Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 31-10-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

6487. Desde el principio hasta el final, lo que cuenta es vivir sin división ni conflicto. ¿Puede eso hacerse una realidad? Investiguemos, miremos como opera el pensamiento, y tal vez, si somos afortunados, sensibles, lo sabremos.

No nos podemos fiar de lo que han dicho, este o aquel, que dicen que sabía mucho, era un santo, etc. Pues, ellos también vivían en la confusión, en el desorden. Porque eran seres humanos como todos: querían, pero no podían -querían ser santos, perfectos, pero eso no se puede conseguir-.  

 

6488. La enseñanza que nos pueden dar los animales, es la misma que nos pueden dar las personas. Pues, los animales y las personas, están programados para lo mismo: sobrevivir, cueste lo que cueste. Y por eso, alimentarse, defenderá y atacar.

Las personas hacemos lo mismo que los animales, pero más elegantes, educados, diciendo que no queremos hacer lo que hacemos: matar a los demás que también nos quieren matar. 

 

6489. ¿El odio, que está dentro de nuestras vidas, se puede erradicar? Mientras el odio sea en doble dirección, ¿cómo puede cesar ese odio, que infecta nuestras vidas de maldad, de miseria? Tanto el que odia, como el odiado, sienten el mismo odio. Porque, el odio es la venganza. Y el que recibe la venganza, es preciso que le genere odio, al recibir un daño, un mal.

De manera que, el odio no puede desaparecer. Odio a nuestra miserable, corrupta vida, que miente, que se aprovecha de las ventajas que le llegan, para sacar un beneficio inmoral. Sin importarnos el daño que causamos a los demás. ¿Podemos descartar toda esa manera de vivir, egoísta, corrupta, que falsea la realidad, para sacar un beneficio a costa de los demás, usando la prepotencia de la crueldad, las armas, la violencia?

Si no hay empatía, si no hay un cese de la división, si no hay compasión ni amor, el odio, la crueldad, la violencia, no puede cesar.

 

6490. El amor no se puede manejar. El amor es una rareza, caprichosa. Puede venir y desaparecer, de la misma manera sorprendente.

 

6491. La guerra es la consecuencia de la mala política. Es decir, de las malas actitudes, de los que votan a los políticos. Pues, la guerra, la violencia, no sale de la pared. Somos nosotros, los que llevamos dentro, al estar divididos, y la exteriorizamos en nuestra manera de vivir. 

 

6492. Si estamos para los otros, es porque los otros aceptan que estemos por ellos. Porque, se podrían negar a que los ayudemos. Lo que quiere decir, que todo está unido entre sí. No hay sólo uno importante. Todos somos importantes, vulnerables, necesitados.  

 

6493. Dios es amor. Pero, ese dios mata con los terremotos. Mata a los jóvenes, que mueren por enfermedades incurables. Y genera dolor, mucho dolor a todos los que viven. Y algo de felicidad y alegría.

Aunque ese dios, no es dios. Porque, dios, o lo que sea, es todo lo que no se puede comprender ni nombrar. Por eso, hablar de dios es una pérdida de tiempo. 

 

6494. Las promesas de amor, ¿se pueden cumplir en lo referente a la sinceridad, a la continuidad? El pasado, lo que se diga, no tiene ningún valor.

 

6495. Al final, harán bueno lo malo. Y lo malo, bueno. Y, es que están atrapados con el fanatismo nacionalista centralista español, la monarquía, etc.  

 

6496. Sí, pero esa explicación no resuelve el problema. Lo que está claro es que, no sabemos el futuro como será. Como nadie se podía imaginar hace cien mil años, como vivimos ahora.  

 

6497. ‘¿El suicidio es de cobardes o valientes?’

Es de desesperados, tanto expansivamente, como entrópicamente.  

 

6498. ¿Una epidemia, pasar una guerra, quedarse ciego, arruinado, vivir en la calle sin tener nada, no es malo? 

 

6499. Lo que constituye un bien para uno, es a la vez un mal para otro. Por ejemplo, cuando pierde un equipo de fútbol, es bien para el ganador, pero un mal para el perdedor. O, cuando el cazador mata a un animal, se alegra y constituye un bien. Pero, el animal es el perdedor, recibe un mal.

El bien y el mal, en el ámbito macro parece que no exista. Pero en el ámbito micro, el mal se ve más claramente. 

 

6500. En las trincheras estás con la muerte, el dolor, la miseria humana. Y es preciso que, ante ese reto tan perturbador, uno se acoja a algo que sea más poderoso.

Aunque, las plegarias sirvan para poco. Sólo para humillarte, auto derrotarte, hacerte humano, compasivo, humilde, pacífico.

Aunque sea en unos instantes angustiosos, liberadores del miedo. Porque no se ven a las personas, como enemigas.  

 

6501. Todo lo que se diga sobre dios, eso no va a ser una descripción exacta, real. Pues, ¿cómo se puede describir con palabras, lo qué es el infinito, la totalidad del universo?  

 

6502. Y, ¿qué había antes de la proteína, del aminoácido? ¿Qué había antes del caos, de la energía, de la nada? O sea, quien creó a ese pretendido dios. Luego, quién creó al creador. Y así, en unas preguntas y respuestas que no tienen fin.  

 

6502. ‘¿Se puede demostrar su existencia? ¿Qué es dios?’

Con palabras, parece ser que no. Ni con conceptos, ni ideas, teorías, etc.