Vivir es destruir, amor y construir. 06-08-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1989. El problema no es lo nuevo. El problema es cuando lo nuevo no llega, no está en nosotros. Por lo que, el trabajo es investigar, descubrir por qué lo nuevo no está en nosotros. 

 

1990. Tanto los unos como los otros, son lo mismo. Y por eso, los dos pueden decir que el otro es un dictador, que está haciendo un golpe de estado. Y siempre es así. De manera que, de los partidarios, periodistas, presidentes de países, banqueros, empresarios, intelectuales, humanistas, etc., que apoyan a uno de los bandos enfrentados, pueden decantar la balanza para que uno venza al otro.

¿No ven la realidad que tienen en sus casas, en su ayuntamiento, en su país, que están llenos de políticos jaraneros, amenazadores, dictadores que se esconden, se disfrazan para que no se lo echen en la cara? Y los traten como apestados, miserables, brutales, crueles. 

 

1991. Eso quisieran los nacionalistas centralistas españoles. Pues, ellos saben que contra la libertad la ley es impotente. Ya que, los que van contra la libertad, son estúpidos. subdesarrollados, locos. Y por eso necesitan, y provocan con propaganda falsa, escandalosa, cosas que ellos quieren y desean: la violencia. Pues, lo que somos internamente, dentro, es más fuerte que lo de afuera.

 

1992. Los que mandan también son responsables de los muertos. Aún viven en el infantilismo de creer que la violencia que ellos provocan, con su manera de vivir, no es violencia que también mata. Lo es.

Aunque silenciosamente, astutamente, cuando hay paro y poco para comer, cuando se cierran centros sanitarios, cuando hay listas de espera de un año o más para atender a una enfermedad, cuando las pensiones de miseria parecen que están congeladas desde hace años, cuando tratan a las personas como si fueran un número, una mercancía, que no siente dolor cuando las maltratan, cuando las escuelas son barracones como si fueran un campo de concentración.

Y todo eso provoca depresión, angustia, sufrimiento, dolor, que no tengan duda alguna, también matan, asesinan como las balas, aunque muy lentamente. Los que mandan se tienen que despertar. Darse cuenta que las mentiras y falsedades, hacen a las personas igual de estúpidas como ellos lo son.

Que sabemos que la violencia, la de los estados, y sus negocios vendiendo a tiranos y dictadores armas para la guerra, eso es la misma violencia, que ellos dicen que no lo es. Ya sea del que se defiende, como la del que ataca.  

 

1993. La libertad es fundamental. Si no hay libertad, hay tiranía, dictadura, crueldad, brutalidad, contra las personas. Los tiranos y dictadores, son feos, siempre prohibiendo, reprimiendo. No dejando vivir a las personas, para que sus vidas tengan esplendor, vitalidad, belleza. Ya que, la libertad es amor. 

 

1994. Si la aberración, que es dirigir un aeropuerto desde quinientos kilómetros, el gobierno nacionalista centralista español, no tendría ningún problema al respecto.

Lo diré de esta manera: ¿Quién te tiene que decir a ti cómo tienes que pintar tu casa?

 

1995. Cuando aprendemos, es cuando nos damos cuenta que todo lo que sucede está unido, interrelacionado. Nosotros no sabemos ver toda la película, ya que nos quedamos en un fragmento, un acontecimiento, y empezamos a juzgar. A decir, esto es malo y esto es bueno. O estos son los buenos y aquellos son los malos.

 

1996. Todo lo que digas está muy bien, y puede que sea cierto. Pero, ahora llega otro que dice todo lo contrario. Por lo que, ahí es cuando empieza el conflicto, las disputas, la violencia, la guerra.

Por tanto, cada uno tiene diferentes maneras de verlo, ya sea de una parte o de otra, de una versión particular, de justificarlo, como de negarlo, por lo que todo se convierte en una especulación infinita.

Cuando lo que nos tiene que interesar son los hechos. Es decir, lo que hace cada cual, en su vida cotidiana: si es corrupto, ladrón, inmoral, generador de desorden, caos, violencia. Por lo que, lo que es el mundo, es también de nuestra responsabilidad.  

No podemos decir, el culpable es el otro. Los culpables son los otros, los demás. Porque eso no funciona. Pues no resuelve los problemas de nuestra vida. Que es vivir libre. Vivir sin miedo y, como consecuencia, en libertad. 

 

1997. El problema es que de una manera o de otra, todos dependemos de algo, de alguien. Por lo que el problema, no es si dependemos de la persona que nos limpia el apartamento, los empleados del banco, etc.

El problema es: ¿Qué hago con esa deprecia? ¿Qué relación tengo con las personas? ¿Es de afecto, de respeto, de cariño, de compasión? 

Pues si tenemos orden. Ese orden nos dirá lo que hemos de hacer. Y como consecuencia, el orden nos deja en la máxima seguridad posible.