Vivir es destruir, amor y construir. 25-03-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

920. Un complejo palaciego como el Vaticano, con sus empleados, los sueldos de los cardenales, etc., debe de costar una fortuna.

 

 

 

921. Decir que hay unos que son más ladrones, eso qué sentido tiene, eso no es una excusa para que se siga robando.

Además, ¿quiénes les compran el petróleo? Todos los países más poderosos, les venden armamento, material de guerra, para ligarse con ellos y sacar beneficios con negocios de miles de millones.

Y esos, que hacen eso, son cristianos, católicos, por lo que prosiguen en el desorden, la degradación de decir una cosa y hacer otra.

 

 

 

922. Ojalá. Pues vivimos sin tener la mente abierta, sin dejar entrar, escuchar, a otros pensamientos, que no sea el nuestro. Por eso, somos fanáticos. Y los católicos, y demás, tienen mucho de ello, con sus prohibiciones a las libertades de las personas: el aborto, el divorcio, los dogmas, las supersticiones, etc., el creerse que fuera de ellos no hay salvación posible.

 

 

 

923. Ahora, directamente, nadie nos obliga. Pero cuando éramos niños nos lavaron los cerebros, nos condicionaron -como la hacen ahora-, con toda clase de supersticiones, mentiras, falsedades, con su autoritarismo brutal, cruel, con sus negocios, etc. Pues eso, es lo que son las religiones organizadas.

 

 

 

924. Sigues con tu retórica beligerante, belicista. Pues, el otro bando también tiene sus víctimas, agravios, golpes, muertes, torturas, como los tienen todos los que participan en un enfrentamiento, una guerra.

Tú estás emocionado, como lo están todos los que participan, de una manera o de otra, en una guerra. Pero, si pudieras dejar esas emociones, verías que lo que tú dices y piensas no tiene ningún valor para construir la paz.

Los que ven las guerras de hace cien años, no tienen esas emociones tan viscerales, de sed de venganza, etc. Por lo que, si quieres la paz, has de morir al pasado, descartarlo radicalmente.

 

 

 

925. La mente, el pensamiento, es el pasado, lo viejo y conocido, lo que se repite.

Por eso, si descartamos todo el pasado, lo que hemos hecho hoy, o hace unos años, todo ese sueño que es una ilusión, llega a su fin.

El pensamiento, la mente, son ingobernables. Por eso, solamente cuando conocemos cómo operan, funcionan, es cuando podemos ir más de ese sueño, ilusión.

 

 

 

926. Para Bruno Berardinone. Si no existiera la mente, el pensamiento, que son los inventores del 'yo', sólo existiría la consciencia que es percepción, sin opinión alguna para querer cambiarlo, reprimirlo, ni tocarlo.

 

 

 

927. A los padres también les lavan sus cerebros. Nadie se escapa. Pues son especialistas en eso, en inventar lo que no es. Son capaces de montar un acto de brujería y decir que es lo sagrado: convierten el vino y la oblea, en la sangre y el cuerpo de un hombre que vivió hace dos mil años.

 

 

 

928. ¿Los padres, pueden elegir la educación, el programa educativo de sus hijos? En un país como éste, donde los católicos compartieron el poder absoluto, con un dictador militar, durante cuarenta años, un país que generó la peor Inquisición -la española-, es muy difícil abstraerse del agobio del bombardeo de lo católico.

Ahora mismo, los católicos van a invadir las calles con sus disfraces, sus rezos, su paganismo de adorar a imágenes de piedra, de madera, con su brutalidad de los sacrificios y torturas. Donde se impone una especie de duelo por una persona que murió hace mucho tiempo. Donde ellos, a su manera imponen la censura que más les conviene.

Por todo ello, desde pequeños lo que ven es el poderío del catolicismo.

Y ya estamos: Si los hindúes, los chinos, los árabes, los judíos, etc., quisieran hacer lo mismo, tendríamos otra exhibición, un carnaval religioso continuado: un espectáculo mundano, idolatra, pagano.

Y, en todo eso, no hay ni compasión ni amor. Sino, una pérdida de tiempo, otra distracción más. Que es lo que les gusta a las personas, incapaces de ir a la raíz de los problemas.