Vivir es destruir, amor y construir. 06-11-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

2925. ¿No nos damos cuenta que el observador y lo observado son lo mismo? Cuando acusamos a los otros, los insultamos, queremos destruirlos, ¿no nos damos cuenta que en realidad, nosotros al ser básicamente iguales en lo psicológico, también estamos incluidos, afectados en esas actitudes insultantes, destructivas? 

Una cosa es informar, describir la realidad. Pero otra cosa, es que esa información esté sustentada por el odio, por la maldad, por el racismo, la xenofobia.

Si nos diéramos cuenta, lo mismo que cuando nos miramos en el espejo, de que todos somos iguales, con las mismas necesidades de afecto, de seguridad, necesidad de estar libre de miedo, de ambición, de ansiedad, de estrés. Entonces, tal vez, los insultos sucios, los deseos agresivos, destructivos, las ganas de matar, asesinar, dejarían de obligarnos para que actuemos de esas desafortunadas maneras. 

Hay que saber que, cuando hablamos mal de los otros, los difamamos, los insultamos cruelmente, los estamos destruyendo. Y al mismo tiempo, también nos estamos destruyendo a nosotros mismos. 

 

2926. Decir que nunca será una cosa, o que nunca un equipo de fútbol ganará a otro, ¿eso es real, un hecho, o es una ilusión de alguien que no ve todo el vasto panorama de la realidad?

No nos compliquemos las cosas, con las historias escritas. Pues el vencedor, elimina la parte de la historia que no le conviene, que lo culpabiliza. Y, sin embargo, ese vencedor, escribe la historia para que él sea visto como puro, blanco, cuando en realidad es igual que el que ha derrotado.

De manera que, tanto podemos negar, como afinar, infinitamente cualquier situación, lo que ha sucedido o sucederá. Así que, todo se convierte en una especulación, un entretenimiento.

Si queremos la paz, el fanatismo fundamentalista, el nacionalismo grande o pequeño, que nos lleva a la ambición destructiva, asesina, han de ser comprendidos y ver si podemos ir más allá de todo eso.

¿Tú puedes ir más allá de tu patria, nación, de tu bandera, de tu himno, de tu folclore nacionalista centralista, que consideras sagrado, indivisible, ir más allá de tu condicionamiento que afecta a las células cerebrales, la sangre? Seguramente no podrás.

Por tanto, has de entenderte con los otros vecinos nacionalistas. De lo contrario te convertirás en un tirano, dictador, que no le importa hacer la guerra. Ser violento indiferente, sin importarle las muertes de los indefensos bebés, de las personas más desafortunadas, la destrucción de sus hogares, de lo absolutamente necesario para sobrevivir: la ropa, los electrodomésticos, el ascensor, el agua, la luz, los alimentos.

¿Queremos eso? Si no lo queremos, hemos de hacer algo: comprender que nuestra estupidez, nuestra tozudez, nuestra ambición, nos va a llevar a destruirnos unos a otros. Donde todo serán lágrimas, dolor, amargura, sin fin.

 

2927. ¿Ves cómo siempre te agarras al pasado, a todo lo que está escrito? Cuando todo eso, es un obstáculo, un impedimento para resolver los problemas. Todo lo escrito, ante un hecho, un acto de amor, no sirve para nada. Porque para que haya amor, has de morir al pasado. Que es todo lo que nos divide: el apellido, la tribu, la raza, el nacionalismo grande o pequeño. Las historias pasadas, que se sacralizan, que se divulgan como arma para sacar beneficios nacionales, económicos, políticos.

¿No te has dado cuenta que cuando tienes una experiencia de amor, de compasión, no existe nada más que ese hecho, sin tiempo como pasado, presente, futuro? Ni ley, ni normas, ni constituciones. Todo eso es superficial, fruto del miedo, de nuestra mundanalidad.

 

2928. Estás obsesionado con el pasado, en la historia escrita por las personas, que son subjetivas, que están condicionadas por su lugar de nacimiento, de origen, por su religión, su situación económica, familiar, su estado anímico.

¿Como vamos a ser tan estúpidos de creernos todo lo que nos cuentan unas personas desgraciadas, como nosotros, que tienen miedo, que no quieren sufrir, quieren la tibieza, el placer?

Si ellos van a caer por ahí. Pues tienen que sobrevivir, comer, tener una casa, ropa, intentar ser felices, ir tras el placer, etc.

 

2929. ‘El progreso es una ilusión cuando se aplica a uno mismo’.

Porque el uno mismo es eterno: la vida, la conciencia, la percepción, la acción. Porque, el progreso es el invento del ego, el ‘yo’.

 

2930. Por supuesto que, los separatistas muestran ese carácter fascista nacionalista. Pero, si tú tienes un amigo, pariente, que por lo que sea, no quiere seguir con la relación, ¿por qué tienes que obligarle para que siga con la relación, le buscas, le llamas, le agobias?

 

2931. Puede que algunos estén en lo alto de la montaña y se pregunten ¿dónde está la montaña? 

O todos los vicios por peligrosos que se tornen, nosotros los justificamos. Atacamos a quienes nos lo dicen. Y todo eso trasladado a la política, quiere decir fundamentalismo, descaro sin sonrojarnos, fanatismo demencial. Es decir, el peligro de confrontación, violencia, guerra.