Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 28-02-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

 

1647. Las relaciones personales o no, con las personas, los animales, si son buenas, adecuadas, van influir en el cuidado de nuestro cuerpo, en su salud. 

 

1648. Cuando vamos a vivir, donde se hablan dos idiomas, ¿verdad que es adecuado enseñarse el idioma que es propio de allí? Pues, despreciar este idioma, es una falta de respeto, a las personas que hablan este idioma.

Además, si nos enseñamos este idioma, va a generar ganancias. Pues, cuando contratan a alguien, lo prefieren bilingüe. Ya que los clientes son de ambos idiomas.

 

1649. Es de mala educación, señal de ausencia de inteligencia, lavar los cerebros a las personas vulnerables, ignorantes, para su propio bien, sacar un beneficio material, egoísta.

El lazo amarillo ha sido, es y será una señal que su portador es solidario con las personas oprimidas por los dictadores tiranos. Que no ven más que su fanática idea, teoría, integrista. Y, que son capaces, de provocar una guerra, con tal de persistir ejerciendo como dictadores tiranos, integristas. Que oprimen, por su mayor fuerza y poder, a los que los cuestionan para que dejen de oprimirlos, explotarlos. Tratarlos como si fueran personas, que no merecen ser libres.

Y, es mayor su desgracia, porque creen que dependen de esa dinámica dictatorial, tirana, para poder seguir siendo lo que son como personas, con esas maneras opresoras, injustas, brutales. Es decir, al no dar la libertad, por la fuerza de los hechos, han de seguir con la crueldad de reprimir la libertad. Porque, su desgracia es, que están mal ubicados. ¿Pues, alguien soporta el papel, el lugar, de tirano dictador, que está contra la libertad, se opone a ella, con todos los medios a su alcance?

 

1650. Estemos con el miedo, sin huir de él. Pues, así el miedo nos contará su secreto -que es una ilusión-.   

 

1651. El amor y la música, no se ven. Pero se notan sus efectos, con sus resultados. 

 

1652. Aunque nos parezca mentira, todo tiene su sentido, su lugar, su momento. Un cuchillo, puede sernos de utilidad para cortar alimentos. Pero también, para atacar a alguien. Y, aun así, usarlo como defensa ante un animal, que nos puede querer atacar. 

Pero, lo que determina, el valor de los actos, es: ¿para qué lo hacemos, si es sólo egoísmo o no?  O es sólo, lo que llamamos amor puro, real, verdadero: la ausencia de división, conflicto.

 

1653. El hombre es, como es: quiere, pero no puede. Quiere ser bueno, pero no lo es; pues allá donde va trae su desorden, su confusión. Hace promesas, que no cumple, no puede cumplir. Cuando hace, y dice que es por amor, es por su propio beneficio.

 

1654. Los animales que domesticamos, que viven con nosotros, y dependen de nosotros, nos hacen como si fuéramos el macho alfa. Y no actúan como nuestros amigos, sino que lo hacen por devoción, sometimiento, miedo. 

 

1655. No se trata sólo de la enseñanza, de lo que dijo, Jiddu Krishnamurti. Pues, la enseñanza, se trata de que uno ha de comprender cómo funciona la vida. Y cómo funciona, el pensamiento, la mente, los hombres.

Y todo eso, se puede hacer con la ayuda de Jiddu Krishnamurti. U observando atentamente la realidad, cómo viven los animales, cómo vivimos nosotros las personas.

 

1656. La sensibilidad adormecida, o de lo que no podemos observar ni percibir, por la manera superficial de vivir. Pues, estamos desatentos, a lo que nos parece serio. Dejándonos atrapar por el ruido de la mundanalidad, la emoción, el sentimentalismo, el fanatismo.

Pues, no queremos estar solos, nos molesta la soledad. Queremos el grupo, donde nos sentimos seguros. Sin darnos cuenta, que en la vida no existe la seguridad.  

 

1557. Algo que nos puede aclarar lo que hacemos, por qué lo hacemos, es preguntarse: ¿A dónde queremos ir a parar con todo lo que hacemos? Entonces, veremos que todo se puede convertir, hacer desordenado, confuso. Pero, esa pregunta, tiene que estar ahí siempre: ¿A dónde queremos ir a parar con todo lo que hacemos?