Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 26-10-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

6448. Eso es una ilusión. Un condicionamiento. La belleza está tanto en la soledad, como en compañía. A unos les gusta la soledad, otros la compañía. Todo es cuestión de gustos, es decir del condicionamiento. 

 

6449. Felicidad vs. gratificación.

¿Puede haber felicidad sin orden? Nosotros estamos convencidos que hay algo que nos traerá la felicidad. Y es a eso, en lo que nos obsesionamos. Nos dedicamos a los deportes, como espectadores, o corriendo. Nos dedicamos a la búsqueda del arte, en los museos, en los magazines, en las catedrales, en los edificios modernos o antiguos. Otros se dedican a conseguir dinero, propiedades.

Y por supuesto, todo eso da placer. Pero, el placer nos ciega. De manera que, no podemos ver la realidad. No la realidad de lo que está pasando en la calle, en unas oficinas, en los grandes almacenes, si no lo que está pasando en nuestras vidas egoístas, insensibles, indiferentes.

Creemos que como tenemos empleo, dinero, casas, coches, una posición social, etc., todos los que no lo tienen, son como de una casta que no sufre como nosotros. Y por eso, los tratamos abusando de ellos, hablando mal de ellos, infravalorándolos, exigiéndoles el orden, que creemos que tenemos -pero es el orden material, egoísta-.

¿Puede en ese desorden y anarquía en que vivimos, florecer la felicidad, la belleza? Sin sensibilidad, sin empatía, sin afecto, sin un trato compasivo, sin ser cariñoso ni respetuoso, ¿podemos ser felices, puede haber eso que está más allá de las palabras, del desorden?

Sin una vida de honestidad, sin corrupción, todo es una basura, un ruido, un tumulto, aunque nos duchemos y nos cambiemos la ropa todos los días. El deseo, tampoco nos trae la felicidad. Sólo cuando no queremos más y más, de lo que ya tenemos, que la belleza, la felicidad, está en nosotros.

 

6450. Pero, si el 'yo' siempre está ahí. La pregunta es: ¿Por qué exigimos, porque creemos, que algunas personas no tengan ego, 'yo'?  

 

6451. Como el observador, es lo observado. JK, es como tú, como cualquier persona, básicamente en lo psicológico. No se puede decir nada más. Edward, o lo ves o no lo ves.  

 

6452. ‘¿Hay? ¿Es posible vivir una vida como un ser humano sin ego?’.

Esa es la pregunta que todo ser humano se tiene que hacer sinceramente, honestamente. De lo contrario la igualdad espiritual, psicológica, no podrá de ser. ¿Por qué creemos que hay algunos seres humanos, que no tienen ego, no tienen 'yo'?  

 

6453. Todo el condicionamiento, es el mismo: el que nos obliga a actuar de una manera que no se puede evitar.  Sólo se puede ir más allá del condicionamiento. Pero todo seguirá igual.

Es como si uno dice que no hace ningún daño a la vida, a los animales, pero los mata para comer. O los vegetales, que también mata, roba, pisa las hormigas, lo que está en el árbol que vive allí.

Lo mismo pasa cuando una mujer se enamora de un solo hombre, que está haciendo daño a los otros hombres, que también la deseaban como pareja. O sea que el mal, siempre está ahí, con nosotros.

 

6454. ¿Qué es el observador, es lo observado? ¿No quiere decir que todos somos básicamente iguales en lo psicológico? 

 

6455. Como tú, como yo, como todos. Todos estamos condicionados. Nadie se escapa.   

 

6456. He leído tu escrito, X. Y aquí se ve en la confusión donde vivimos. Hay unos que son implacables -aun sabiendo que hay muchos, cientos, colegas que no ven motivo para sancionar-. Pero esos implacables, cuando les toca a ellos, no quieren que sean implacables.

Es decir, la acción y su reacción -el karma-, lo queremos aplicar implacablemente contra los otros. Pero, nosotros queremos que esa ley, que sí que es verdaderamente implacable, no actúe ni se aplique a nosotros.

Lo que quiere decir, que somos dictadores, tiranos. Vivimos en el absurdo. Porque, se supone que nadie quiere ser dictador ni tirano. Al menos, que se lo digan y aireen por todo el mundo.

Todo ello, está motivado por actuar indebidamente. Porque, no se dan cuenta que la libertad, es amor. Y contra el amor no se puede ir. Y si se va, vienen sus consecuencias, que son muy largas, duran generaciones. Porque del mal, sólo puede llegar más mal, más miseria humana.  

 

6457. Si yo voy más allá de ti. Eso quiere decir, que tu música que haces no me interesa. Porque, la encuentro que no es verdadera. Hay un engaño conscientemente o inconscientemente. Eso no quiere decir, que te aniquile, te destruya.

Es que te encuentro infantil, superficial, otro juego más de la vida, decorado con bellas palabras, liturgia, seguidores, una especie de religión, etc.

Repito, no la destruyo. Pero, no me seduce, como sí que lo hace lo verdadero. 

 

6458. El problema no es lo que hace uno. El problema está en comprender, en ver, que lo que uno hace, piensa, es lo que hacen todos los demás -queramos o no, ya que estamos presos del 'yo', de la tierra, no hay escape posible-.

No hay sólo un único profeta, mesías, un único elegido, eso es el absurdo de la religión. Hay un momento que lo externo y lo interno son lo mismo, porque no existe, no opera, la división. Si tú y yo, tenemos las mismas pulsiones básicas, eso es porque todos también las tenemos. La naturaleza, la vida en su esencia, en su raíz, en su paradigma no admite diferencias: los mamíferos tienen cuatro patas, se alimentan de leche al nacer, todos están obligados para intentar reproducirse si es que los otros, que también lo quieren, les dejan. Por tanto, en lo psicológico es preciso que tengan también, las mismas pulsiones, necesidades.