Vivir es destruir, amor y construir. 02-12-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3279. Si decimos que sabemos lo que es la verdad. Es cuando nos volvemos locos. Pues vamos tras de ella. Y hacemos de esa verdad un problema. Tan grave y peligroso, que podemos empezar una guerra para defender esa verdad.  

 

3280. Si uno no está en paz, sin conflicto dentro de sí mismo. Es que hay una guerra dentro de él. Que es, una parte que quiere algo y la otra parte que no lo quiere. Es decir, tengo miedo, pero no lo quiero tener. Soy de piel blanca, pero quiere tener la piel negra. Soy pobre, desafortunado, pero quiero ser un triunfador, rico, multimillonario.

Ese conflicto, al no comprender lo que es la realidad, lo que soy. Hace que invente otra realidad, que más me gusta y conviene. Y como todos hacemos lo mismo, es porque todos estamos en guerra. Cada uno estirando de un extremo de la cuerda, luchando, esforzándonos cruelmente. 

 

3281. Si nos hacemos adoradores de las tecnologías, de las máquinas, hasta el extremo de eliminar la filosofía, las ciencias sociales, de las escuelas, institutos. Entonces, estamos favoreciendo la eliminación de la moralidad y apoyando la corrupción. Todo no puede ser a favor del dinero. Hay mucho más que el dinero -aunque éste es preciso-.

Las máquinas, las tecnologías, nos hacen previsibles, unidireccionales, creyendo que sólo hay una verdad: los avances tecnológicos y el dinero. 

 

3282. Es el ego, uno mismo, el que se cree diferente de los demás. Esa es la enfermedad: la división. Pero cuando se trata de la sociedad, lo disimulamos diciendo que esa enfermedad, es la moda, la juventud, la vanguardia. 

 

3283. La planta Rosa de Jericó es real. Lo que no es real, es lo que decimos a partir de ella. La mitología, las historias, los cuentos, ¿todo eso, realmente nos sirve para resolver los problemas, que son los hechos?

Los hechos son el miedo a la soledad, al sufrimiento, el hambre, a las violaciones y las matanzas de las mujeres. A la violencia, y al horror de la guerra.  

 

3284. Para comprender, has de aceptar todo lo que se dice. Luego cuestionarlo, discutirlo, investigarlo, si puede ser con la máximas educación posible.

Porque si no cuestionamos, nos convertimos en dogmáticos, conservadores, carcas, en gurús estúpidos. Que se creen que lo saben todo. Por eso, el que dice que sabe, es que no sabe. Porque todo no se puede saber.

 

3285. Cuando internamente estamos completamente unidos, sin división alguna. Todo lo que nos sucede, todo lo que vemos, observamos, es tan extraordinario, tan mágico, que cada cosa con la que tropezamos, cada obstáculo, cada persona, sea la que sea, se convierte en nuestro maestro. Pues, esas situaciones son las que verdaderamente nos despiertan, nos ponen ante los hechos, ante la realidad, desnudos, y son las que nos enseñan.

Los gurús, los maestros, los que dicen que saben, son sólo como señales indicadoras. Pero somos nosotros, los que hemos de ir solos por esa dirección por la que vamos. Y ni tan siquiera, nadie realmente no puede indicar la dirección por la que ir. Porque, esos maestros, gurús, líderes, sabios, también están confusos. Pues, no pueden saberlo todo. 

 

3286. Las personas, aunque digamos, informemos de una verdad. No quiere decir que nosotros la podamos vivir realmente.

Primero que nada, porque no sabemos lo qué es la verdad.

Y luego, aunque decimos qué es la verdad -como no lo es-nosotros no la podemos vivir.

Cuando decimos, la verdad es: no matarás. Es eso verdadero, ¿la verdad? ¿Se puede vivir sin 'matar' a nadie? Cuando a alguien, en unas oposiciones a un empleo, lo eligen. No está ‘matando’ a los otros que han sido rechazados.

Si uno elige a una pareja. Y es aceptado. Los otros que querían a esa pareja, y se quedan sin opción de esa pareja elegida. ¿No se les está ‘matando’, al quedarse sin opción de esa pareja que ya ha sido elegida, aceptada?

 

3287. Porque las imágenes son construidas por nuestro condicionamiento, que son nuestros prejuicios de raza, cultura, religión, política, etc.

Por eso, cuando hay esa atención profunda, total, al desaparecer todo eso de la raza, la cultura, etc., somos libres. Y hay una relación total, verdadera. Sin el ‘yo’ divisivo, confuso, ignorante.  

 

3288. Hay cosas que no se pueden explicar. Por eso, no vamos a caer en lo innecesario, en el error, de explicar por qué no se puede explicar.