La libertad es amor. 07.02.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* El racismo, ¿no es miedo a las personas? Una persona, que no tiene miedo a las personas, no podrá ser racista. De manera que, como todos tenemos miedo, todos también hemos de participar de ese racismo, cruel. Pero, la suerte de los que lo ven, de los que ven todo el dolor, la amargura de los que sufren el racismo, al hacerlo propio, es cuando llega la energía necesaria para ir más allá del racismo. 

 

* 'El problema, si lo ama, es tan hermoso como la puesta

de sol, pero si está en contra nunca lo comprenderá'. Esto es lo mismo que sucede con las parejas: Si hay amor, contigo me conformo, tengo bastante con pan y cebolla. Lo que quiere decir, que es lo que somos: nuestros perjuicios, nuestra cultura, nuestro ambiente familiar, etc., lo que determina nuestro comportamiento, nuestra manera de vivir. Es decir, estamos programados, como los robots, para vivir como lo hacemos. 

Nosotros, sólo lo podemos ver, comprender, e ir más allá de esa programación. Viendo toda la falsedad, la ilusión, en que vivimos. 

 

* Cuando querían tumbar a Felipe González, ese mismo periódico publicó en la tercera página, un escrito de un psiquiatra, que decía, que estaba loco; o pretendía demostrar que lo estaba. Hablando de locos, ¿cuántos son los locos, de los políticos de primera línea?  

 

* El miedo es la vida. Y la vida es miedo. No se pueden separar. Así que, cuando huimos del miedo, él proseguirá. Pero, ¿qué ocurre si no huyo, si estoy todo el tiempo con él? Descúbralo y verá lo que sucede. Miedo a la soledad, a la nada, a la existencia estúpida, superficial, egoísta. Miedo al mañana, al pasado, al presente. Pero, si es afortunado, y estamos solos con el miedo, sin querer cambiarlo, dominarlo, entonces él nos cuenta su secreto. 

 

* La claridad llega con la libertad. Cuando somos libres de lo conocido, ya sea del ayer o de lo que alguien dijo hace mil años. 

 

* Puede que sí que esté alterado. Porque, lo que más nos altera y enloquece, es cuando nos persiguen, nos presionan. Nos sentimos que van a por nosotros.    

 

* ¿Usurpador? Lo que cuenta son los votos -sean de quién sean-. La mayoría, es lo que cuenta. Usar insultos, palabras para confundirlo todo más, no va a cambiar la mayoría en votos. Y el que manda, manda. Tú eso lo sabes, ¿no? Y tiene la posibilidad, de usar el mando en todo su esplendor.

 

* Por eso, el que sabe gestionar el miedo, y lo que nos provoca, es el que más orden tiene y genera.   

 

* Llegado un momento, todo empieza por nosotros. Si queremos orden, hemos de generarlo nosotros. Porque, lo interno es más fuerte que lo externo. Más fuerte que las normas, las leyes, que la autoridad.

 

* Si uno tiene orden, está poniendo orden en la sociedad, en el mundo, en toda la humanidad. No hace falta hacer grandes obras, pertenecer a algún grupo, a alguna asociación caritativa, filantrópica. Pues, el que tiene orden está haciendo, que ese orden llegue a todos los demás. Y vivir así, de esa manera es lo que nos llena de gozo, de felicidad.  

 

* La inteligencia, la sabiduría, llega cuando hay libertad para ver, observar en todas direcciones. Los especialistas, viven en su mundo, en su torre de marfil. ¿Puede un especialista, sin desprenderse de todo lo acumulado, tener amor?  

 

* Una medicina para todo -incluyendo la locura-, ¿no es la libertad? Aunque la libertad genere un caos. Esa libertad, por mediación del caos, va a generar orden. Y eso, pasa primero a nivel personal.  

 

* Pero, si no entiende su enfermedad -su locura-, ¿cómo va a entender la locura de otros?    

 

* Mienten. Pero, ellos creen que no mienten. Porque, están tan desesperados, que usan la mentira, como algo necesario para sobrevivir: comer, el aire, el dinero. Y esa coartada, es a la que se acogen los corruptos, los violentos, los policías, los ejércitos. 

 

* '... Solo el ser humano que sabe estar solo puede estar con quien realmente quiere...'.

No está tan claro. Pues todos estamos condicionados, programados. De manera que, parece que seamos nosotros los directores de nuestro destino. Pero no en su totalidad. ¿Existe el libre albedrío?   

 

* '... Ódiame o ámame, ambos sentimientos obran a mí favor... Si me amas, siempre voy a estar en tu corazón; si me odias siempre voy a estar en tu mente...'.

Pero, amar u odiar, no son para siempre. Se suceden, y van unidos, como las dos caras de una misma moneda.  

 

* ‘... Mientras más esperas menos recibes, mientras más deseas menos te dan, y lo más insólito es que mientras más lo intentas menos te valoran... ... Entender esto es realmente liberador...’.

La culpa la tiene el deseo. Por eso, cuando se comprende el deseo. Es cuando se descarta, desaparece, la ignorancia, la ilusión de ese deseo.   

 

* 'La Revolución va en su línea y lógica correctas ¡Dirigida por el pueblo!

Quien vea y no acepte eso, no es revolucionario... O está contra ella'.

Pero, la revolución, por ser de la vida, está sometida a sus maneras. Es decir, todo el que juega -la revolución también es un juego-, puede ganar y puede perder. Y esa es la línea lógica de la vida. ¿Podemos alterar esa lógica implacable del que gana o pierde?