El dolor es la enseñanza. 31-12-2014

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.
7855. Sin inteligencia la compasión y el amor no pueden ser. O mejor dicho: la compasión y el amor generan –es lo mismo- la inteligencia.
 
7856. La belleza está ahí cuando todos los deseos, miedos, luchas con su ansiedad y estrés, desaparecen. Pues entonces uno es eso que está observando, sea lo que sea, que hace que se convierte en belleza.
 
7857. Cuando uno ama, respeta, cuida eso a lo que ama para que pueda ser en todo su esplendor. Si ama de verdad, aunque sea el más grande tesoro que haya visto, no lo tocará egoístamente para llevárselo a su casa, gozarlo y deleitarse, exhibirlo, etc.
 
7858. El pasado está muerto ya no cuenta para el presente. Ya que el pasado se interpone con lo que hacemos, generando desorden, confusión.
 
7859. Toda identificación con uno mismo, nuestra realidad, ha de acabar, desaparecer. Pues como somos tan astutos la manejamos, dando continuidad al ego, al ‘yo’, con sus infinitas actividades. Por eso, sólo en la nada, el vaciado de la mente, es cuando llega el orden, el fin de la confusión, de los conflictos, de la dualidad.
 
7860. El pretender ayudar a los demás es algo tan difícil, que parece una pretensión, un deseo. Sucede lo mismo que con la belleza –que cuando la queremos ver ella no está-: mientras todo deseo aunque sea bien intencionado, noble, bien visto, esté ahí todo seguirá como siempre. Diciendo una cosa, pero haciendo otra: diciendo que queremos ayudar pero sin nosotros habernos ayudado para ser libres, ya sea de división, de conflicto, de nuestra mezquindad, pobreza y miseria.
Sin estar libre de división y conflicto interno, que por la fuerza de los hechos ha de salir y manifestarse externamente, toda pretendida ayuda es el fruto del condicionamiento, del miedo, de huir de nuestra desdicha,
 
7861. Todo en la vida –si es que queremos seguir vivos- ha de tener el sentimiento de gratitud. Ya que en un instantes nos podría llegar cualquier evento que nos destrozara todo lo que necesitamos para poder seguir tener lo necesario para seguir sobreviviendo.
Así que todo lo que nos sucede podría aún ser mucho peor de lo que es, de lo que tenemos: la vida -si es queremos seguir viviendo-, el dolor y el sufrimiento –pues lo malo también participa del infinito y puede serlo-.
Cada cosa que nos sucede, sea lo que sea, gratitud. Que es la comprensión de la vida, de nuestras vidas, de todo lo que nos sucede. Y ahí está la belleza, la sabiduría.
 
7862. Ver algo y en un instante descartar todo lo que se interpone con eso que estamos observando, ahí es donde llega la belleza. Que es la unión absoluta y total con lo que vemos, observamos, hacemos.
 
7863. Ir detrás de lo que queremos en el ámbito psicológico, espiritual, hace el efecto contrario de lo que queremos. ¿Qué es lo queremos? Ser libres, gozar de la belleza que hay por doquier, tener orden, ser honestos, no corruptos.
Y para ello, para ser libres, no ha de haber nada que nos condicione –ni deseo, ni obediencia a lo que ese dice, ni huir ni querer cambiar nada-. Solamente observar, ver -que es comprender- todo lo que está sucediendo y ello hará lo necesario para que llegue el orden, todo lo que necesitamos para poder sobrevivir adecuadamente.
 
7864. Nunca se sabe lo que puede suceder ante una petición, una necesidad. Por lo tanto, dejémoslo porque sería tanto como divagar, una especulación.
El problema está en creer que el país, la tierra que pisamos, es de uno, es 'mío'. Y donde está ‘lo mío’ y ‘lo tuyo’, ‘lo nuestro’ y ‘lo vuestro’, hay división, hay contradicción y enfrentamiento.
Como consecuencia, criticamos, cuestionamos, nos oponemos a los nacionalismos de los otros, pero no al nuestro. Lo que demuestra que somos mezquinos, miserables, descarados, tanto interna como externamente. Por lo que, todo el problema está en que decimos lo que tienen que hacer los otros lo que nosotros no hacemos.
Así que todo el problema es de relación. La pregunta: Tú, Alois, ¿hasta dónde estás dispuesto a dar? Pongamos que tienes un vecino que está enfermo, que es pobre, y vas a verle un día; y él te pide como un hombre desesperado que es, que te quedes a vivir con él para siempre, que le ayudes con tu dinero que tienes, etc.  ¿Comprendes de lo que se trata? ¿Nos estamos comunicando, estamos comprendiendo?
¿Puede haber amor sin  libertad? ¿Puede haber amor, que es orden, si hay conflicto, esfuerzo con su crueldad, haciendo  lo que no queremos, haciéndolo por obligación, por el mandato de una autoridad, ya sea religiosa, política, la de un líder, maestro o gurú, la autoridad judicial? No lo puede haber porque el amor implica sensibilidad, amabilidad, respeto, abstenerse de hacer daño, de manera que todo lo encontramos agradable, soportable.
Finalmente, creer que uno es el que puede solucionar los problemas de los hombres, es una pretensión vanidosa, ignorancia, la función del ego, del 'yo' que está operando.