Vivir es destruir, amor y construir. 24-03-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

892. ¿Os creéis, que, con esas migajas, con esas ridículas sesiones, ya se hace justicia? ¿Y, las prebendas, todos los inmensos beneficios, las entregas a monasterios, a conventos, a órdenes religiosas católicas, exención del pago del IBI, los beneficios de declarar a los templos, iglesias, catedrales patrimonio nacional, por lo que es el Estado -es decir todos nosotros, creyentes o no- el que lo paga? Pero todos ellos, se hacen los idiotas, como si no se enteraran. 

Y es que el vicio de mandar como en una dictadura, se hereda como el idioma, sin darnos cuenta. De manera que, es cada cual el que tiene que ver toda esa corrupción, inmoralidad, y descartarla radicalmente.

Pues para que haya religión, ha de haber igualdad, justicia, ausencia de indiferencia, crueldad, ha de haber compasión y amor.

 

 

893. Los racistas, siempre ven enemigos por todas partes, para maltrataros, ejecutar sus maldades, su crueldad. Son adictos a los malos tratos, y si no los hacen sienten que les falta algo, tienen mono, el síndrome de abstinencia.

 

 

894. Los antidemocráticos están contentos, ya que a los que aman la democracia, la libertad, los castigan, les obligan a pagar una denuncia, por promover y facilitar la libertad, más democracia.

Es como si a un católico, la Iglesia le condenara por facilitar y promover que se pueda tomar la comunión. Y es que, a los fachas, la libertad les da miedo, quieren vivir encerrados en el pasado, fanáticos de las ideas y teorías, que ya están muertas, y no sirven para nada.

 

 

895. Pasará lo de siempre: unos actuarán y otros también actuarán. El problema está, en qué clase de actuación harán los dos bandos enfrentados. En la vida todo está abierto, de manera que lo nuevo puede llegar, o lo viejo puede proseguir como si fuera para siempre. Como la indiferencia, la insensibilidad, la brutalidad, la corrupción de la opresión con su crueldad contra el más débil por el más fuerte, las mentiras y falsedades. El viejo drama de la vida, de decir una cosa y ser y hacer todo lo contrario, generando desorden, confusión, daño a los demás.

 

 

896. Primero, intenta ser educado.  Si no puedes perder las relaciones, te verán como alguien que no vale la pena. Las migajas no quieren decir ni se refieren solamente, a las del ámbito propagandístico. Quiere decir, toda la trama e influencia que tienen los que han conseguido que su religión organizada, esté entronizada como un poder fático más, donde los que mandan la sirven como siervos, vasallos temerosos. Porque, saben que tienen unos que les votan que son de esa religión y los necesitan para proseguir en el poder, con sus beneficios y prebendas.

 

 

897. En tantos friquis que hay por aquí -personas que quieren triunfar haciendo el ridículo-, ¿qué puede decir de verdadero? Nada, todo viejo. Ella defiende la derecha. Y los otros defienden la izquierda. Por lo que, son los mismos perros con diferentes collares.

 

 

898. En todo conflicto, disputa entre dos partes, ya sabemos que las dos partes tienen su parte de culpabilidad. Y por mucho que retuerzan, se inventen toda clase de palabras, de estados melancólicos, histéricos, depresivos o rabiosos, la realidad siempre estará ahí: todos somos, de una manera o de otra, violentos. Unos porque le ejecutan, otros porque la delegan, otros porque son belicistas amantes de los ejércitos, otros porque creen que con esa violencia todo se puede arreglar.

 

 

899. Quiero decirte que, tú no sabes quién soy yo, no sabes cómo vivo. Y, ¿cómo te atreves a describir cómo soy? Eso demuestra la poca educación que tienes.

En cuanto a lo que la ley hizo posible o no, eso qué importa para los que vivimos ahora. El pasado está muerto, no sirve para la vida. Por lo que, si quieres basarte en él para elaborar una coartada, justificar lo que hacemos o no, eso no tiene nada de verdadero. Al contrario, esa actitud divisiva, lo que genera es desorden, que va a generar todo lo que decimos que no queremos, no nos gusta: disputas, enfrentamientos, violencia, terrorismo, guerra.