La libertad es amor. 17.01.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* No seas, vulgar, superficial. Todos los cuerpos tienen los mismos mecanismos que lo hacen funcionar de una manera o de otra. No hay ninguna regla que lo pueda manejar ni hacer funcionar a capricho -si fuera así no funcionaría, por ejemplo, ¿podemos beber gasolina?-. Todo tiene su sentido, su capacidad para que sea lo que tiene que ser. El cuerpo actúa, reaccionando como un termómetro, de medir la fiebre: según la que haya él va a reaccionar y manifestarse las consecuencias.

 

* ¿Qué uno quiere beber gasolina? Allá ellos y sus consecuencias. Como los que toman alcohol, tabaco, toda clase de drogas. O suben ocho kilómetros por la nieve en el Himalaya. O se enfrentan a un toro, al que lo torturan y asesinan, que los puede matar. O los corredores de motos y coches, que también pueden morir.  

 

* Igual da ser águila, como loro. Los dos vuelan, hacen sonidos bucales. Han de defenderse, han de matar para alimentarse, sobrevivir. ¿Dónde está la diferencia esencial? A las personas les gusta creer, que unas son mejores que otras. Cuando básicamente, en su esencia, todos somos iguales, pasamos por lo mismo. Nacer, crecer, pelear para sobrevivir. La diferencia está en las maneras. Pero todos peleamos de una manera o de otra.  

 

* Hay algo que es muy clarificador, hay libertad y comprensión, por tanto, que cada uno haga lo que tenga que hacer. ¿Podemos comprender a alguien si tenemos perjuicios de raza, de clase, de religión, de creencias, sexuales, físicas, políticas? Porque, al final -y desde el principio- lo que cuenta es la compasión, el amor, por las personas sean quienes sean.

 

* El problema está en hacerse vocero de dios. Cuando el dios en el que creen no existe. Pues, ellos han inventado la palabra dios y la han llenado de contenido. Igual que han hecho con el demonio, que tampoco existe -salvo en la mente de unos desgraciados, desafortunados-. Han inventado que todo lo malo es del demonio. Y todo lo bueno, es de dios. Pero si dios existiera, se manifestaría en que no hay mal ni bien. Lo malo y lo bueno, están unidos. Cuando se matan a los animales para alimentarse, parece un bien, pero también un mal, una matanza.  

 

* He sabido de ti, accidentalmente al participar en un grupo en Facebook. Pues un participante adjuntó un enlace, donde estaba una entrevista, encabezada por esta frase: “El liderazgo debe ser instruido: no sirve un feminismo que no sepa de geopolítica”.

Es cierto que todos los asuntos, son precisos encararlos desde lo más primario, el origen, hasta lo más alto -que son las instituciones, los organismos oficiales, nacionales, internacionales-.

Cada uno puede desarrollarse mejor, en un plano adecuado para él -más local, más nacional o internacional-.

Pues, en un tema tan común a toda la humanidad, como son las desigualdades de las mujeres, las humillaciones, los malos tratos, la violencia de sexo, las violaciones, los asesinatos de mujeres. Es preciso que toda la sociedad, esté sumida en esas maneras, tan salvajes, tan crueles.

Aunque lo fundamental es, que cada uno tenga su vida, sus actos, sus maneras, de honestidad -no corruptas-, para hacer en su vida de cada día, lo que quiere que hagan los demás.

Te envío estos textos, por si te interesan. Ya que hablan de los mismos problemas de las mujeres con los hombres, crueles machistas. Que actúan como dictadores tiranos.    

 

* Para el Obispo de X. He sabido de ti, al leer la prensa.

Para empezar, creo que es necesario decirte que una religión, ¿puede ser supersticiosa, idólatra, pagana como son ustedes? Adorar imágenes de madera, de yeso, pintadas en lienzos o paredes, ¿esto no es fanatismo, cosa de subdesarrollados, desequilibrados mentales? Os creéis que sois muy 'honrados', que vuestros pecados -lo que decís que son pecados- a vosotros no os atacan, pero están los miles y miles de clérigos homosexuales por todas partes, por todo el mundo. 

 

* Pero, Alba, ese respeto ha de ser en dos direcciones. No podemos imponer a los demás, lo que ellos no quieren. Ni ellos, que no quieren que se les imponga nada, tampoco lo han de imponer.

Por tanto, para que no haya problemas, imposiciones, uno ha de estar dispuesto a renunciar, a morir, a descartar lo que nos divide de los demás. A nuestra religión, política, al nacionalismo, a nuestras ideas, teorías.

¿Cuántos de nosotros, estamos dispuestos a descartar lo que nos divide, para que haya orden, para que no haya conflictos, para que no haya crueldad, violencia, guerra? Pues, todo el orden, o el desorden, empieza en nosotros. Así que, si no queremos desorden, hemos de actuar con orden.

Puedes decir, que los otros seguirán en el desorden, serán nacionalistas, serán fascista, comunistas, socialistas, de ultra derecha, de ultra izquierda. Sí es verdad, pero nosotros no los podemos cambiar. Por tanto, es sólo nuestra responsabilidad nuestro cambio. De lo contrario será: como todos roban, se aprovechan del gobierno, abusan de sus prestaciones, etc., yo también puedo robar, ser corrupto como todos.