Vivir es destruir, amor y construir. 03-10-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

2584. Lo grave no es sólo que unos van con porras y armamento de guerra. Lo grave es lo que ha habido antes, la complacencia de tantos millones de personas. Y lo que va a seguir.  

 

2585. Después de provocar el caos, la confusión, el desorden, para que todo fuera a peor. Ahora resulta que esos provocadores, dan la culpa a los otros. Lo que quiere decir, lo subdesarrollados que son. Es decir, no tienen vergüenza, son indiferentes al daño que hacen. Pasan de todo, como si estuvieran fumando porros todo el día.

Y además, reclamando la justicia para atacar. Pero no consienten que usen esa misma justicia, para que los ataquen. Por eso, se han rodeado de jueces vasallos, con el estómago lleno, y los bolsillos repletos.

Por lo que, la esencia del juez y la justicia, no aparece por ningún sitio. Por lo que no son de fiar. Pues la justicia, la ley, no puede ser la verdadera.

 

2586. Esta persona cínica nada más quiere que ganar. Y para ello, sólo pretende destruir de una manera enfermiza, a los que están en el poder. Y como todos los desesperados, miente, falsea realidad. Conforma su realidad seudo socialista, de tal manera, que le hace ser un facha. La vanidad le corroe, le hace esnob, pelota, segundón. Lo que lo humilla y amarga.

 

2587. La gratitud es el destructor de la vanidad. Del delirio del 'yo'. Y por eso, nos hace desconcertantes ante lo mundano. Ante la ilusión del más y más, de la ansiedad, el estrés.

 

2588. Es el dinero, las prebendas, las ventajas, lo que los vuelve locos. Por eso, se resisten por todos los medios, a dar la libertad. Aunque ellos saben, que no se puede hacer nada para evitarlo.

Es lo mismo que les pasaba cuando tenían que irse de las colonias de Sudamérica. Que su negativa y estupidez, provocaban toda clase de violencia, de guerras. 

 

2589. No estamos juzgando a nadie. Sólo estamos informando de unas actitudes, que cuestionamos.

 

2590. La legalidad, no es la solución. Porque mi legalidad, puede que no sea la tuya. O la de otro. La legalidad es el acuerdo que se llega, por la empatía, el afecto, la compasión, el amor.

O sea, que el amor no tiene nada que ver con la ley escrita por los hombres.

Antes, al contrario, la ley de los hombres es la que puede obstruir el amor. Pues toda ley es divisiva, agraviante, perjudicial para unos y favorable para otros.  

 

2591. Es verdad. También vuelve el fascismo en Cataluña. Pero todos no lo son. Sólo los que son fascistas, se envalentonan en tiempos revueltos. De la misma manera, que todo también está revuelto. 

 

2592. ‘Usted está exactamente donde usted necesita ser’.

Pero eso no es inamovible. Porque al segundo siguiente todo puede cambiar. Pues la vida es un cambio continuo.   

 

2593. Cuando somos capaces de ver dónde está lo falso, lo negativo, y lo descartamos. Es cuando llega el orden, que es amor.

 

2594. ¿Podemos vivir la vida sin alterarla, como viene? De manera que no interferimos en los retos que no llegan, sin reprimirlos, sin huir de ellos.

Entonces, todo es como una armonía. Sólo hace falta, no quedarnos atrapados a nadie ni a nada.

 

2595. He sabido de ti, al verte esta tarde por una cadena de televisión. En su noticiario.

Creo que te has pasado, al decir que la brutalidad y la crueldad, la violencia, de los policías contra ciudadanos que iban a votar -viejos, de mediana edad, mujeres, jóvenes, etc.-, no lo veías como algo importante.

Cuando el The Washington Post, The Guardian, The New York Times, etc., no opinan como tú.

A ver si te crees, o quieres volver a los años cincuenta del pasado siglo, cuando el dictador sanguinario fascista Franco, hacia lo que le daba la gana. ¿Te cae simpático? ¿Eres nazi? O quieres que te cojan como un loco. Piénsalo bien. Porque haces el ridículo, desde ya hace tiempo.

De momento, ya has quedado como una persona cruel, insensible, indiferente. Ante la crueldad, violencia contra personas inocentes. 

Eres patético. Por no decirte algo más grueso. Pero no soy maleducado.