La libertad es amor. 01.07.2019

  • strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/book/book.module on line 559.
  • strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

* Las malas decisiones, generan el desorden para que sucedan las desgracias a las personas. ¿Qué es una mala decisión? Ser racista, ser egoísta, ser indiferente, insensible a las personas menos afortunadas. Esas malas decisiones, tienen la raíz en el egoísmo para ser ricos caprichosos, derrochadores. Que, para ello, han de explotar y robar a los menos afortunados. 
Pues, si fuéramos sensibles, con empatía, nuestra manera de vivir, no sería como es ahora: unos tienen mucho, les sobra de todo -comida, medicinas, ropa, viviendas, etc.-. Pues, si tuviéramos empatía, compasión, no podríamos vivir derrochando. Ya que, si lo hiciéramos, enfermaríamos, enloqueceríamos.  
 
 
* 'Pero si no tenemos ni para nosotros mismos’.
Pues, no hagas nada. Y así no generarás desorden. Sino orden, que es compasión, amor.   
 
 
* Nosotros los afortunados, que tenemos de todo -alimento, ropa, casa, etc.-, hemos de tener la actitud de agradecimiento. No a los políticos -que también-, sino al destino que actúa a las órdenes del universo. Por eso, cualquier cosa que se nos conceda -salud, dinero necesario para sobrevivir-, siempre hemos de estar agradecidos. Que prosiga tu suerte, Sergio.  
 
 
*  Buenos días, Sergio. Quiero añadir, que todo lo malo que nos sucede. Siempre podría ir a peor. Por tanto, gratitud también por lo que nos pasa y es soportable.
 
 
* Las personas, al igual que la mente, son ingobernables. Por tanto, pretender descubrir el comportamiento de una persona, no es adecuado si queremos estar seguros de los motivos superficiales. Lo que sí que es seguro, es que el motivo para hacer o no hacer algo, está motivado por el placer que nos proporciona. Y por el miedo de perder el placer, que sentimos en relación, a la que nos hemos hecho adictos.    
 
 
* Todos los problemas de identidad desaparecen. Cuando comprendemos que el observador, es lo mismo que lo observado. O lo que es lo mismo, no existe el pensamiento ni el pensador, pues ambos son lo mismo: sólo queda la conciencia y la percepción.  
 
 
* Gracias, Julia. Por tanta maravilla, belleza. Y por todos los que lo han cuidado, para que ese árbol se conserve en todo su esplendor.   
 
 
* Saber lo que somos, comprenderlo. Es preciso para la libertad. Pues, el 
amor es libertad. No la libertad de elegir. Sino la libertad que tiene un árbol en su quietud, sin moverse. Porque, los árboles no optan. Son como los presos que están encerrados en la cárcel. Y se dan cuenta que no pueden salir. Y dejan ese deseo de salir, que le causa división, conflicto. Llegando la paz, el sosiego, la belleza.   
 
 
* Yo tampoco quiero hablar. Y los recuerdos, los poco que tengo, no los quiero recordar. Pues, sólo son palabras e imágenes.  
 
 
* El destino, ¿no es lo que sucede y no se puede alterar? Uno tiene un tropezón, y se hace daño en la pierna, por lo que no puede caminar unos días. Ese hecho incuestionable, es lo que decimos que es el destino. Porque, ese hecho tiene cierta importancia, sobre todo en esos días que no podemos caminar.    
 
* ‘Debiéramos adaptarnos a los acontecimientos y sentir con mucha razón que por algo suceden las cosas y reflexionar que todo es para enderezar el camino y lograr un buen destino final’.
Eso no lo sabemos ciertamente. Sería como decir cuál es el verdadero sentido de la vida. ¿Tú lo sabes? Porque, el que dice que sabe, es el que no sabe. Porque todo no está en nuestras manos para saberlo.
 
 
* El observador es el problema, hasta que desaparece. Porque, entonces no hay nada. Sólo la conciencia y la percepción. 
 
 
* Siempre ha sido lo mismo: antes no estaba legalizado. Pero, los sobornos estaban ahí. Ahora lo han legalizado, creyendo que eso va a frenar la corrupción. Pero, el corrupto siempre va a encontrar la manera de corromper. Lo puede corromper todo: políticos, jueces, tribunales, policías, militares, funcionarios, etc.   
 
 
* La vida en realidad está sucediendo eternamente ahora. Pero con eso no nos basta. Por eso, queremos ver lo que pasó atrás. Pero, lo que sucedió en el pasado, se convierte en algo inabarcable, infinito. Por lo que todo, se convierte en un entretenimiento 'científico'.   
 
 
* Si miramos con microscopio, todos somos corruptos. Aunque unos son hipercorruptos.