Vivir es destruir, amor y construir. 10-10-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

2656. Sigues quedándote en la parte grande del problema. Si no comprendes que un edificio, por grande y majestuoso que sea, está deteriorado porque sus fundamentos, ya no sirven, están deteriorados, 'podridos', ¿por qué seguir negando ese hecho del deterioro? Podríamos también añadir a esas personas, que se niegan a reconocer que ya no son jóvenes, y, sin embargo, están obcecadas en practicar toda clase de actividades, tratamientos, ejercicios, viajar, etc., con tal de huir del hecho de que ya tienen muchos años.

Recuerda, o hay que saber, que todo lo que digamos, tanto se puede afirmar, como negar, infinitamente. Por tanto, si negamos la libertad, si insistimos en negarla, no saldremos de ahí. Y entonces, estaremos bloqueados.

Pero, si abrimos la puerta a la libertad, todo el abanico infinito de posibilidades está ahí. Esa es la diferencia. Y por eso, es que la libertad es amor. La libertad, el amor, lo más sagrado, es lo desconocido, lo nuevo, lo que nadie ha tocado.

Por eso, el amor es tan liberador, que no tiene problema alguno, ni pone pegas ni obstáculos para que la vida de cada cual fluya en su plenitud.

¿No te has dado cuenta qué cuando somos libres, no vemos los problemas, no montamos actividades crueles, represivas, cosas de dictadores, tiranos?  

 

2657. ¿Cómo queremos que las nuevas generaciones, estén libres de comportamientos corruptos, si a personas con actividades corruptas se les premia y se las reconoce como ejemplares a nivel mundial, donde todos los ven, se enteran, por su popularidad e importancia?

¿Creemos que la corrupción va a desaparecer apretando un botón para eliminarla? No desaparecerá. Si nosotros no dejamos de ser corruptos, si lo toleramos, somos indiferentes, la corrupción crecerá como una maraña boscosa, que nos impide ser libres, frescos, limpios, sin miedo. 

 

2658. Cuánta porquería y suciedad mental. Pero las personas somos así. Alucinantes. Creyéndonos que eso que alucinamos es lo real, lo verdadero. Aunque sea el destrozarnos en una macabra guerra. 

 

2659. Es verdad, los que votan a los corruptos, son también culpables de la corrupción de los que han votado para que gobiernen. 

 

2660. Aunque tienes toda la libertad para decir lo que quieras. Yo también tengo toda la libertad para decirte que eres una gira chaquetas. Estás comportándote como una facha.

Cómo puedes decir que el referéndum no tiene las garantías necesarias. Después de todas las pegas, los obstáculos, la violencia extrema contra los que iban a votar. ¿Tú, en qué mundo vives, o estás loca? Tú, ¿por qué votaste?

Y, ¿tú tienes las garantías para ser alcaldesa? Una persona insensible, que cuando entró en el Ayuntamiento, ni miraba a los policías municipales, que estaban en la puerta. Actuabas indiferente, como si no fueran nadie, no humanos. Esto, es cosa de fachas.

Y ahora, como eres tan materialista, como si fueras de hierro, una usurera, te pones a favor de los fachas. Dando lecciones, como una dictadora tirana.

Coaligándote con los más chupópteros, que lamen los pies, esnobs, estúpidos.

No te votarán. Pues ya han visto que eres más falsa que un billete falso.  

Todo no puede ser. No puedes poner un cirio al demonio. Y otro cirio a los santos.

 

2661. Cuánto miedo tienen. ¿Por qué tienen miedo? Porque saben que algo no hacen bien. Y creen que cuanta más brutalidad, crueldad, ese miedo que tienen se lo van a pasar a los otros.

Pero en su ignorancia, cada vez están más aislados. No porque los otros los aíslen. Si no, porque ellos se debilitan internamente, por sus maldades reiteradas. Sintiendo la vergüenza, aunque los otros no les digan nada, que los corroe y destruye.

Es como el que está sucio y sabe que huele mal, piensa que los otros se van a dar cuenta. Y vive comprimido, encogido, aislado, temeroso de que se den cuenta de quién es realmente. Porque, sabe que sus maldades van a ser su perdición.

Aunque es su fatalidad, el que los otros le vean como un apestado que hay que marginar, rehuir. Provocándose más maldad, en su círculo diabólico de acción reacción, que lo va destruyendo tanto a él como a los que explota y maltrata inhumanamente. 

Lo más peligroso es que él cree que solamente puede vivir de esa manera. Pues su karma es tan potente contra él, que cree, sabe, que todos los que no son como él, le quieren hacer algún mal, dañar, matar. Por eso, su destino es ser un guerrero que siempre está atacando, defendiéndose, de lo real. E irreal que él inventa.