Vivir es destruir, amor y construir. 26-08-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

2181. La libertad es no ser nada. Y para ello, no hay que tener techo para cubrirse. Ni tierra dónde pisar. E ir más allá de todo eso. Para que no se convierta en una idea, teoría, resultado del lastre del pasado.  

 

2182. Exactamente. La violencia va a estar ahí. Pero decimos que la violencia, es lo negativo. Aunque no lo es, porque sin la violencia, los animales, y nosotros, no podríamos ser.

 

2183. Antonio. Eso es otro invento tuyo. Es como estar hambriento y decir que no lo estás. Pero el hambre está ahí, porque es un hecho físico. Cuando hace frío o calor, podemos decir que estamos más allá de ello, pero ellos están. Y si no le hacemos caso, el cuerpo es resquebraja, llegan los problemas. 

 

2184. Pero ese dios. como creador de todo, ha creado unas criaturas, que para vivir han de ser crueles, violentas.

Por supuesto, que, si tú lo dices, crees en él, dios existe, lo escuchas. etc. Eso es fruto de la capacidad que tiene la mente, de ver lo que ella quiere.

Pero esa misma mente, también tiene la capacidad de comprender que a ese dios no se lo puede comprender. ¿Por qué ha creado este valle de lágrimas? Esa parte absurda, de que para vivir nos tenemos que comer unos a otros. Tanto física, como psicológicamente.

¿Podemos describir el infinito, lo que no tiene fin? No lo podemos. Por tanto, ese infinito es un atributo de dios. Por eso, a dios o lo que sea, no se le puede conocer ni comprender. 

 

2185. El universo, es orden. El desorden lo tenemos nosotros. Pero ese desorden, lo hemos heredado. Es el condicionamiento heredado de nuestro pasado animal.

Pero nosotros, no hemos creado a los animales, ni a los hombres. Por lo que, nuestra responsabilidad, es compartida con el creador. O con el universo. Que ha generado este diseño, con su paradigma en la tierra. Las leyes implacables naturales. 

 

2186. Por supuesto. Y por eso el ego, el egoísmo, es violencia. Como hemos de vivir, ese es nuestro mandato, condicionamiento, hemos de ser los salvaguardas de nuestro cuerpo. Y para eso hay que ser egoístas, ha de haber un ego. Es decir, ha de haber violencia para ejecutar ese mandamiento de vivir.  

 

2187. Pero, ¿tú serias capaz de descartarlo todo -dinero, la casa, el abrigo, la comida, el cuidado del cuerpo-, para no ser egoísta? Esa pregunta no se puede contestar, porque no sabemos cómo responderemos a los retos que lleguen con el futuro. Por eso, como todo parece absurdo, todo se convierte en una especulación, un entretenimiento. Al final, sólo se trata optar por vivir o no. 

 

2188. Las preguntas, las respuestas, cuando investigamos, hemos de ir más allá de las palabras. Porque las palabras en el ámbito psicológico, espiritual, no sirven. Cada palabra que decimos, es como si fuera un brote psicótico. Podemos decir que sí a algo, y al instante decir que no. E incluso no saber lo que queremos.

¿Por qué deberíamos descartar nuestras necesidades básicas? Por un arrebato de amor. Al igual como los que dan su vida por un ideal de caridad, de ayudar, por una persona en particular, por una nación, una religión.

Ayer mismo, o hace unos días, en India juzgaron a un gurú y fue hallado culpable de violar a una mujer, seguidora de él, que lo denunció. Sus seguidores salieron a la calle en masa, quemaron coches, todo lo que encontraban por delante, se enfrentaron a la policía, generando una docena de muertes. ¿Es esto devoción, amor, o es una estupidez, cosa de subdesarrollados mentales?

Por eso, ya hemos dicho, que al final la vida es una cuestión, de optar por ella o no. Ahí están los que se entregan a las drogas, los indiferentes a todo, los muy violentos -que también están drogados con sus ideas y teorías- que son capaces de hacer actos medio dementes. 

 

2189. ‘El hecho es una cosa y la idea sobre el hecho es otra’.  ¿Cómo sabremos que el hecho, no es una idea sobre el hecho? Eso sólo lo sabe el que se enfrenta al hecho. Si se enfrenta directamente, con toda su atención, ese hecho se manifestará y lo percibiremos en su totalidad. Generará orden.