La libertad es amor. 06.01.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* Para Sofía Cardenal. Profesora de Ciencia Política. He leído tu escrito, ‘Las redes sociales y la autonomía política’. En el diario X, 31.12.2018. Gracias.

Las redes sociales, Internet, lo que han hecho es acelerarlo todo. Es una ilusión creer que ellas van a contribuir a hacer una sociedad más justa, equilibrada, compasiva. Pues, todo el problema está dentro de nosotros, cada cual, pues nosotros somos también corruptos.

Es decir, los que han diseñado Internet, también era corruptos. Por tanto, todo lo que creaban estaba contaminado por su manera de vivir corrupta, inmoral. Siempre los hombres han vivido igual como lo hacemos ahora. El Imperio Romano, se gestionaba, dirigía, sin teléfonos, ni ordenadores. Pero funcionaba a la perfección, es decir, funcionaba como ahora: corruptamente, inmoralmente. ¿Podemos dejar de ser corruptos, inmorales? No dentro de un tiempo, unos días, meses, años. Si no ahora. Descartar toda la corrupción de nuestras vidas. Pues, la mente tiene la capacidad de inventar lo que a ella le conviene, ya que tiene miedo a lo nuevo, no quiere descartar lo viejo, conocido, lo repetitivo.

 

* Para Manuel Arias Maldonado. Profesor de Ciencia Política. He leído tu escrito, ‘Teoría de la inacción hiperdemocrática’. En el diario X, 31.12.2018.

Gracias.  Creo que lo que sucede es que, hemos dado un gran paso más en la aceleración de la velocidad con que vivimos. Y a más velocidad, más desorden, confusión. Lo que se traduce en más lío entre los que detentan el poder, los políticos, etc., y los que no lo tienen y les votan. Por tanto, hay un desequilibrio entre esos que mandan y los que no mandan.

Es decir, lo nuevo -la rapidez, la aceleración- nos ha acogido por sorpresa. Y entonces, hay que acostumbrarse a lo nuevo. Que es esa velocidad, que las máquinas lo hacen todo cada vez más rápido. Los coches, los aviones, los barcos, los camiones y los trenes, cada día van más deprisa, y por supuesto los ordenadores, las comunicaciones, también lo hacen. 

Por eso, todo parece un guirigay. Todo cambia en un instante, de manera que todos quieren conseguir, lo que sea en el mismo instante que lo piden. Los políticos de esa manera, están presionados. Y como siempre, se giran la chaqueta, cambian lo que han dicho, por otra cosa que más les conviene.

Pero, todo sigue igual. Todo es como un espectáculo ilusionista, donde los políticos son los magos que son capaces de hacer, lo que nadie ha hecho. Y claro, como eso es mentira, la irritación aumenta y con ella el desorden, la violencia, la anarquía. Tal vez, cuando todo esto se asimile, cada cual asumirá lo que tiene que renunciar, para no vivir en esa lucha encarnizada de unos contra otros. Hasta que otra crisis llegará, y volveremos a lo mismo: más desorden, más confusión, más caos.

Pero la corrupción, pase lo que pase, siempre estará ahí. Porque nosotros, señalamos la corrupción de los otros, pero no hacemos nada con la nuestra.

 

* La manipulación mediática, ¿no la hacen todos? Una pregunta: ¿Puede alguien ganar el poder sin manipular la realidad, sin que los diarios y las cadenas de televisión no lo manipulen todo, para que gane el que ellos quieren y necesitan para que todo siga igual?  

 

* Sí, por encima de la ilusión no hay odio. Eso es verdad. El problema está en ¿cómo se puede estar por encima del odio, cuando se tiene un gran dolor, sufrimiento? Si tú, Mike, tienes unas personas que te hacen daño, que quieren maltratarte como lo hacen los dictadores, tiranos, ¿se puede estar por encima del sufrimiento? ¿Comprendes la magnitud del problema?

¿Tú eres capaz de hacerlo realidad, de vivirlo cuando tienes un gran dolor, por la muerte de un hijo, la esposa, la madre, de un hermano?

 

* 'Entre todos estos desgraciados, José María decide que, con las dificultades que haya que salvar y mediante la venta en el Edificio Representativo de una riquísima limonada que él manufactura, otro mundo es posible'.

¿Otro mundo es posible? Para saberlo, hay que hacerlo realidad en el ámbito personal, por cada uno. Si no, todo son unas palabras retóricas, para seguir viviendo en la corrupción, en la inmoralidad con que vivimos. Persiguiendo el placer, haciéndonos cínicos, confusos, delirantes. 

 

* Si hablamos de corruptos, ¿tú y todos no lo somos también? ¿Por dónde empezar? Primero, has de ser tú el que descarte tu corrupción -si es que puedes-, tu inmoralidad de hacer daño a los que no piensan como tú, y tu nacionalismo. 

 

* La libertad es amor. No hay otra manera de resolver los conflictos, problemas, las desavenencias. Pues, como lo vemos por todas partes del mundo, con todas las personas, sino hay libertad, hay división, conflicto, desdicha, crueldad, violencia.

 

* ¿Por qué dices que el dolor y el sufrimiento, no son lo mismo? Primero, si te rompes una pierna eso te causa sufrimiento, cuando quieres caminar. Luego, al ver que no puedes caminar ni ser autónomo, porque has de depender de los demás, sientes angustia, tristeza, dolor. ¿Es eso lo que quieres decir? Pero, ¿por qué no vemos que el sufrimiento y el dolor, al estar interrelacionados son lo mismo?

Eso se puede ver más claramente, cuando el sufrimiento físico es muy grande, grave. Pues, todo uno es el dolor que lo abarca y contamina todo. Como en un terremoto, sunami, una guerra y su devastación.