Vivir es destruir, amor y construir. 05-05-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1280. He leído tu entrevista en el diario …, de ayer. Gracias. 

Y te has olvidado de mencionar, o no has querido hacerlo deliberadamente, de la utopía de las religiones organizadas. Que son uno de los factótums que dirigen el mundo. Pues si esas religiones, no quisieran no habría guerras; por lo que, ellas también han matado a millones de personas por todo el mundo.

Cuando los europeos llegaban a cualquier parte del mundo, para robarlo, conquistarlo, dominarlo, llevaban consigo a los religiosos: curas, frailes, monjas, etc., en el caso de los cristianos. Por eso, los dos pilares de la invasión-dominación, eran la cruz y la espada. De manera que, si los religiosos no hubieran querido participar en el saqueo, la invasión, las masacres, los genocidios no hubieran ido con ellos de comparsas.

En cuanto a los partidos políticos, está todo muy claro: cada uno que vota a un partido político, es igual que la persona a quien vota. ¿Puede una persona no corrupta, votar a una persona corrupta, inmoral, que roba, mientras las personas viven en la miseria, la pobreza, la precariedad, en las desgracias de la vida? Ese es el engaño en que vivimos.

¿Tú vas a votar a unos de un partido corrupto e inmoral, que sabes que van a robar por todos los medios a su alcance? Pues como los votamos, ahí se cierra todo el círculo de las utopías de las democracias, de los partidos políticos. Aunque los políticos, que son los que gestionan las cosas, para que funcione el lugar donde vivimos, funcione la luz, el agua, los hospitales, todo lo relacionado con la sanidad, la administración, la justicia, la policía, etc., son preciosos.

Por lo que, el problema es de cada cual, que ha de dejar de ser corrupto, inmoral. Pues a los otros, no se les puede obligar a que hagan lo que no quieren, ya que eso genera conflicto, desorden, violencia, guerra.

 

 

1281. ¿Quieres que sigan viviendo juntos, peleándose, agrediéndose físicamente, siendo sus hijos testigos directos de esa cruel y atroz guerra que tienen sus padres?

Lo peor es la guerra. ¿No ves los millones de refugiados que lo dejan todo, casa, amigos, familiares, país, por salir de ese infierno que es la guerra, donde te pueden matar en cualquier momento?

 

 

1282. Seamos serios. Uno puede hacer poco por otro. Eso sí intentar ayudarlo, es preciso. Pero la amargura que provoca la vida, es solamente uno el que la tiene que comprender.

Porque, la ayuda que necesitamos en la amargura, nunca va a ser bastante. Ninguna ayuda va a hacer que esa amargura desaparezca de nosotros, cuando nos toque pasar por ella.

 

 

1283. El problema está en que hagamos lo que hagamos, ese 'yo', divisivo, miedoso, va a estar ahí. De manera que, tampoco podemos dividirnos de ese 'yo', pues generaríamos conflicto, más división.

Pero, si no hago un problema de ese 'yo', si vivo con todo eso, ese 'yo' me cuenta su secreto. Es como cuando hace calor o frío: hagamos lo que hagamos han de estar ahí. Por lo que, sólo queda no hacer una guerra contra ese frío o calor que toca estar ahí. Simplemente hay que estar con ellos, jugar con ellos; y así, vivir con esa armonía, que siempre está ahí, aunque a veces no la vemos, o no la queremos porque va contra nuestros intereses.

 

 

1284. Lo que es, es lo que no se puede cambiar. De manera que, cuando comprendemos lo que es, es cuando llega la paz interior, vemos toda la armonía que hay en todo lo que sucede nos guste o no. Y sí, ahí ya sea que nos guste o no, está la belleza en todo su esplendor.

 

 

1285. Ayudar hay que ayudar a todos. No solamente a una parte. Que es la que defiende cada cual. Y a veces, como la ayuda no es gratis, cuánto más ayuda más desorden, confusión, más guerra.

Pues los intereses económicos, políticos, materiales, se imponen a la verdad, la justicia, el orden que es igualdad, respeto.

 

 

1286. ‘¿La predestinación está sucediendo? ¿Hacemos nuestro propio camino o es Destino?’

Puede que sea una mezcla de los dos: predestinación y destino. Lo que está claro, es que nosotros podemos hacer bien poco para alterar el curso de la vida, sus maneras, las consecuencias de estar vivo en esta tierra.

 

 

1287. Jesús. ¿Has sido testigo de un conflicto, una guerra entre mujer y marido, entre las parejas? Nadie quiere que lo que parece bonito cambie. Pero la vida es cambio sin fin en todos los ámbitos. Por eso, no hemos de hacer un drama de los cambios.

Por de pronto, hemos de tener esa compasión que es capaz de descartar toda guerra entre las personas. Y si eso es así, todo lo demás que queremos, nuestra cota y aportación queda satisfecha.

Pues si tomamos partido, por una parte, nos dividimos de la otra parte. Y es así, con esa división interna, y el conflicto que genera, que estamos sembrando la guerra con los demás.

 

 

1288. Ver y sentir la belleza que hay en la tierra, donde vivimos, es una forma de ir más allá del 'yo' y de todo lo feo que nos genera.

 

 

1289. ¿Por qué querías envejecer si aún no era su hora, su tiempo?

 

 

1290. Por eso, los ricos, siempre han querido que los hombres de la basura, no se enseñaran en las escuelas para que no dejaran de ser los hombres de la basura. Ahora hacen lo mismo, pero de otra manera: apartándose los ricos de los que no son como ellos, mediante el racismo, las castas, la indiferencia. 1291. Mientras no desaparezca la división o su interpretación, no hay opción para no negarlo. La ausencia de división, es el estado máximo de felicidad que podamos conseguir, experimentar: sin conflicto, confortable, sin miedo al no ver a ningún enemigo.

 

 

1291. Mientras no desaparezca la división o su interpretación, no hay opción para no negarlo. La ausencia de división, es el estado máximo de felicidad que podamos conseguir, experimentar: sin conflicto, confortable, sin miedo al no ver a ningún enemigo. 

 

 

1292. Si hubiera orden, no corrupción, compasión por todos -incluidos nosotros-, el trabajo llevaría la excelencia y la dignidad para con la vida. Y ese trabajo tiene un valor que no se puede mesurar ni valorar con dinero ni ninguna otra cosa.