Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 23-06-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

4079. La autoridad en su esencia es divisiva. ‘Yo sé y tú no’. Yo mando y tú obedeces. Pero, como siempre ocurre, esos términos se pueden invertir, hacerse iguales, cuando a una autoridad le responde otro que también es autoridad, y dice que hay que obedecerle porque él sabe y el otro no. 

Si cada uno acepta su parte de culpabilidad, que su ‘yo’ está activo, entonces la realidad, la verdad se muestra en todo esplendor. Donde todo queda expuesto, nos muestra desnudos, tal cual somos.

El problema está cuando a pesar de ver lo que es la realidad, la verdad, la mente sigue con su conflicto, su parloteo, su momento eufórico, y el momento de bajón depresivo, de frustración. 

Por lo que, solamente queda vivir con eso, estar con eso, sin huir, ni querer cambiarlo. Y entonces, si es afortunado, verá cual es el secreto que le hace vivir de una manera o de otra –‘negativa’ o ‘positiva’-. 

 

4080. Tal vez, es que está tan harto del poder y de los problemas que él, en su estupidez y superficialidad, genera. Que siente que todo eso, tal como va, puede acabar con su presidencia.

Y entonces, cada acción que hace es más imprudente, escandalosa, inhumana. Falta saber si sus fanáticos, superficies, retrógrados seguidores, lo seguirán siendo. 

 

4081. Con el sexo, tal cual somos en la actualidad, no hay bromas. Lo que tenemos que comprender, es que cuando hay un esfuerzo para obligar a una mujer, que no quiere sexo con uno, para penetrarla, etc., eso es una crueldad inmensa, maldad, miseria humana. 

 

4082. Todo es una mentira, para seguir con esa mentira. Que, aunque se revele, tiene poco valor, importancia. Pues, el dinero cuando corre, desaparece. No se sabe dónde está, quiénes lo tienen escondido. 

 

4083. Pero, si los jueces y sus sentencias, para las mujeres que se sienten defraudadas, rabiosas, guerreras, no sirven para nada. Todo lo que digan los que quieren defender a los violadores, los consideran basura, fachas, carcas, retrógrados.    

 

4084. Pero, si los jueces y sus sentencias, para las mujeres que se sienten defraudadas, rabiosas, guerreras, no sirven para nada. Todos lo que digan, los que quieren defender a los violadores, los consideran basura, fachas, carcas, retrógrados.

Lo que han conseguido los jueces, y sus erráticas decisiones, ha sido generar una revolución, una revuelta contra ellos, y el estado que los defiende, consiente, apoya. Con su retórica burocrática, pelota, por el miedo que les tienen.

Cuando son personas como todas, capaces de romperse mentalmente. De manera que necesitan ayuda psicológica, psiquiátrica, como a cualquiera nos puede pasar.  

 

4085. Todo lo que digamos, publiquemos, informemos, con toda la buena voluntad, tanto se puede negar, como afirmar, infinitamente.

De manera que, todo se convierte en una especulación, en un entretenimiento, en una pérdida de tiempo. 

 

4086. El problema está cuando hacemos una teoría, una práctica, de lo que tenemos que hacer. Y entonces, la práctica, la idea, adquiere toda la relevancia, importancia, que lo que necesitamos conseguir. 

 

4087. Eso sucede, llega, cuando seccionas la vida. Pero, cuando ves que todo es una unidad. Toda compartimentación, cesa, desaparece.

Los que ven la tierra a desde el espacio, la ven como una pequeña o gran piedra. Pero, los que viven en esa piedra, la ven de otra manera.

Por eso, la realidad, se tiene que observar tanto en el ámbito micro, como el macro.

 

4088. El estado de derecho, sólo existe para salvar a los compinches de los que mandan. Que cuando delinquen, ellos se les arreglan para tener todos los beneficios, facilidades, para sortear ese estado de derecho.

Es curioso que sólo lo esgrimen los carcas, conservadores, los que tienen de todo y les sobra. 

 

4089. ‘Lo único que conocemos es la desdicha en la que vivimos y es con ello con lo que tenemos que permanecer. ¿De una manera pasiva dejándonos arrastrar por sus consecuencias, por su inercia centrífuga? Personalmente no lo haré’.

Eso depende de cada cual. Ya hemos dicho que donde hay alguien que se erige en autoridad, puede haber otro que también se erija en autoridad y diga todo lo contrario. Y eso son las guerras: llevar la disensión, el conflicto, las disputas, hasta el extremo de matarnos.

Los que matan -los dos bandos- en las guerras, dicen que es preciso. Porque, de lo contrario los otros los invadirían, los matarían. ¿Qué hacer entonces? Cada uno lo tiene que descubrir por sí mismo.