Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 29-11-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

6873. La diferencia que hay entre un chimpancé y un ser humano, es un millón de años de evolución. Si pudiéremos ver lo que haría, cómo viviría, el chimpancé, dentro de un millón de años. Veríamos que haría lo mismo que nosotros: hacer todo lo necesario para vivir, reproducirse, al precio que sea.

Es decir, luchar, enfrentarse a los demás, ser cruel, violento, matarse unos a otros, ya que todos también quieren lo mismo. Esa es nuestra programación, condicionamiento -el ‘mandato divino’-.  

 

6874. Sólo existe la meditación, que es el resultado de la ausencia de división interna. Donde el 'yo', y su trama de inventos, no puede operar. Es el fin del parloteo de la mente. Donde sólo hay la consciencia y la percepción de lo que sucede, sin elección, sin opción.  

 

6875. ‘Todos vivimos ensueños oníricos'. Pero, cuando hace frío si no nos resguardamos de él, nos enfriamos, enfermamos, sufrimos, generamos desorden. Una cosa es lo que la mente puede elucubrar, generar. Y otra pisar el suelo y encararse con la realidad, lo que el cuerpo, necesita.

Ese es el error del esoterismo: creer que el poder de la mente va a inventar algo que va a derrotar a la vida tal y como es ahora: el imperio de la naturaleza, de destrucción, transformación, construcción. 

 

6876. En un mundo donde la mayoría -los acomodados al sistema, al establishment-, viven con ansiedad, estrés, persiguiendo el placer. No hay tiempo para preocuparse, de lo que le pasa al vecino, al compañero de trabajo, a los que estudian con nosotros.

Por lo que, como sucede con los accidentes de coches, donde mueren millones cada año en todo el mundo, también sucede con los suicidios.

Siempre se han suicidado las personas. Pero, como ahora nos enteramos de todo lo que sucede en todo el mundo, parece que todo sea más aterrador. Y, como también hay más millones de personas, es preciso que todo lo que es endémico, aparezca con una ratio mayor.

¿Podemos deshacernos de la depresión, de la ansiedad, del estrés, de los suicidios? Parece ser que no. Porque, hace cien años, donde todo estaba sin tantas máquinas, coches, viajes, etc., es decir no íbamos con tanta prisa, ansiedad, también había suicidios, igual de escalofriantes como los hay ahora.   

 

6877. La razón llegada un momento, ya no sirve de nada. Pues, las palabras, los pensamientos, no sirven para poner orden. El orden llega, cuando nuestra atención es total, donde el pensamiento no puede seguir a la realidad. Que es cuando estamos no fragmentados, sin división interna.  

 

6878. No podemos saber el sentido, el motivo de nuestra existencia. Podría ser que la tierra, fuera como una gran despensa donde todos nos comemos unos a otros. Los animales lo hacen. Y los seres humanos, nos comemos a los animales.

Ahora, si todos nos alimentamos, ¿para qué estamos en la tierra? Cuando las personas eran pocas, desnudas, los más poderosos animales se los comían. Formaban parte de su alimentación. Pero, ahora el hombre ha dominado a toda la naturaleza. De manera que, es raro que un animal devore a una persona.

O sea, que nosotros ya no tenemos enemigos que nos puedan devorar. Pero, el sentido de que nosotros vivamos en la tierra, parece inescrutable. Aunque parece que sea un gran parque temático, un gran zoo, un juego, una distracción. 

 

6879. ‘¿Quién maneja el futuro ya que no es aleatorio?’

¿Eso se puede saber? Parece ser, que nadie lo ha sabido. Ni el físico ni el psíquico. Por lo que, la pregunta es: ¿para qué lo queremos saber? Cuando lo que importa es saber: ¿cómo nos liberamos del dolor?  

 

6880. La libertad, que es amor. Es lo más peligroso, pues nos quita los frenos. Porque, para que venga la libertad, hay que morir a lo viejo, al pasado, a lo conocido. Lo que quiere decir, que nos quedamos desnudos, vacíos, sin nada, en la nada. Y paradójicamente, es cuando más seguros estamos. Porque, el ego en ese ámbito no puede operar, ser. 

 

6881. Toda persecución, por querer alcanzar cualquier cosa, una idea, un objeto, una persona. ¿No nos divide del presente, del ahora, de lo que está pasando, de la realidad? Y si hay división, ¿no se genera desorden, confusión? Y, a continuación, llega el enfrentamiento, el odio, la agresión verbal, la violencia.    

 

6882. El núcleo de las Enseñanzas.

¿Quiénes somos nosotros sin relación? Estar relacionados con el cuerpo, con las personas, con la naturaleza, los animales, las nubes, con todo lo que es la vida, la muerte. Entonces, sino hay una buena relación, nos hacemos feos, amargados, fragmentados. Nos convertimos con personas aisladas, agresivas, peligrosas. Pues, al estar heridos psicológicamente, somos recelosos de todo, culpamos de todo a los demás.

Así que, una buena relación para que sea, uno tiene que ser fuera de la división interna. Entonces, tiene que descubrir por qué está fragmentado, dividido. Es entonces cuando nos a demos que la causa de la división, es la ignorancia, que genera el miedo. El miedo al presente, al pasado, al futuro, el miedo a lo nuevo, a lo desconocido.

Y, es por ese miedo, que nos agarramos a lo conocido, nos dejamos atrapar. Luchamos, hacemos la guerra para defender lo viejo y conocido, las ideas, las teorías. 

Y entonces, sin la buena relación, la vida, la existencia, se convierte en un infierno.