Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 23-04-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3224. Es más serio, Juan. Porque, en la vida hay que comer, alimentarnos. Y para alimentarnos, hemos de sacrificar animales, hemos que hacer algún daño. Y para alimentarnos mentalmente, psicológicamente, también hemos de hacer daño.

Cuando contraponemos nuestras ideas a las de los otros, los presionamos, etc. Y eso les hace sufrir. Es decir, los estamos de alguna manera matando. Y, sí esto es genético, porque el mandato de la naturaleza, es sobrevivir. Y de ahí, que para vivir unos han de morir otros.

Nosotros creemos que lo eludimos con buenas palabras, buenas intenciones, pero el resultado es el mismo: siempre hay un perdedor y un ganador.  

 

3225. Al final todo -y desde el principio- es lo mismo: ciencia, tecnología, conocimiento, ideas, conceptos, teorías. Todo producto del pensamiento, de la mente. Y para que llegue lo nuevo, en el ahora, todo eso ha de desaparecer, descartarlo. 

 

3226. El problema no es amar en un momento dado. El problema es que el amor, como llega se va. Y entonces, volvemos a lo de siempre: división, conflicto, brutalidad, al más y más que no tiene fin.   

 

3227. El problema es que esos que eran antifascistas, cuando todo se apaciguó, empezaron a tener comportamientos fascistas. Porque, tenían en sus manos el llamado ‘estado del bienestar’.

Y, ahora prosigue lo mismo, cuando somos más ricos, tenemos apartamentos, coches, vacaciones pagadas, seguridad social que incluye la asistencia médica gratuita, pensiones, toda clase de aparatos que nos ahorran el trabajo que hacen ellos.

Precisamente es cuando los partidos fascistas vuelven a querer ocupar el espacio político, con sus maneras racistas, capitalistas salvajes, corruptas, inmorales. Porque, esa riqueza y esa ‘sociedad del bienestar’ hace de reclamo. para los que aún viven en la pobreza, la miseria, la precariedad -los inmigrantes africanos, latinoamericanos, asiáticos, árabes, musulmanes-.

Por todo ello, se ha instalado el miedo, de que los inmigrantes son los culpables de todos los problemas. Apareciendo el racismo, el desprecio humano, los malos tratos, la crueldad, la violencia contra ellos. Y fruto de todo ello, es por lo que los partidos fascistas, están al alza.

Trump, es la muestra. Que aún no ha llegado a Europa.

 

3228. Si hubiera un dios todopoderoso, su deseo sería: que la verdad sea desvelada. Para que, la mentira no genere desorden, anarquía, conflictos. sufrimiento, dolor. 

 

3229. Todo lo que informa ese diario, sucio, carca, hay que investigarlo pues es fanático, integrista, fundamentalista. Puede mentir, como un inocente niño; pero resulta que no lo es.

Y por supuesto, ellos que son tan favorables para que se cumpla la ley -su ley, ya que les conviene e interesa-. Por qué, no ven la ley que no está escrita, pero que funciona más allá de nuestros deseos egoístas: la ley del karma. Es decir, lo que uno hace eso va a generar una reacción, que va a afectar negativa o positivamente. 

Pretender clavar un clavo por la cabeza, eso genera un karma de la estupidez, del absurdo. Y como no me gusta el resultado, me pongo a llorar desconsolado, diciendo que soy un desgraciado, que nada me sale bien. Donde veo, por todos lados enemigos: el martillo, el clavo, la madera, las prisas que me dan los que están a mi alrededor, etc.  Por lo que, al final necesitamos ayuda de los demás, para que no saquen del lío en que estamos.

Todo, menos darnos cuenta que el karma funciona implacablemente por igual para todos. El karma puede desaparecer, cuando llega el amor. Pero sus efectos, de una manera o de otra, han de aparecer. Aunque sea invisible para nosotros.

 

3230. Sobre las personas que usan teléfono móvil.

Pero marean, faltan al respeto cuando hablamos con ellos. Pues, cuando les llama alguien, cuando estamos hablando con ellos, nos cortan, nos ignoran, nos desprecian como si no fuéramos nada. Hablan y hablan con la persona que les ha llamado, teniéndonos a la espera de que acabe. 

Es decir, una falta de respeto, de sensibilidad. Todo deseo mundano, vicio del más y más, vanidad, triunfo del egoísmo. ¿Para qué queremos ganar el mundo, si perdemos nuestras vidas?