La libertad es amor. 24.02.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* No nos preocupemos. Todo vendrá a su manera. Si tiene que venir. Preocuparse, es cosa del futuro, del pasado que miramos para que no se repita lo doloroso. En el ahora, no hay nada que escudriñar del pasado, ni indagar en el futuro.  

 

* Si no lo comprendemos, el infinito puede dar pánico. Aunque no se puede comprender el infinito. Sí que podemos vivir con él. Sin pelearnos. Si no viviendo como si fuéramos amigos.  

 

* Susana, ¿por qué eres tan maleducada? ¿En verdad eres así? ¿O, son arranques de ira, de odio, motivados por el mal cuerpo?  

 

* Si eso lo hacemos todos. Entonces, para qué queremos hacer la guerra. Si el otro no quiere agachar la cabeza, cuando tú le invades lo que es suyo. Habrá un choque. ¿Sabemos bien el terreno que estamos pisando?  

 

* Ya va la mala educación. Susana, ¿por qué esas expresiones tan soeces, tan de mala educación?   

 

* En el pasado tampoco hay seguridad. Nosotros sólo podemos vivir lo que nos llega. Pues, la vida es ingobernable, inescrutable. Todo es lo mismo, pero con los recuerdos del pasado, al pasar el tiempo, todo lo vemos diferente. Pero no lo es. Pues, el sol sale y se pone, todos los días. Con su regularidad matemática, tanto para crecer, como para de crecer. Tal cual, como nos pasa en nuestra vida.  

 

* De inteligente nada. Porque, exponer la vida en la postura más peligrosa, ¿qué necesidad tiene?  

 

* No lo has entendido. El pasado como recuerdo de un viaje, una buena relación, no es negativo. Lo que es negativo, es apoyarse en el pasado para lo que se supone ha de ser crear lo nuevo. Y el resultado es, una repetición de eso que está muerto, que es una copia del pasado. 

 

* Más mala educación. ¿Por qué, Susana?   

 

* Pero eso mismo, dicen los otros de ti, de vosotros: que están hartos de 'los movimientos sociopolíticos intervencionistas que manipulan y consiguen legislaciones sesgadas sobre las que montan pingües chiringuitos económicos y potentes lobbies de presión mediática'.

¿Qué harás, qué haremos entonces? Has de descubrirlo tú. Sabes que la decisión errada, es el enfrentamiento continuo, porque esa nos excita, nos pone agresivos, violentos, nos hace guerreros, dispuestos a matar. Así que, tú mismo.   

 

* Repite mucho lo que dicen los demás, y serás como muchos. Se verdadero, original, de primera mano, y serás como pocos.    

 

* Como siempre, lo que marca la diferencia, son los hechos. Son nuestras acciones, lo que está conformando nuestro destino.  

 

* ¿Por qué para mujeres? ¿O es que también hay discriminación en las flores -unas exclusivas para ellas-?  

 

* Metáfora de que todo lo que nace, llega a la nada. Sea lo que sea. Nos guste o no. A todos nos pasa eso.   

 

* Algo le pasa a esa persona. ¿Está enfadada, está pensando indecisamente, está esperando? Lo que sí que sabemos seguro, es que pase lo que le pase, es lo que nos puede pasar a todos. Porque, todos somos iguales ante el dolor, el sufrimiento, la soledad, las miserias.  

 

* Las banderas no las hacen los dioses. Las banderas que son tela, un trapo, las hemos hecho nosotros, porque hemos inventado las guerras entre dos bandos. Y van delante, para poder identificarnos. Y los que van detrás en el ejército, para guiarlos. 

 

* ¿Tanto te gustan las banderas? ¿Tanto las necesitas? 

 

* Como has dicho que era tan poético. O sea, bello. Sí, pero dices que te encanta. Eso está bien, que te haga feliz. 

 

* Las banderas, nos dividen en el deporte, en los países, las naciones, etc. Por eso, son negativas. Al menos como las usamos.  

 

* La tristeza, siempre es frustración, desengaño, pérdida de algo.  

 

* Voy a desayunar. Gracias, Susana.  

 

* Pero, la identificación ¿no nos divide, fragmenta, a la hora de relacionarnos? 

 

 * “La Iglesia llevará a la justicia a los abusadores”.

Así, no conseguirá nada. Hasta que no acepte el matrimonio, o las parejas, en todos los religiosos, todo será una mentira. Pues, la mentira es negar la sexualidad, que hay en las iglesias y en los conventos. Mentira que se convierte en pecado.

Así, que hasta que no diga que quiere acabar, aboliendo el celibato, las violaciones por los sacerdotes homosexuales. Y con los violadores de las monjas por sus consejeros, los confesores, los curas. No será posible, la absurda castidad.  

 

* Ser integrante de una congregación religiosa, es como pertenecer a una mafia cerrada. En este caso la del Vaticano. Donde sí traicionas al establishment, puedes perder mucho. Porque, en esa mafia uno tiene lo que necesita, compañía, complicidad, quizá algún beneficio económico. De manera que, si los cuestionas o denuncias, corres el peligro de la expulsión, el estigma de haber pecado.

Aunque para una persona con compasión, con amor, el pecado no es visto como tal. Si no, como fallo, algo de los seres humanos, todos vulnerables.