es bueno. Y el tuyo es malo. Esto, es cosa de desarrollados, tercermundistas. Todos los nacionalismos, son la implicación del clan familiar, de la tribu, del grupo, la nación, el nacionalismo grande o pequeño, que se convierte como una mafia.

Tú mismo, tienes familia, amigos, tu grupito. Tus negocios, y conspiraciones, que te hacen vivir en una mafia: los amigos de mis amigos, son también amigos míos. Pero, los enemigos de mis amigos, son también mis enemigos.

Por lo tanto, como nadie puede huir de la familia, de la tribu, nace el nacionalismo.

Es como la violencia, que nadie dice que lo quiere ser. Pero, eso es una idea, una teoría. Pues, la realidad es que todos somos violentos. Por lo tanto, cuando se acusa a una persona de violenta, debemos pensar, comprender, que nosotros también lo somos de violentos para poder vivir. Y comprender eso desde la misma raíz, nos hace humildes, sencillos, capaces de comprender todo el entramado de la vida. 

 

 

2515. Decir que un problema sólo tiene una causa. Es como decir, cuando alguien que tiene muchos años se muere, que la causa de la muerte ha sido una sola. Cuando llegado un momento, todo se conjuga para que una cosa, un acontecimiento, suceda. 

 

 

2516. El cambio, aunque superficial como siempre, ya está aquí. Pues la autoridad, ya no es como lo era antes. Ya hay muchas víctimas dañadas. Y eso demuestra que se está cambiando.

El perder el miedo es lo más difícil, pero lo más necesario para cambiar la situación de corrupción e inmoralidad. Que es mentir, falsear la realidad, para salirnos con la nuestra: vencer, obligar por la fuerza a los demás, para que hagan lo que no quieren, ni necesitan. 

 

 

2517. En una revolución, llegado un momento no hay varias leyes. Sólo hay una: la de los revolucionarios y la de los que se oponen y los combaten por todos los medios posibles. 

 

 

2518. La verdad, a veces es precisa, porque la ocasión la requiere. Por supuesto, que duele la verdad. Pero, cuando alguien que conocemos lleva manchas en la ropa, ¿por qué no advertírselo?  

 

 

2519. Todo conflicto es entre dos. Y el más sensato, poderoso, el que tiene más autoridad, debe hacer todo lo posible para que no vaya a más el conflicto, para que no aparezca la violencia.

Y aunque tenga que perder el más poderoso, el que tiene más autoridad y herramientas de poder, si hace falta debe renunciar y perder.  

 

2520. Hay mucho que limpiar. Hay mucho de basura, maldades.

 

2521. Oriol, no es trata de tener ganas o no, de ayudar. Pues, ayudar se puede hacer, haciendo cada uno lo que pueda hacer. Por eso, yo tengo mi dinámica, como escritor, informando.

Gracias por el ofrecimiento.  

 

2522. ¿Qué es mejor obligar a que se disculpe y montar un numerito? ¿O el silencio, sin que eso sea tolerancia o complicidad con los insultos? La jarana, los líos, las revueltas, el cuchicheo, no es favorable para la vida. Pues todo eso, es una superficialidad, una banalidad, una pérdida de tiempo. 

Lo que importa es que la democracia, no esté dirigida por corruptos, inmorales, ladrones. Ni que nadie los vote. Porque si nadie les votara, los corruptos ladrones, no podrían seguir en el mando. Haciendo de él, una herramienta para robar, para tener prebendas, beneficios inconfesables. Generando una mafia institucionalizada dentro del poder.

 

2523. Hace unos veinte años, cuando empezábamos tu Camps, Rita Barberá, y todo el grupo de ladrones. Os dije a ti y a Camps, mediante una carta, que erais fachas. Y que podríais cambiar, si quisierais dejar de serlo.

Actualmente, Camps está sucio como un trapo. Tú sabrás lo que has hecho. Y los otros podrían ir a la cárcel.

Ahora, hoy, te he visto en la televisión cuando decías tonterías, superficialidades, banalidades. Y te vuelvo a decir, si quieres puedes dejar de ser facha.

Pues, no ganarás. Porque vas contra la corriente de la vida. Que nos obliga a renovarse, a cambiar constantemente.

 

2524. Lo más peligroso, es que no sienten vergüenza de seguir reprimiendo. Eso demuestra que debe de haber algo de gran valor que no quieren perder. Y unas personas que no tienen vergüenza de las maldades que hacen, es preciso que eso de gran valor, sea el dinero que sacan.

Por tanto, son materialistas, codiciosos, usureros. Que no les importa aplastar la libertad. 

 

 

2525. Lo importante no es lo que hacen. Sino por qué lo hacen. Nadie se gasta una fortuna, por nada que no tenga un gran valor. ¿Qué es eso de gran valor? El negocio del centralismo.

¿Por qué existen los centralismos, la acumulación del poder en un sólo lugar? Por el dinero que proporciona. Pero todo centro, genera una periferia. Es decir, el centralismo genera agravios, injusticias, odios, confusión, desorden, anarquía, ausencia de paz y concordia.

Pero el dinero nos ciega, nos hace estúpidos. De manera que, se puede decir que lo blanco es negro. Que mi violencia y mi brutalidad, es orden, es paz. Puede decir que mi guerra, es adecuada, legítima. Pero la de los otros, es criminal, asesina, repugnante. Que es preciso detenerla con más asesinatos, crimines, todo el horror de la violencia.

Sin darse cuenta que lo que hay que hacer es, descartar lo que genera la guerra: las injusticias, la falta de respeto y de igualdad, la corrupción, los que roban miles de millones, la inmoralidad. El desprecio a la vida, la indiferencia, la insensibilidad, por los menos afortunados, los que sufren todo el horror de la usura, la codicia, el amontonamiento de riquezas.