strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

18. La rutina y la repetición

Uno de los mayores obstáculos que tenemos para que lo nuevo llegue, para que la luz brille en todo su esplendor, es la rutina y la repetición. Si es que queremos ser verdaderos, si queremos ser serios, si es que queremos amar de verdad, hemos de ver todo lo que son nuestras vidas. Vivir en un único surco es limitarse a obedecer, a comer y a dormir; y bregar para ceñirse a la norma establecida, para encajar dentro de lo que se llama el orden establecido.

17. La sencillez en el vivir

Es porque vivimos de una manera sofisticada, tan falsa e irreflexiva, que nuestras existencias han llegado a convertirse en algo tremendamente complicado, en algo pesado y carente de todo sentido. Nuestra ambición y codicia nos hacen mentir, nos hacen ser irrespetuosos, nos hacen vulgares y desordenados, provocando el surgimiento de la autoridad, que a su vez provocará más desorden.

16. La espiritualidad

¿Qué entendemos por esa palabra espiritual? ¿Describe con exactitud alguna tendencia, una moda? ¿Lo espiritual es algo que se puede comprar, algo que se pueda adquirir por medio de un método o una práctica? ¿Lo espiritual es algo que está más allá de todo concepto y toda descripción?

15. ¿Es la paz posible?

Cuando alguien menciona la palabra paz, lo primero que uno siente es una gran sensación de vergüenza y de frustración. Porque sabe que esa paz no es verdadera, no es paz en absoluto, es un aplastamiento o destrucción del contendiente, es la supremacía del más poderoso en ese momento sobre el más débil.

14. El sentimiento de belleza

Cuando estamos en unión con todos y con todo, es cuando florece ese gran sentimiento de belleza que todo lo abarca; nada se escapa a ese baño purificador: todo tiene una relación armónica, aunque pareciera todo lo contrario, como una mente dominada por la ilusión.

13. El sexo

Cuanto más insatisfechos estamos con lo que tenemos entre manos más necesitamos de algo que suavice esa insatisfacción. En ese momento recurrimos a lo que sea, con tal de alejarnos de eso que nos hace sentirnos empequeñecidos y feos. Cada cual tiene una manera de poner remedio a ese estado de precariedad, de fragmentación, a ese estado carente de algo que es imprescindible para poder vivir sin que nos sintamos aplastados.

12. La guerra

¿Por qué los hombres olvidamos tan pronto lo que es una guerra? ¿Por qué las repetimos como algo fatal e ineludible? ¿Podemos vivir sin provocar guerra? ¿Podemos salir de este círculo, donde siempre se está en guerra -la fría, la doméstica, las armadas-? Si los padres, los educadores, si los que condicionan a los hombres, fueran en verdad pacíficos ya no habría más guerras.

10. Nosotros somos el problema

Mientras no dejemos de lado todo lo que tenemos, todo lo que somos, mientras no veamos la rutina en que vivimos, no podremos ser sensibles para poder observar con toda claridad lo que es la realidad. Si queremos que todo el dolor que invade toda la tierra, que corrompe el comportamiento de los hombres, desaparezca y nos deje libres para vivir con armonía y en una verdadera relación, hemos de ser sensibles a todo cuanto acontece.
Distribuir contenido