strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

Colaboraciones, 18-02-2013

1. Ese mono salvaje que fue a la habitación de Jiddu Krishnamurti, fue porque percibía que allí no había ningún peligro. Los animales también necesitan afecto y compañía de alguien que tenga vida -otro animal, una persona-. Pero, el miedo les desiste de acercarse a ellos. JK, posiblemente tenía menos maldad que las personas comunes, y los animales y las personas, eso lo perciben. Por lo que da igual que el mono -el animal- sea salvaje o no.

Colaboraciones, 17-02-2013

1. Sé de qué hablas, Enghelbert. Eso mismo que dices, también sucede cuando usamos el coche mucho, cuando escribimos en los teclados del ordenador, o contando los billetes de dinero en la mano, como lo hacen los banqueros que están en la caja. Todo eso es muy eficiente, pero tiene mucho de rutina, como si fuéramos robots.

Colaboraciones, 17-02-2013

1. El cerebro automático, o el comportamiento a nivel animal, llegan cuando estamos desbordados. Ya sea por el estrés, la ansiedad, algún problema, qué no sabemos lo que es. Pero que está ahí dirigiendo nuestra vida.

Colaboraciones, 16-02-2013

1. ¿Quién puede decir que alguien está iluminado o no, hay un estándar, un patrón o medida, un jurado que pueda acreditarlo?
La cantidad de personas que asistan a oír a otra persona, eso no quiere decir que no sea vulgar y superficial, solamente demuestra la capacidad que tiene para poder hacer eso.

Colaboraciones, 16-02-2013

1. El problema de los que creen en la bondad de los hombres, no es su bondad en sí misma –que tiene su sentido y su valor-, sino en la ignorancia y la superficialidad. Porque, ¿puede alguien que tenga solamente bondad, ser sensible a todo el drama con su dolor que se desarrolla a cada momento? ¿Puede ser sensible y consciente de todo el milagro que es la existencia, el estar vivo sin que nos atropellen, sin tener un accidente y aplastarnos, sin contraer una enfermedad?

Colaboraciones, 15-02-2013

1. Para Mario Toso, obispo secretario del Consejo Pontificio de Justicia y Paz.
He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias, por las informaciones y comentarios.

Colaboraciones, 15-02-2013

1. Creemos que la rutina nos proporciona confort. Pero eso no es cierto, porque siempre estamos pendientes de que esa rutina no sea alterada. Creyendo que es el orden, buscándolo, forzándolo. Por lo que vivimos en confusión y el desorden.
 

Colaboraciones, 14-02-2013

1. Jase. ¿Sin dolor, sin sentirlo, dónde estaríamos? Tal vez nos habríamos extinguido, tanto los hombres como los animales. La vida sin dolor no puede ser. Cuando alguien es más sensible, más dolor percibe. Los indolentes, son crueles, porque no sienten el dolor que les hacen a los demás.

Colaboraciones, 13-02-2013

1. Y por eso, si me permites el símil, Patricia, la mente es como el estómago que según comamos, bebamos y nos alimentemos, eso va afectar a su estado. Creo que no hace falta enumerar las cosas dañinas para que estemos, más o menos, equilibrados. Porque eso mismo -decirlo y condicionar- sería ya algo nocivo. Pues, lo más sano es la total libertad para poder ver y mirar en todas direcciones. Para así, seguir siendo libres.
Distribuir contenido