La libertad es amor 06.08.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* Cuando uno tiene delante a una persona, si está completamente atento a esa persona, entonces el 'ego' del nacionalismo no puede ser.  

 

* El amor perfecto, no puede ser. Porque, el 'yo' siempre está ahí. Con sus deseos de más o de menos. Con sus deseos de perfección. Con sus deseos de seguridad, con sus deseos de placer. Con sus dudas y cavilaciones. 

 

* Los ricos saben que ellos hacen errores -que perjudican a los menos afortunados-. Pero, eso a ellos no les importa.    

 

* Ves, Susie, como todos somos iguales. Cuando dices: 'Sin embargo, soy mi peor enemigo, así como tú eres tú mejor enemigo'. Por eso, todo es muy sencillo: Tú, ¿a dónde quieres ir a parar? Pues sabiendo donde quieres ir a parar, ya sabes que es lo que hay que hacer para conseguirlo. Las personas compasivas, si ven que el lugar donde quieren ir a parar, les obliga a ir por el camino del racismo, de la crueldad, de la maldad. Radicalmente descarta ese camino y ese lugar que le ha provocado tanta maldad, tanta miseria. ¿Serás capaz de verlo, de comprenderlo en una sola mirada? Y si los ves completamente, ese ver es la misma acción de descartar, de cambiar. Saludos.  

 

* Hola Luna. Acabo de leer lo que me contestaste al escrito que te envié.

La intuición, ¿no es del pensamiento, de la mente? Pues, el pensamiento, es el resultado de su programación. Desde cuando íbamos descalzos de un lugar a otro. Por tanto, el ser humano mientras crea en la intuición, se dividirá de la realidad de la vida. Y como la vida es ingobernable, todo cálculo de lo que podría ser, nos deja en lo viejo y conocido: divididos, en conflicto. Que son la consecuencia del ego, del 'yo'.  Saludos. Buenas noches.

 

* El control, el controlador, es el que se erige en autoridad; el que dice que sabe -aunque todo no se puede saber-. Pero, todo eso nos divide de la realidad, de lo que es, de lo que está sucediendo. Y, por tanto, entran en colisión el controlador y lo que quiere controlar. Por tanto, las personas entran en el ámbito del esfuerzo, del estrés, para imponerse uno al otro. Y de ahí, el conflicto, el enfrentamiento, la violencia, la guerra. Pero, si no controlamos, si no forzamos a los demás, estamos dando una oportunidad a lo nuevo, a lo que nadie ha tocado: el amor. Podemos decir, que eso es inseguro, peligroso. Pero es que resulta, que en la vida no existe la seguridad. Sólo exista la inseguridad total, absoluta.

 

* Los hombres viven en compartimentos con gavetas -cajones-, y carecen de espacio: son violentos, brutales, agresivos y dañinos; se separan y se destruyen unos a otros’.

Eso no es nuevo. Siempre hemos vivido así. El espacio, es relativo, subjetivo. Uno puede vivir en el campo, el monte, y tener un vecino a varios kilómetros y estar divididos, enfrentados, en conflicto, con él. Todo eso de los conflictos es más complejo, pues eso nace desde dentro de uno mismo. Así que, uno se puede dividir y estar en conflicto con alguien que vive en India, en Chicago, o en el Cairo. Pues todo nace desde dentro de uno.

Por tanto, es uno el que tiene que indagar para ver, comprender todo el problema del estar dividido, enfrentado, en conflicto. Pues, mientras estemos divididos, somos feos, desordenados, llenos de confusión.   

 

* Puestos a llamar asesinato, habrá que decirlo también cuando se preparan los jóvenes para la guerra -asesinar y ser asesinado- en los cuarteles. Y luego, los lanzamos para que los maten en campo de batalla, la guerra. Un ser humano, es un ser humano completo, entero.  

 

* Pues, esas enseñanzas fueron un fracaso: desencadenaron una guerra, donde los peores demonios se soltaron. Matando en campos de concentración, cientos de miles de personas inocentes. Se robaron países, se invadieron también. Donde se gastaron miles y miles de millones, se destruyendo países. Y finalmente, los más poderosos se enrabiaron y los vencieron por todas las bandas.  

 

* Ay la libertad, el respeto, la honestidad, la moralidad, qué cara es.  

 

* Susie. Para acabar -si es que eso puede ser-. La mente tiene la capacidad de inventar todo lo que cree necesitar. Por tanto, todo lo que se diga tanto se puede negar como afirmar, infinitamente. Por eso, todo eso de hablar, de escribir, de pelear, etc., todo se convierte en una especulación -cada uno estirando del final de la cuerda-, un entretenimiento, una distracción, un pasatiempo.

Pues lo que cuenta, es la acción, lo que hacemos en cada acto de nuestra vida cotidiana. Si soy racista, misógino, si soy maleducado -manca finezza-, eso está ahí y nadie ni nada lo puede cambiar. Y aceptar esa realidad, nos hace enteros, serios, profundos, llenos de compasión, de amor.   

 

* Cuando el observador es lo observado, no hay nada. Y cuando el observador se separa de lo observado, llega el desorden, el caos, las miserias.