Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 24-12-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

7171. Los del mundo Krishnamurti, ¿no son excesivamente tolerantes con su maestro, que lo han idolatrado, con sus caprichos, su vida derrochadora, sus peculiaridades, sus amigos muy importantes -políticos, etc., alta sociedad-? Sé que dicen: en última instancia lo que es importante es la verdad y no lo que dice o hace cualquier maestro. ¿Seguro? Entonces, por qué le tienen tanta simpatía, lo toleran, lo siguen. Pues, lo que él es, va a mostrarse de una manera o de otra.

¿Al menos no lo encuentran chocante? ¿Él no insistía en cuestionar esa vida, que genera desorden, división, indiferencia con los menos afortunados? Por supuesto, que él estaba atrapado -como todos estamos- por su destino de gurú de personas, con una cultura y entendimiento que nada tiene que ver con los menos afortunados.  

 

7172. La verdad, ¿no es el dolor de no saber nada, del vacío? Pero, en ese vacío, ha de estar la compasión, el amor. ¿Es eso posible o sólo son palabras?

 

7173. ¿Todos nos somos responsables de lo que está pasando? Pues todo conflicto, ha de ser con dos partes o más. De manera que, señalar solamente a uno, es cosa de superficiales, de histéricos, de subdesarrollados mentales, fruto del odio. 

 

7174. ¿Toda idea o teoría, por sagrada que nos parezca, todo consejo por benéfico que sea, no nos divide de los demás -que también tienen sus ideas, teorías, planes, esperanzas, etc.-? Los gurús, los maestros, están llenos de ideas, de vanidad, del deseo de la persecución del placer.

Todos los gurús, las religiones organizadas o no, son lo mismo, hablan y hablan de todo lo bueno, de lo favorable de ser bueno. Pero no dicen nada de la realidad, de la verdad. Que las personas, somos quiero, pero no puedo.

Queremos ser buenos, sin darnos cuenta que eso no es posible. Un abogado, si defiende a uno, va a hacer daño a otro. Para vivir, sobrevivir, hemos de comer y, por tanto, hacer daño a eso que comemos. Y, esto que estoy diciendo, va a hacer daño a alguien que lo lea.

 

7175. ¿Por qué no puedes ver que, todas las personas en lo básico, somos iguales? Pues, todos hemos de comer, hemos de tener un apartamento, un empleo, hemos de tener el suficiente dinero para pagar los gastos domésticos -limpieza, reparación de los aparatos, o compra de nuevos-. También necesitamos que nos respeten, que nos traten con amabilidad, queremos tener buenas relaciones, no queremos a los que nos ponen en peligro nuestra reputación, cuando se acercan a nosotros. Queremos que los políticos, los gobiernos no sean corruptos, ladrones, inmorales. ¿Dónde ves la diferencia, izmitard, con los demás que también necesitan lo mismo que tú?

Sé que esa igualdad, es difícil de asumir, porque nos desnuda de lo que creemos que somos -únicos, más valientes, activos, en posesión de la verdad, etc.-. Pero hagas lo que hagas, todos de una manera o de otra hacen lo mismo. Y finalmente, todos queremos seguridad. Por eso, hemos inventado las fronteras divisivas, los nacionalismos, los bloques, los partidos políticos. Pero no nos damos cuenta, que la seguridad no existe en absoluto. Sólo la total inseguridad.

 

7176. ¿No te das cuenta que estás perdido? Cuando dices: ‘En cuanto a si estaría dispuesto, mire, precisamente yo no soy revolucionario de nada. No quiero imponer nada a otros, ni revelarme a tiro limpio... Pero tampoco voy a consentir que unos niñatos con métodos mitad nazis mitad gánster me extorsionen para quitarme lo que es mío. Por tanto, sí: lo defenderé... Si me lo intentan quitar’.

Estás perdido, porque eso que dices de los otros, que son niñatos, etc., dicen lo mismo que tú. No creas que es tan sencillo, todo. Aunque hayas participado dos años en una guerra -en Bosnia-. Porque, se supone que querrás la paz, en vez de guerra y su carnicería. Pero, esa paz tan precisa, tiene un coste.

Y el coste es, primero que nada, no insultar ni humillar al que no piensa como nosotros. Pues, esos insultos y humillaciones, lo que hacen deshumanizar a las personas que decimos que son nuestros enemigos. Haciéndonos creer, que no son humanos, sino son como animales salvajes. Pero, los otros también hacen lo mismo, tratar de convencer a todos de que eres como un animal fiero, salvaje.

Luego, si ves a los otros como humanos que son, has de ver que también tienen sus necesidades, los retos, que los apremian a matar, a ser cruel, violento. Porque, se han metido en una dinámica, que quieren lo que no pueden tener, sino es por medio de la violencia, la guerra.

Por tanto, hay un empate en todo, en las necesidades. Por qué, Enrique, no puedes ceder, renunciar, ¿dejar de ser egoísta? ¿Por qué, no puedes dejar de darle tanta importancia a tu país, a tu nacionalismo, a tus fronteras, a la raza, a las costumbres, folclore, a la bandera, a lo que te hace llorar de emoción, de sentimentalismo?

Así que. Si no morimos a todo eso que nos divide, fragmenta, seguiremos estando acabados. Dispuestos a destrozarnos, asesinarnos. Por unas ideas, teorías, que es lo que son todas esas tonterías de los nacionalismos, países, fronteras, religiones, partidos de centro, de derechas, e izquierda.