La libertad es amor. 06.01.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* Jordi, vamos a hablar de cosas positivas. Pues, una de las cosas más positivas e importantes, es la educación de las personas. Tanto en la familia, como en la escuela, etc. Da vergüenza, ahora que siempre estamos hablando de los corruptos, los inmorales, los mentirosos, los falsos, que toleran, participan, entran en la histeria de lo que se llama los Reyes Magos, o también el Papa Noel, cuando es toda una mentira.

Que diarios, tan serios como el que tú escribes, sean cómplices de esa mentira, es muy grave. No por el hecho folclórico -aunque es una cosa ridícula-, sino por el ejemplo de que todos los que participan, les es indiferente decir mentiras, como si estuviéramos bostezando.

Después, braman cuando mienten los políticos, cuando publican fake neews, cuando engañamos a las parejas, con los documentos, con el dinero, a la hora de encontrar trabajo.

¿La mentira, no es hacer daño? Si uno te dice que mañana te llevará al trabajo con el coche, y no viene a la hora prevista, esa mentira -que es falta de sensibilidad, que es indiferencia con el dolor, el sufrimiento-. ¿No te está generando desorden, confusión, malestar, angustia?

¿Por qué estamos banalizando la mentira, la falsedad, nos hacemos indiferentes, insensibles, ante de nuestros hijos, los niños? ¿Por qué la autoridad, el establishment, tolera, participa, ayuda para que esa mentira sea blanqueada, como algo sin importancia? Porque le conviene. Porque, esta sociedad está enferma, podrida. Y por ello, es injusta, cruel, brutal, llena de indiferencia, de amargura. 

 

* O sea, que tú puedes tener tu nación, tu nacionalismo, pero los otros no. Vaya demócrata. ¿No ves que la tendencia en Europa es volver a ser libres e independientes, sin depender de ningún gobierno centralizado, centralista que genera el nacionalismo europeo? Todo lo que hagamos, si no es justo, igualitario, respetuoso con la verdad -no mi verdad, si no la que es buena para todos-, nos va a llevar al desastre. Al conflicto, a la división, al desorden, la anarquía, que es como vivimos. 

 

* Pero si todos son corruptos, ladrones. De todas partes sacan tajada. Parece que no los conozcáis. Cuando más ricos, más poderosos, más van a robar. Porque los gastos, para su manera de vivir, significan millones. 

 

* Eso habría que decirlo, preguntárselo a los periodistas, que están comprados, que son siervos de su señor. A los jueces, fiscales, a las instituciones, que parecen ciegas, mudas, torpes, cuando se trata de peces gordos.   

 

* Que poco conoces a los seres humanos, incluyéndote a ti. Los seres humanos quieren vivir a toda costa. Y como todos queremos hacer lo mismo, estamos todos contra todos. Y por eso queremos siempre ganar. Y que gane nuestro equipo favorito, nuestro país, nuestra religión, nuestro trabajo, nuestro negocio, nuestro partido, nuestras ideas y teorías.

Y para conseguir todo eso, es preciso ser corrupto, engañar, falsear la realidad, mentir, robar. 

 

* Cuidado, no se trata de descalificar a nadie. Se trata de señalar hacia dónde se va a la verdad, a la realidad, de que dos más dos, hacen cuatro.

Aunque a veces, cuando es preciso para que haya paz, uno ha de renunciar a esa verdad. Porque si no, es peor el remedio que la enfermedad. 

 

* El que tú quieres darle dinero a un multimillonario, no es preciso que defiendas esa donación provocando líos, peleas, enfrentamientos. Cada uno que haga lo que tenga que hacer. Es decir, en nuestro caso, que se diga lo que quieran. Pero, la falta de educación, de respeto, los insultos, las mentiras, las falsedades, eso trae malas consecuencias. 

 

* Eso sucede porque, como se cree que todo es de él, tiene que contentar a todos. Es como alguien que tiene muchos hijos, y tiene quebraderos de cabeza con los problemas que le generan. Por tanto, cuánto menos tengamos -salvo lo preciso para comer, sobrevivir-, tanto mejor nos irá. Tendremos menos problemas con los menos afortunados. Aunque eso, para un multimillonario, los ricos, los poderosos, parecen incapaces de verlo, comprenderlo, de hacerlo posible en sus vidas, en sus maneras de vivir.

 

* ¿No te das cuenta que estás demasiado irritado, airado, odias a todo lo que te molesta? Y esto te hace fanático, integrista, fundamentalista de tus ideas y teorías, que son como la de los demás. Pues, los otros a los que tanto odias, dicen lo mismo de ti y de tus políticos, de tus ideas y teorías. Hay algo que es muy difícil de comprender, y más aún de hacerlo realidad: todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Todos tenemos miedo, queremos lo mismo, que nos respeten, que nos quieran, tener salud, seguridad, dinero. Por tanto, esas necesidades que todos tenemos, sin excepción, y la respuesta para conseguirlo, es lo que nos hace iguales.   

 

* Ese partido en el que tanto confías, es siervo de su señor. ¿No lo sabías? O sea, que lo que dices no está muy claro. Una cosa es echar cohetes y otra trabajar para que haya paz, justicia, respeto, para todos sin excepción.