La libertad es amor. 29.01.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

 

* Si uno no tiene la mayoría de los votos de una asamblea, parlamento, asociación, institución, no podrá mandar. Pero, si reúne esa mayoría, sí que podrá gobernar. Porque, podrá elaborar y aprobar, con esa mayoría, los asuntos, las leyes, que se precisan para poder gobernar.

 

* Cuando sucede algo entre dos personas, ¿las dos tiene algo de culpa? Cuando hay un problema con tu vecino, los dos también tenéis su parte de culpa. ¿Cómo puede ser que uno quiera siempre ganar, vencer, salirse con la suya? Pues, esa actitud tan egoísta, tan irracional, ilógica, va a llevar a la confrontación, al conflicto, al desorden, a la confusión, a la anarquía.

Si tú tienes un amigo, que tiene varios hijos. Y ves, que él maltrata a un hijo de veinte años, le reprime el que sea libre, independiente, quiere abusar del dinero que gana, sin necesitarlo, solamente para castigarlo, para dominarlo.  ¿No defenderías, si es que eres sensible, no indiferente, a ese hijo de tu amigo? Y te interesarías el porqué de esa brutalidad, esa prohibición para que no sea libre, independiente, feliz a su manera y necesidad.

¿Ves claro, dónde estamos? 

 

* Se me había olvidado, responderte a lo que has dicho tú: 'Si quieres algo, lucha por ello'.

Lucha por ello, sabiendo que lo podrás o no podrás, conseguirlo. Es decir, no podemos negar la realidad, de que todo tiene dos posibilidades, de que sea o no. Y de esa manera, ya estamos prevenidos por si eso que queremos, no llega.  

 

* Querido, Francisco. Ruedas, ruedas, ruedas, pero a parar al mismo sitio: todo para mí, nada para ti. Sé que eso, es el paradigma de la vida, el condicionamiento, la programación. Pero, estamos viendo la posibilidad, de ir más allá de esa programación. Para no destrozarnos unos a otros con enfrentamientos, conflictos, violencia, guerra.

Tú haz lo que quieras. Pero, si eres sensible, no indiferente, tienes compasión, amor, habrás de hacer algo. Para no ser un robot, guerrero, egoísta, que no le importa provocar y hacer una guerra, con sus carnicerías. 

 

* Eso es, porque todos somos iguales. Y todos hacemos lo mismo. La diferencia está en darse cuenta, y ver la posibilidad, de ir más allá de eso que todos hacemos: ser egoístas, dispuestos a destrozarnos, para conseguir lo que queremos, tengamos razón o no.

 

* Eso se ve, observando la realidad, lo que es, lo que está sucediendo en todas partes. Porque las personas somos egoístas, brutales, crueles, etc., a la hora de conseguir lo que queremos, sea lo que sea.  

 

* Si eso es un lavado de cerebro. Es igual a tu lavado de cerebro. Lo que cambia es el nombre de lo que se quiere conseguir.  

 

* Cuando dices: "El populismo y el nacionalismo son el fantasma que recorre Europa". ¿A cuál nacionalismo te refieres, al nacionalismo centralista, integrista, fanático, Francés; al nacionalismo centralista facha Español; al nacionalismo Inglés, Alemán, al de EEUU, Rusia, China, al Hindú, Japonés? No seas infantil, fanático que lo eres mucho, no juegues con las cosas peligrosas. Tú como judío, sabes que no te conviene hacer y decir tonterías. Tú eres un nacionalista carca, retrógrado. Que te gustaría vivir como hace cien años. ¿No te das cuenta de ello?

En tantos años que has estado en el poder, a favor del establishment, y ahora te quejas de que los nuevos que han llegado, son un peligro. Pero, ¿por qué han llegado? Han llegado porque a vosotros os gusta teorizar, hablar del pasado, que consideráis que era mejor. Es decir, sois románticos, sentimentalistas, emocionalitas. Y por ello, os gusta el surrealismo, que es una pérdida de tiempo, una alucinación, vana, de vanidosos, de personas amargadas. ¿Por qué, hay que alterar la naturaleza de las cosas, la realidad de las cosas, de las personas, de la naturaleza, inventando los contrates, las opiniones, la subjetividad, inventos, que siempre pueden ser infinitos?

Pero, voy a hacer la prueba definitiva: ¿Cuántos dineros tienes en las cuentas corrientes en el banco? ¿En qué te gastan el dinero, lo que cobras por las conferencias, por los libros, por la pensión del gobierno? ¿Cuántas casas tienes?

Y claro, tal y como vives, tú y tus amigos como los que tienes aquí, aun dices que estos nuevos, los jóvenes, los chalecos amarillos, son un peligro. Y eso mismo decían, los aristócratas, el rey, ante los revolucionarios franceses, que estaban asaltando a la monarquía, ladrona, inmoral, corrupta, derrochadora, brutal, cruel, como todas. Vosotros sois ahora como los aristócratas, los siervos, los vasallos del rey, que viven en la opulencia.

Si es que tus amigos, son tan revolucionarios, humanistas, amantes de la justicia, amantes de los menos afortunados, si tienen compasión y amor, ¿qué hacen para derrocar a la monarquía en la que viven? ¿Veis como no hacéis nada más que teatro, divertimento, surrealismo y su estupidez? 

Está claro que ningún sistema, ninguna idea o teoría religiosa, política, económica, ningún gobierno de centro, de derecha, de izquierda, va a solucionar los problemas de los menos afortunados. Por tanto, ¿Quiénes lo van a solucionar, quienes van a dar lo necesario a los menos favorecidos, a los parias de la tierra? Has de ser tú. Has de empezar tú. Aunque estés solo. Te tachen de loco. Y por eso, has de empezar por dejar de ser corrupto, nacionalista centralista integrista francés. Has de dejar de tener tanto dinero, de vivir como los ricos, consumiendo y derrochando. Por placer. Para olvidarte de la insoportable realidad, que no te gusta; y así inventar otra realidad que te gusta y satisface más.