Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 27-07-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

4410. Cierta vez, Jiddu Krishnamurti, estaba platicando con unos jóvenes. Y les decía: Tienen que estar informados, saber lo que está ocurriendo en el mundo. Lo que quieren que hagamos. Porque, no sabemos nada. Pues, si a mí me agredieran violentamente, no sé cuál sería mi respuesta.

 

4411. Volvemos otra vez, ¿cómo te liberas de la creencia, del pensamiento, del tiempo psicológico, el devenir, para siempre? No puedes, has de vivir, jugar con todo ello. Puedes, decir que te liberarás de esta u otra manera. Pero, el hecho es que la vida -el 'yo- nos desborda.  

 

4412. Para JCBG. Experto en grandes carnívoros. Miembro de la Iniciativa Europea Grandes Carnívoros de la UICN.

He leído de entrevista, en el diario X, 23.07.2018. En relación con la reintroducción de los osos; y sus problemas con los seres humanos, y las matanzas del ganado: caballos, ovejas, animales domésticos, etc.

¿Por qué, esa obsesión de querer reintroducir a los osos, cerca de los seres humanos, de dónde viven? ¿Tú crees que eso va a resolver los problemas que tenemos, económicos, de pobreza, de miseria, de injusticia, de mala redistribución de la tierra, de la riqueza, de la destrucción de la naturaleza por nuestra manera de vivir?

Hay un problema que no te das cuenta: Hace cien años, había muy pocos coches, las personas casi no se movían del lugar donde vivían. Por lo que, todo era más grande, espaciado, salvaje.

Ahora, muchos tienen coches y se desplazan por todas partes, montañas, bosques, playas, etc. De manera que, no hay ni un sitio que se parezca a un paraje selvático, salvaje. Además, hay millones de personas, que tienen escopeta de caza, deseosos de matar, que las quieren usar.

Por tanto, reintroducir los osos en un espacio reducido, cerca de los seres humanos, parece una estupidez. Ya que los oso, van a molestar a los humanos; como estos, van a molestar a los osos.

Hay otra cosa que llama la atención, ¿verdad que tú amas a la naturaleza, a los animales? Sí es así de verdad, ¿cómo vas a introducir en un paraje, donde viven en plena naturaleza caballos, ovejas, animales domésticos, etc., que como es de prever los osos los van a matar, para comérselos o por instinto, distracción, diversión?

Además, con esa actitud de reintroducir un depredador tan poderoso, asesino, estás despreciando a los otros animales que se convierten en sus víctimas. Y entonces, estás actuando como un dictador, que impone a otro dictador, que ya hace mucho tiempo que desapareció del lugar. Y te conviertes en racista, que desprecia a unos animales, para favorecer a los más poderosos.

Todos los animales, como los seres humanos, son iguales. Y no debemos favorecer a una especie a costa de otra especie. Repito eso es racismo animal.

Lo más curioso, es que los que defienden la reintroducción de los osos, todos viven muy lejos de donde se los va a reintroducir. Por lo que, esos esnobs no van a sufrir las matanzas de los animales. No van a tener el miedo, de que por la noche les empuje las puertas de sus casas, de sus corrales.

Tampoco experimentarán el susto de verse ante un gran animal salvaje. Esas personas superficiales, banales, que viven a cientos de kilómetros de los osos, alguna vez harán una excursión donde les dirán cuál es el mejor sitio, para si tienen suerte poder verlos unos momentos.

Pero, ellos seguramente serán indiferentes a los problemas, que tienen las personas, que viven con los osos. ¿Les preguntarán cuáles son sus problemas, sus necesidades, las dificultades de convivir con los osos, cuáles son los peligros, las matanzas del ganado, de la fauna autóctona? ¿Qué es más importante, un oso, la fauna, o los seres humanos?

Luego, al final del día, esas personas superficiales, vuelven a sus casas, a sus apartamentos, cargados con fotos, con lo que han filmado. Y ahí se cierra todo: todo es un capricho de los ricos, caprichosos de las grandes ciudades, que se han vuelto idiotizados por esa manera estresante, neurótica de vivir.

Claro, todo a costa de varias decenas de miles de personas, que han de sufrir lo que es el vivir con una bestia salvaje, cerca de donde ellos viven.

Ahora la pregunta: en realidad, ¿qué empeño tienes en trabajar a favor de los osos u otros animales salvajes, para reintroducirlos en Europa? Primero, abundante dinero, después la vanidad del mando, del renombre. 

¿Y el amor, dónde está? Pues si hubiera amor, no molestarías tanto a los animales de la zona, ni a las personas que viven cerca de allí. Donde los osos campan por allí, haciendo lo que tienen que hacer: matar a quien encuentran para poder sobrevivir.