La libertad es amor 02.08.2019

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* ‘En lo que crees lo crearás’.

Hace unos días, una vecina que vive sola, vino a casa. Y me dijo, que en el piso de encima de ella quién vivía. Le dije que nadie, que la persona que antes vivía -un vecino conocido de muchos años-, se había muerto y allí no había nadie. Ella me dijo que por la noche escuchaba pisadas de un hombre, y arrastrar una silla para hacer miedo. Le conté para calmarla, que en mi habitación donde dormía solo, cuando tenía ocho o nueve años. Había una percha de pie. Y mi padre ponía allí una gabardina y un sombrero. Pues de noche, casi oscuro, yo veía que esa gabardina y ese sombrero, eran de un hombre que estaba allí. Yo llorando, llamaba a mi madre, que aún estaba en la planta baja, y le pedía agua. Y cuando subía con el agua, toda esa estupidez del miedo desaparecía.  

 

* La imagen es ignorancia, miedo, un complejo de inferioridad. Pero cuando la ignorancia se disipa, llega la libertad, el exponerse sin ningún miedo ni temor. 

 

* Esos que pretenden ser humanistas, cuando se agarran a un cargo, todo el humanismo pasa a ser servilismo, complicidad con los más poderosos. 

 

* 'Si uno no está lastimado, naturalmente no lastimará a otro. ¿Es

esto posible?'.

Si uno no está lastimado, puede o no puede lastimar a los otros. Porque uno puede no estar lastimado ahora, pero dentro de un instante se puede lastimar. Aunque sea, mentalmente el hacer daño. Lo que está claro es que todo el que está vivo, ha de hacer algún daño a los demás para seguir estando vivo. 

 

* Para que el observador sea lo observado, hay que dejar de ser racistas, tener asco a ciertas personas. Morir a toda la programación. 

 

* Si realmente viéramos lo que generan el desorden, los conflictos, seguramente tendríamos una conmoción: agresiones, violaciones, violencia, hambre, enfermedad, muerte, esclavitud, guerra y sus miserias.  

 

* ‘El día que deje de existir el humano en la tierra, regresará el paraíso’.

Nadie sabe lo que pueda pasar. Porque si se extinguen los humanos, los que se queden -los animales- y los que puedan venir, puede que hagan lo mismo que hacemos ahora: destruirlo todo con tal de sobrevivir como lo hacemos ahora. Por otra parte, atrás seguramente no podemos ir. Ya que no sabemos vivir de otra manera: con las medicinas, con los coches, aviones, con los lujos y caprichos, que nos proporcionan placer.  

 

* La enseñanza, para que sea adecuada lo ha de abarcar todo. También la superficialidad, la banalidad, el descaro, la usurpación. la copia, lo esnob. Y el orden de las cosas, hará lo que tenga que hacer para subsanar esas prácticas inadecuadas. 

 

*  Ya lo tienes claro, pues. Ya sabes a qué a tenerte: la libertad.  

 

* La cordura, ¿existe realmente en este mundo donde vivimos? Es decir, ¿la locura, no es subjetiva? Pues todos padecemos algo de locura: una obsesión por una persona, un maestro, un gurú, por la música, por la moda, la pintura, por la aventura. Si la cordura significa total, sano, santo, es muy probable, que no hay ninguno cuerdo.  

 

* Ante un problema, si no tenemos prisa, si lo miramos, si estamos con él todo el tiempo, sin querer cambiarlo, entonces el problema se hace nuestro amigo. Y nos cuenta su secreto. 

 

* La música tiene su magia: provocar las emociones, los sentimientos, nos genera adrenalina o nos aquieta. Y eso es su real valor, el éxito: nos provoca placer, seguridad. 

 

* Para no ser lastimado, hay que vivir en la nada, tener la mente en el vacío. Estar más allá del mal y del bien. Que el mundo se acaba, que se acabe. Que me regalan un coche, que lo hagan. Que me quedo en la miseria, disfrutar de ella.  

 

* Las conclusiones, son estúpidas, cosa de ignorantes. Porque, lo que hoy es feo, mañana puede ser bonito. Eso mismo pasa con las palabras, que las reciben como si fueran balas que las quieren herir, matar. Y no, solamente, son palabras descriptivas. Para una mente despierta, las conclusiones no pueden ser, porque siempre se está moviendo, cambiando a cada instante. Y vivir así, siempre cambiando sin agarrarse al pasado, de instante a instante, es la dicha del vivir. Siempre en lo nuevo, lo que nadie ha tocado.  

 

* El pensamiento, no se puede interpretar porque es ingobernable. Todo lo que digamos de él, puede ser cierto o no. Además, nosotros lo interpretamos según nuestra programación.