Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 23-12-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

7161. Te muestras muy atrevido. ¿Te crees perfecto? ¿Crees que esos políticos, que son como todos, son perfectos? Baja de la higuera y mira la realidad. Y no inventes la realidad, que a ti más te gusta. Si no lo haces, serás como todos: quiero, pero no puedo. Y entonces, sí que lo verás y te conformarás.  

 

7162. Te olvidas, que este país está en Unión Europea, depende de ella. Y, los europeos, no son como los charlatanes que escriben aquí. Ellos son mucho más serios, democráticos, realistas. No se andan con nacionalismos, español, catalán, etc. Pues, ellos sólo quieren su nacionalismo europeo. 

 

7163. Y que son amigos -los dos- de la teocracia musulmana, que comparten negocios. Venden armas, para masacrar a un país de miseria, donde miles y miles de niños muere de hambre, por las bombas y armamento que les venden. ¿Cuánto dinero habrán recibido por engrasar los negocios -venta y compra-?

 

 7164. Estás muy alterado. Y no dices la verdad. Cuando das toda la culpa a una parte. La culpa siempre es de las dos partes. ¿Comprendes de que se trata? Se trata de decir la verdad. Para que no hay más desorden, confusión, anarquía.  

 

7165. ¿Y crees que así se va a solucionar todo? ¿Te crees que los otros están muertos, son idiotas, imbéciles, cretinos? Pues, despierta que no lo son. Son como tú, como todos. Si les tocas, te van a tocar.  

 

7166. Gracias. Siento el error.

 También podríamos decir, una experiencia mística, espiritual, de compasión y amor por todo lo que es la vida.  

 

7167. Quédate con un sentimiento y mira qué pasa.

Es tan difícil dominar la mente. Hasta que nos damos cuenta, que es imposible. Lo es, porque la vida también es ingobernable. La vida -el cuerpo- y la mente son lo mismo, una no puede vivir sin lo otro. Por tanto, no hay más remedio que, cuando nos llega algo, una enfermedad, un dolor, una situación desagradable, un gran reto, estar con ello. Pues, eso que tenemos, que nos ha venido, no se puede hacer nada para que desaparezca enseguida.

Es como cuando uno está enfermo en la cama -no tiene la energía suficiente para poder andar-. No tiene más remedio que estar encamado, sin poder hacer nada fuera de la cama. ¿Por qué, queremos huir de esa situación? ¿Es por vanidad, es por miedo, es porque nos creemos precisos para atender el negocio, los compromisos, nuestra familia? La mente no va a parar de idear, de proyectar, de hacer planes para mañana, unos días, unas semanas. También mira el pasado, que coteja con el presente. Se agarra a ese pasado como una referencia segura, ya que siempre ha salido vencedora, porque sigue estando viva.

La pregunta: ¿Podemos disfrutar de la enfermedad, de los problemas, de lo que digan los demás al respecto, de ese presente que no nos gusta? Pruebe a ser feliz, no se salga de su destino, que le atraído ese estado que le ha destruido todos sus planes, todo lo que antes era absolutamente necesario, preciso. Si tiene la fortuna de olvidarse de todo, lo que era importante, entonces verá que la belleza está ahí. Y verá, lo más maravilloso: que todo tiene sentido. Que todo está unido.

 

7168. Físicamente, los contrastes son precisos -el agua y el secano, la noche y el día, etc.-. Pero, ¿psicológicamente podemos ir más allá de ese contraste, esa dualidad? 

 

7169. ¿A ver qué día te pondrás a contar las verdades sobre tu policía, que debe de estar hasta el cuello? Como todas las policías. De lo contrario lo que haces, es enguerrarlo todo. ¿Tú quieres la paz, el fin del conflicto, el desorden, el caos, la anarquía? Supongo que dirás que sí. Pues demuéstralo con hechos y no con palabras, que no sirven para nada, porque tus hechos dicen lo contrario.

 

7170. Vamos a ver. ¿Tú, ves tus defectos?  Claro que los verás -tienes tu nacionalismo, divisivo, conflictivo como todos, eres católico que también te divide de los que no son creyentes, etc.-, ¿pero puedes hacer algo para que no seas divisivo, conflictivo? No lo puedes hacer, te gusta humillar, insultar a los que no piensan como tú. Por tanto, si tú no puedes dejar de ser divisivo, conflictivo, ¿cómo quieres que los otros vivan en orden, no divisivos, no conflictivos? Si todos somos iguales, lo que quieres tú, también lo queremos todos: que nos respeten, queremos ser libres, independientes, que no nos opriman ni obliguen, queremos tener salud, dinero, seguridad, ser felices. ¿Dónde está la división entre nosotros, entre toda la humanidad?

Entonces, si ves todo esto claro, lo comprendes desde la misma raíz, ya no ensultarás, ya no te dominará el odio que tienes a los que no quieren lo que tú. Y entonces, darás la oportunidad a la paz, al fin del conflicto, del odio, de la violencia, los deseos de hacer las matanzas en masa de la guerra.