Vivir es destruir, amor y construir. 27-02-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

702. Sí, Susie, es cierto todo lo que dices del 'cártel mundial que controla las masas del mundo, a través de la guerra, la agricultura, el cambio climático, las vacunas, el petróleo, la pedofilia, el comercio de esclavos sexuales, etc.'. Pero, también es cierto que los otros, los nuevos que dicen que van a solucionar los problemas, también son un cartel con sus negocios, etc.

 

Por tanto, ¿qué vamos a hacer nosotros, tan poca cosa que somos ante los poderosos? Lo que podemos hacer, es vivir limpiamente, sin corrupción, nuestras vidas cotidianas. Y, así cada uno que haga lo que tenga que hacer.

 

 

 

 

703. La percepción de la belleza puede ser condicionada por la personalidad de cada uno. El amor o es o no es, para todos sin excepción.

 

 

 

 

704. ¿Todos los nacionalismos grandes o pequeños, no piensan sólo en ellos? Eso tiene una explicación: los nacionalismos grandes o pequeños son un invento del hombre, y por eso como el hombre es lo que es, sus inventos han de ser egoístas, sólo pensando en ellos.

 

 

 

 

705. Sí, es cierto, Greg. Pero esa verdad no se puede nombrar, decir que se está experimentando. Pues fuera del hecho de lo que está sucediendo, todo lo que decimos al respecto de ello, eso no es lo verdadero. Porque la realidad, cuando queremos describirla por medio de palabras, que son pensamiento, eso no es el hecho que sucede en el ahora, sin tiempo, sin que opere el pensamiento.

 

 

 

 

706. Por eso, la vida es de los listos, de los que lo cuestionan todo. Pues, todos mentimos. Y los que mandan, más que nadie.

 

 

 

 

707. Quien tiene que dar luz, da humo. Después se quejan de los jóvenes que son irreverentes, no respetan la autoridad, la ley. Y por eso, es necesitan más y más policía.

 

 

 

 

708. La república es fruto de la libertad. La monarquía de la imposición. Ya que la monarquía para que sea, se ha de imponer por los que la necesitan: los magnates, millonarios, terratenientes, burgueses, los ricos, empresarios, burócratas chupa tintas, los que les han lavado el cerebro diciéndoles que los reyes son personales especiales, como si fueran de otro mundo.

 

Y porque la monarquía no es fruto de la libertad, se sustenta en una autoridad incuestionable, en una inmunidad indecente e inmoral. Que sus partidarios lo consienten, porque en realidad ellos quieren ser como ellos: reyes, con todas las prebendas y privilegios que ellos tienen.

 

Por eso, sus partidarios son tan descarados que se atreven a decir que, si comparamos con las repúblicas los logros alcanzados para sacar de las urnas Jefes de Estado presentables, eso ya compensa la monarquía. Creyéndose que los otros no sabemos que los monárquicos, son corruptos, ladrones, derrochadores, caprichosos, adictos a los lujos, indiferentes con los menos afortunados; que van contra la ley espiritual, humanista, de que todos somos iguales, de compasión, de amor.

 

 

 

 

709. ¿Por qué nos gusta lo feo, lo terrorífico, lo que nos espanta? ¿Es qué estamos dormidos y necesitamos esos macabros estímulos para despertarnos?

 

 

 

 

710. ¿No hay espacio para la maldad en nosotros? Eso depende de lo que creemos que es la maldad. Cuando una persona quiere a otra como pareja, la desea, la necesita, pero otra persona la seduce y se la lleva con ella, ¿eso no es maldad? Puede que no sea consciente del daño que ha hecho. Pero el daño está ahí.

 

La maldad está dentro de cada uno. Porque en la vida, para vivir unos, han de perder, perecer otros. Por tanto, hemos de vivir con eso, sin hacer un problema más de esa realidad que no se puede cambiar.

 

Podremos autosugestionarnos para decir que estamos más allá de ese mal, pero él estará allí. Y si no somos conscientes de ese mal que generamos, puede que los otros nos respondan. Y, entonces diremos: ¿Qué he hecho yo, para que me venga este rechazo, agresión, desaire, ese querer hacerme mal, daño?

 

 

 

 

711. El nacionalismo es la identificación con un país, cultura, costumbres. Pero no hay que pararse ahí. También están los 'nacionalismos' de Buda, de Krishnamurti, de cualquier líder religioso como Jesús, político.

 

Es decir, mientras haya identificación con una persona, un lugar, unas ideas, estamos dentro del ámbito de la negatividad del nacionalismo. ¿Puede negarse todo esto, viviendo en el vacío mental absoluto? Ojalá lo fuera.

 

 

 

 

712. Si queremos describir la realidad con palabras, que son siempre el pasado, eso no será verdadero. Porque, si decimos que somos esto, ahí está su contrario que siempre conlleva la realidad. Pues la realidad, es polivalente, infinita, contradictoria, donde las palabras no son adecuadas para describirla en su totalidad.

 

Aunque algunos en su superficialidad, digan que eso es contradictorio, y se agarren a esa contradicción, quedando empantanados en sus ideas y teorías de lo que ha de ser la realidad; que, en definitiva, sólo es ‘su realidad’ que está contrapuesta a otra realidad.