Lo inesperado, la verdad, se impone. 18-09-2016

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1537 No lo compliques; y sé racional. Cuando se trata de eludir un peligro como el que tienen los musulmanes desde que empezaron las matanzas, ¿para qué exponerse, exhibirse, si no es preciso? Pues así se ahorrarían problemas de rechazo, malas vibraciones, miradas frías.

 

 

1538. Cuando dices: ‘El amor no hace daño, y si hace daño no es amor’. ¿Es eso cierto? Vamos a verlo. Empecemos por el amor de pareja, cuando tú quieres a un hombre o mujer, hasta el extremo de enamorarte, lo quieres sólo para ti; pero, resulta que hay otra persona que también lo quiere. Por tanto, lo sepas tú -ser consciente- o no, le está haciendo daño.

Cuando un pájaro se come a un gusano, o se lo lleva a sus hijos que están en el nido esperando la comida, ¿no le está haciendo daño al gusano? De igual manera, cuando sacrificamos animales para poder sobre vivir, -el hecho de querer vivir es amor-; o cuando los explotamos, los encerramos en jaulas, etc., por sentir amor por ellos, ¿no les hacemos daño?

La vida, que es la totalidad de lo que hacemos, y lo que sucede, sin hacer algún daño no es posible. Cuando llueve y se riegan y lavan los árboles, las plantas recuperan la vitalidad para poder ser en su esplendor, cuando lo que se siembra se beneficia de esa lluvia; los insectos, algunos pequeños pájaros, roedores, animales pequeños o grandes, y también algunas personas, mueren ahogados, aplastados, a consecuencia, por el agua de la lluvia.

 

 

1539. Eso es una superficialidad, motivada por el odio que tienes. Todo el problema está en que lo que antes no era peligroso, ahora lo es. Y puede serlo más; no para una parte, sino para las dos: víctima y verdugo. Pues cuando actúa el verdugo, los que se identifican con la víctima braman de rabia y dolor y quieren vengarse. Y este es el juego eterno: tú me das, yo te doy; hasta que uno de los dos se debilita y es vencido por el otro. Y otra vez, vuelta a empezar: el vencido quiere rehacerse y vengarse, intentando eliminarlo.

 

 

1540. La izquierda y la derecha son básicamente lo mismo, porque participan de la dinámica de división, enfrentamiento, conflicto. Dicho esto, la izquierda siempre se ha movido de parte de los menos afortunados, de los pobres, de los marginados, de los explotados. La derecha, al revés, siempre ha defendido a los terratenientes, banqueros, las monarquías clasistas, los capitalistas explotadores, defendido a las grandes religiones, al papa; y si algo ha avanzado en humanismo, ha sido presionada, obligada por lo que la izquierda defiende.

 

 

1541. No es lo mismo. Porque con los terroristas no hay complicidad; pero en el caso de un gobierno, como en este caso que el que pacta está en inferioridad, en minoría, es preciso ser cómplice, o tener complicidad. Y por eso, todo va a seguir igual. En el caso de los terroristas, estos han desaparecido desde hace ya varios años.

 

 

1542. Bueno, si estás obsesionado con los ex terroristas, diciendo que siguen siendo terroristas después de seis años sin actuar, entonces eso te bloquea.

Para que venga lo nuevo hay que morir a lo viejo. Es decir, si no morimos de instante a instante a todo lo que sucede, entonces seguimos dentro del ámbito de la desdicha, del conflicto, del enfrentamiento, de la crueldad, de la indiferencia.

 

 

1543. A veces puede que el deseo nos traicione. Porque la felicidad, que es amor, no se puede ir a ella. Ya que la felicidad, como el amor, son un regalo de la vida, una dación, que nosotros no podemos llegar, ni retener, ni manejar. A veces, esa maravilla llega cuando miramos a otra parte.

 

 

1544. ¿La vida puede ser sin dolor? Parece ser, que no. Porque el dolor es el freno para que todo vaya como debe de ser, para que el plan de la vida sea en su totalidad, el plan del universo.

 

 

1545. Ojalá pudiéramos ser siempre respetuosos y amables con todas las personas. Pero la realidad es que no lo somos; porque la mente y su contenido, que es nuestro condicionamiento, son ingobernables. Si pudiéramos estar libres del miedo, entonces viviríamos en el amor cada momento, cada día, eternamente.