La libertad es amor. 15.01.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* El problema está en que tu libertad, no puede ser a costa de la libertad de los demás. Piénsalo bien, profundamente y atente a eso. De lo contrario, generarás división, desorden, conflicto, anarquía. Y si amas a tus hijos, a tu país, la anarquía que tú generes, no te conviene, no nos conviene.  

 

* ¿De dónde nace tanta indiferencia, tanta insensibilidad? Las personas sencillas, los menos afortunados, los pobres, copian las maneras de vivir de los ricos y poderosos. Y como no puede ser de otra manera, para ser rico, poderoso, se ha de ser indiferente, insensible, al sufrimiento y dolor que generan.

Pero, el estilo de vida de los ricos y poderosos, es tan atractivo materialmente, mundanamente, que los menos afortunados, no dudan en repetir lo que hacen, cómo viven los ricos -consumir, ir detrás de los caprichos, del placer, sin importarles el precio que han pagar: la degradación moral, humana, compasiva-.

 

* Para acabar con el hambre en el mundo, sólo hace falta ver lo doloroso y cruel que es pasar hambre. Sentirlo como una punzada en nuestra carne, en nuestro cuerpo. Ya que, lo que queremos hacer, si se convierte en una necesidad, ello sucede.

El problema está, en que uno no puede obligar a los demás para que tengan sensibilidad, compasión, amor por los que pasan hambre. Pero, sí que podemos hacer en nuestras vidas, lo que queremos que hagan los gobiernos, los organismos internacionales. 

 

* Pero, ¿la felicidad, no depende de nuestra actitud en la vida, hacia los demás? Si somos egoístas, si todo es vanidad, si todo es superficialidad, si la vida es sólo la persecución del placer. ¿Puede haber felicidad? La felicidad es cuando no hay conflicto entre los egos. Entre ‘tú’ y ‘yo’, entre ‘nosotros’ y ‘ellos’.   

 

* Insultando, amenazando, viendo la única solución haciendo la guerra, ¿vamos a solucionar los problemas? Los problemas son desavenencias, divisiones, conflictos. Y todo eso, no se arregla hablando como si estuviéramos en una taberna de chulos, borrachos, de pobres barriobajeros. Al contrario, si empezamos por hablar sin insultar, sin decir tonterías de subdesarrollados, si somos serios. Entonces, es cuando dejaremos de tenernos miedo, dejaremos de ser agresivos, brutales, crueles.     

 

* No seamos ignorantes, la mala fama solamente se la crea uno. Pues, si uno está limpio, aunque lo quieran ensuciar no podrán. Por eso, se dice: el que teme algo debe. Nosotros, queremos hacer lo que nos da la gana. Y eso genera sus consecuencias. Ser chulos, machistas, maltratadores, violadores, asesinos, eso es crearse mala fama. Que nadie ni nada lo puede blanquear, limpiar.

¿Quiénes lo van a arreglar, a hacer lo necesario para que no seamos asesinos con las mujeres jóvenes, violarlas como si eso fuera una moda que hace gracia? ¿Qué harían si sus hijas, sus esposas fueran violadas por unos salvajes, maleducados, subdesarrollados? Bramarían como los toros cuando los torturan, cuando les clavan hierros en la espalda.  

 

* Tu igualdad, es falsa cuando impones lo que tú crees que es la igualdad a los demás. O sea, cuando le das más importancia a tú libertad, a tú igualdad, a tú nacionalismo, a tus mujeres, a tus creencias religiosas, políticas. ¿Eso no es una declaración de guerra, yo mando y has de obedecer, si no te enviaré a mis hombres armados para que te obliguen o te encierren en prisión?   

 

* No, no, no te equivoques. Todo eso es odio entre partidos. Es decir, lo que haga el enemigo, sea lo que sea no vale, hay que rechazarlo, destruirlo. Desde cuando la defensa de las mujeres, ¿se puede cuestionar, prohibir que se las defienda de algunos hombres, que actúan como unas las malas bestias? ¿Eso no es cosa de semi dementes, subdesarrollados, de machistas criminales, chulos como los de hace cien años? Cuando se decía: la mujer honrada, pierna quebrada y en casa. Igual como si fuéramos moros, árabes, musulmanes.  

 

* Tal vez, la respuesta a tanto disparate está en lo que decían nuestros abuelos, padres, etc., que algunos lo han heredado como si fuera una joya, donde a buen entendedor pocas palabras valen: la mujer honrada, pierna quebrada y en casa -dicho castizo machista español, chabacano, del populacho embaucado-.  

 

* Ahora sabrán lo que es mandar. De momento no les dejan ni respirar, la policía los tiene que defender. Ya les han interpuesto varias denuncias graves, igual como hacían ellos. Y eso es, el comienzo. Porque son broncos, sin ninguna vergüenza ni complejo. Por eso, allá donde van hay líos, enfrentamiento, agresiones, policías armados.