La libertad es amor. 15.07.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* La soledad, no el aislamiento, es el orden. La totalidad de las relaciones, donde todo está unido. Donde el amor está ahí, haciendo de las suyas: generar orden. 

 

* Lo que está pasando con los inmigrantes en USA, aun siendo igual de inmoral, miserable, no es lo mismo que lo que sucedía en Sangatte in Europe. Esposar con las manos en la espalda a los niños de menos de diez años. Y tenerlos encerrados separados de sus padres. Eso no se había visto aún.    

 

* No nos olvidemos que en ese orden el planeta, seguirá yendo a la deriva. Porque, hemos de comer, hemos de vestirnos, hemos de tener un lugar para refugiarnos, hemos tener hijos. Y todo eso es destrucción. Es decir, que todo el orden que generamos, lleva en sí la destrucción por los excesos. Hace trescientos años, también había desorden. Pero, como en el mundo había mil millones menos de personas, el deterioro no era percibido. Porque, en la naturaleza aparecía todo con abundancia. Pero, ese desorden es el mismo desorden que tenemos ahora.  

 

* Aunque ese pensamiento sea simplemente práctico, lleva en sí la destrucción. Cuando un pájaro mata a un gusano para darlo a sus polluelos, hay destrucción. Igual como el halcón que mata al pájaro para alimentarse. Por eso, la vida es: destrucción, amor y construcción.      

 

* Están flipados con sus juegos, negocios, locuras. Por eso, han perdido la noción de lo que es verdadero -de lo que realmente es la vida-. Aquí tenemos la tortura y asesinato violento de los toros. Que lo han sacralizado, como la fiesta nacional de España.   

 

* El hecho de que siempre haya habido esclavos, no es obstáculo para reconocer la mezquindad de la esclavitud. Y el ansia inherente en cada ser humano en pos de la destrucción final de la opresión, de la explotación, de su miseria.     

 

* Todo se reduce en el ver claramente lo que está sucediendo. Pues, si prestamos toda nuestra atención al hecho que está sucediendo. Podremos descartar nuestro 'status', que es una expresión de la programación. De manera que, en el mismo ver vaya la acción, sin división entre el observador y lo que está observando.   

 

* El vaciado de la mente, atestada de creencias, de supersticiones, de todas las cosas a las que estamos aferrados, atrapados, es preciso. Un problema, lo es mientras nos perturbe. Nos genere conflicto entre la parte que quiere deshacerse de él; y la parte que se resiste. Porque, por negativa que sea una actitud, no queremos deshacernos de ella; ya que, nos proporciona placer, seguridad. Así que, el mismo deseo de descartar el conflicto va a generar más conflicto.

Ahora bien, si tengo interés, si pongo toda la energía en descubrir qué es el conflicto, cómo nace, se expande, me doy cuenta de que puede causar brutalidad, violencia, guerra. Entonces, hay una posibilidad, de que el conflicto y todas sus ramificaciones y consecuencias -el nacionalismo, las religiones, los partidos políticos, las teorías económicas-, desaparezca. Cuando vemos que, no hay manera de que la mente deje de estar en conflicto. Déjelo todo y olvídese del conflicto. Y si mira a otra parte, con la mente serena, quieta, libre, verá que el conflicto no es, ha desaparecido.

 

* ¿El pasado en sí, no es contradictorio, divisivo, conflictivo? Porque, el pasado está fuera de la realidad del presente, del ahora. Pues, cuando decimos ese pájaro que vuela es el mismo que el que vimos ayer. Ese mismo de ayer, choca con la realidad. Y eso mismo pasa con las personas. Pues para que haya orden, no conflicto, lo de ayer no ha de aparecer en la mente. Sólo ha de ver la percepción del pájaro que estamos viendo.