Vivir es destruir, amor y construir. 03-12-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3289. ¿La solución a tanto despropósito? O, ¿La continuidad de la opresión, de las actitudes dictatoriales, con las mentiras y falsedades, la continuidad de la corrupción institucionalizada, con sus ladronerías y la anarquía que generan? 

 

3290. No te enteras. El golpe de estado lo han hecho los nacionalistas centralistas españoles. Los herederos del franquismo. Y por eso, todo parece una dictadura, mafiosa. Con sus desahucios a personas humildes, pobres, con el paro escandaloso de 3.500.000, con las deudas de los bancos al estado que no se pagan.

Por eso, entre ellos, hay tantos corruptos imputados. Y tantos otros por imputar. Y eso que los jueces y tribunales van a favor de ellos. Son carne y uña.

 

3291. ¿Por qué le habéis puesto a ese centro, ese nombre tan feo? No feo, por el nombre en sí, sino por lo que representa. De casta, de inmoralidad, de corrupción, de desigualdad. De ofensivo a los menos afortunados, a los pobres. Que sufren las consecuencias de esa manera de vivir corrupta, inmoral, de despilfarro, de caprichos, de derroche.  

 

3292. ¿Tú no ves las matanzas? Desde que se generan dentro de nosotros. Hasta que llegan en su máxima expresión, en las muertes por hambre y miseria, en las guerras. 

 

3293. Pero cuestionar, indagar, profundizar, ¿es también análisis? El problema, es la especulación, el entretenimiento, el pasa tiempo.

 

3294. No nos damos cuenta que el hombre, es quiero, pero no puedo. ¿Es tan difícil asumir que no sabemos nada? Porque según los retos que nos lleguen, así tendremos que cambiar las respuestas. Y las respuestas pueden ser infinitas.

 

3295. ‘Y ¿cómo enchufas más energía?’.

Con la compasión, el amor. Donde no hay división ni conflicto. Y en eso va incluido, el darse cuenta de la incapacidad de conseguir lo que queremos. Es decir, ver que todo puede convertirse en ambición. 

 

3296. Para poder comprender, hay que morir a todo: al pasado, al presente, al futuro. Pero eso, vivir así, parece tan estremecedor. 

 

3297. Cuando más ignorancia, más fatuidad, más egoísmo. Todo un peligro para la democracia, la paz, la concordia. 

 

3298. La propaganda para destruir algo, o conseguir algo, es muy descarada, atrevida. Cuando se necesita la libertad, uno no tiene otra cosa que hacer, que ser libre. Es decir, cuestionar todo lo viejo, lo conocido, lo repetitivo.

Ahora hay algunos que dicen, que eso aún no es realmente la libertad. ¿Eso cómo lo saben? La libertad, es vivir como uno quiera hacerlo, de una manera completa, total. Aunque 'sufra', tenga problemas.

Porque sabe que la vida, se viva como se viva, es un problema. Pero no hay que hacer un problema de ese problema. De manera que, uno rompe, descarta, todos los problemas.

Y si no hay problemas, la vida se manifiesta en toda su plenitud. Es decir, en invierno hace frío y todo lo que genera. Pues binen. En verano hace calor, con todo lo que genera. Pues bien, también. 

 

3299. Tanto el amor, como el odio, es algo que no se puede ocultar. Porque los hechos son más contundentes, que las mentiras, los halagos, los disimulos, las falsedades. Porque los hechos, están más allá de las palabras, que no tienen ningún valor real, verdadero.

Cuando uno tiene amor por alguien, no hace falta decirlo, divulgarlo. Pues los hechos lo demuestran a todos, que ese amor se manifiesta siempre. Porque le favorece, tiene simpatía por esa persona, le ayuda, se desvela por él, lo defiende.

Al contrario, cuando no hay amor, hay indiferencia, no hay atención ni el respeto que se merece. Y a medida que se desarrolla esa falta de amor, se entra en una dinámica de celos, envidia, odio, que genera el deseo de destruir a las personas.

La cosa, definitiva que lo agrava todo, es cuando una de las dos personas es manifiestamente más grande, poderosa, destructiva que la otra.

El más poderoso, que, por serlo, tiene más capacidad de destrucción que el menos poderoso, que es débil para defenderse, enfrentarse, atacar. O sea, que el amor, es o no es. Y eso se demuestra con los hechos cotidianos, de cada día, de cada hora, de cada instante. 

Todo lo demás, es política, con su vulgaridad, su banalidad, superficialidad. Es decir, hacer de la vida un cruel negocio como todos los son. Pues, en los negocios nadie quiere perder, sólo ganar. Y si hay un ganador, hay un perdedor, un agravio, una humillación. Que, por la fuerza de los hechos, genera su reacción, su respuesta.