La libertad es amor 13.06.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

 

* Porque, ¿no cambiar la palabra dios por el universo? Pues, la palabra dios está contaminada por las religiones, los creyentes, etc. Pero, el universo no tiene esas connotaciones, ya que los que siempre han dicho que saben, no la usaban, por la abstracto que era, lo indescifrable.

Es como decir mirando la bóveda celeste, eso es el cielo, el firmamento, sin la carga emocional de las religiones, que lo convierten en el paraíso celestial. Contrario al infierno, al mal, a todos los males y desgracias.  

 

* 'Simplemente te estás moviendo dentro del círculo de 'experiencia'.

Hagamos lo que hagamos, siempre será por una respuesta, que genera la reacción de una experiencia. Pero, la experiencia siempre es del pasado. Por eso, el pasado ha de cesar de intervenir en el presente, en el ahora. ¿Cómo cesará esa pesada carga del pasado?

 

* Todo lo importante, definitivo, es lo que sucede en cada instante, en el ahora. Porque, esa atención profunda que llega con el ahora. Nos deja más allá del ego, del 'yo'. De manera que llega lo nuevo, el amor.  

 

* El que toma algo, es porque tiene esa necesidad de ese algo. Se pueden tomar drogas, para practicar la meditación. Como método recreativo para "socializarnos", "distracción" incluso para sentirnos "seguros". Ese no es el problema. El problema llega, cuando quedamos atrapados con eso que hacemos. Y, entonces, se convierte en una droga. Más aún si nos hacemos adictos, a esas drogas que tomamos.  

 

* No hay escapatoria. Todos los caminos están dominados, bloqueados, por el establishment. Todo depende de la capacidad que tengamos, para gestionar con esos ocupantes que invaden y se han hecho los dueños de los caminos.  

 

* Pero eso sí, además de tener unas nociones de filosofía, teología, de metafísica, etc., sólo sé, que no se nada.  

 

* ‘Esa persona por la que estás haciendo sacrificios, un día te va a decir que ni siquiera te los pidió. Y pues tiene razón’.

Cuándo hacemos un servicio, si lo hacemos pensando en una ganancia, como si fuera un negocio, ¿tiene eso sentido? El deseo de compensación, de ganancia, tiene resultados superficiales. Sólo la acción, el servicio, que está más allá de lo que nos traerá el futuro, es lo que va a generar orden. La mente, necesita seguridad; y cuando no la tiene, es miedoso, puede entrar en pánico. Uno ha de ser libre, de decidir si es adecuado hacer un servicio, una cooperación, una colaboración, o no. 

 

* Es que la vida es destrucción, amor y construcción. Y eso es algo que no se puede elegir, alentar, ni reprimir, ni huir de ello. 

 

* 'Si aún sigues vivo es porque a pesar de tus caídas te has levantado, la prueba de eso es que aún sigues en este mundo'.

No será que esa ha sido la decisión, la voluntad, el capricho del universo. Pues, el que ha de morir, ya sea recién nacido, joven o viejo, la vida lo mata de cualquier manera. 

 

* Los errores del pasado o los errores del presente. ¿Seguro que se pueden eludir, dejar de hacerlos? Sólo miremos lo que estamos haciendo, en la actualidad. ¿No es lo mismo que lo de hace, medio millón de años? Seguimos matándonos, seguimos en conflicto, peleando, queriendo ser los mejores, los vencedores. Y para ello, hemos inventado toda clase de máquinas, que nos hacen más eficientes, que nos aceleran nuestra manera de vivir.

Pero, los mismos errores se repiten. Sólo cuando nos damos cuenta de esos errores y no hacemos nada, sólo mirarlos sin huir ni querer reprimirlos, que ellos cesan. Pues, al no haber división entre los errores y nosotros, cesa el conflicto, la confusión. Y llega el orden, que es inteligencia, que es amor.  

 

* 'Maravilloso momento de superación y compañerismo'.

Y de crueldad. Pues, hacer llorar a un niño, ante todos sus compañeros, porque no puede hacer un ejercicio corporal. Y después del espectáculo-exhibición, premiarlo con algarabía, emoción, por conseguirlo. ¿En eso, hay amor?

Si forzamos a alguien, a que haga lo que no puede o no quiere, ¿nos es crueldad, brutalidad, insensibilidad, indiferencia al dolor?  

 

* Los árboles, no huyen. Soportan todo lo que les llega: el frío, el calor, la granizada, la sequedad, que le amputen un trozo de él. Pero, el árbol lo hace porque es libre, sin opción. Nosotros no lo podemos hacer. Aunque, nosotros también estamos clavados, presos en esta tierra. Por eso, si hiciéramos como los árboles, aceptar la realidad, la verdad que no se puede cambiar, no nos dividiríamos, ni viviríamos en conflicto, en desorden.  

 

* El sueño verdadero es, ¿cómo nos liberamos del dolor? Puede que, para comprobarlo, tenga que pasar toda una vida. O, puede que sea afortunado y le llegue la inteligencia, la sabiduría, que le dirá lo que es el dolor, etc.