Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 23-03-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1924. ‘Muy bien, si te gustan las noticias tendenciosas que publican los diarios afines al PP y Ciudadanos, lo respeto. Siempre hay gente para todo, es lo que tiene tener una sociedad plural y diversa’.

Estimada, Núria.

No es eso, que crees. Lo que pasa, es que me envían cada día y cada instante, avances de noticias de muchos diarios, sin que lo haya pedido. Pues, sólo en que entre en un diario, o haga un comentario, ya me envían cada día los avances de todo tipo de noticias.

Además, me gusta ver lo que dicen y hacen los fachas de derechas -de izquierda también los hay-. Y, si lo encuentro adecuado, les hago un comentario sobre alguna noticia, que a ellos no les gusta, irrita, y los pone maleducados.

Es como si les pones, un espejo delante de ellos, donde no tienen más remedio que mirarse, verse tal cual son. 

 

1925. Esta persono. ¿no se da cuenta que, echando piedras al tejado de sus compañeros políticos, se los está echando también a su tejado?

Decir: 'Los independentistas se empeñen en mantener la confrontación con el Estado y no asumen que la “novela de ficción” del proceso toca a su fin'.

No es lo mismo que decir, que los nacionalistas centralistas españoles, se empeñan en mantener la confrontación con Cataluña. Y, no asumen que la “novela de ficción” del nacionalismo centralista español, no ha existido nunca. Ha sido a la fuerza, por imposición violenta, el uso arbitrario, subjetivo, de las leyes. 

 

1926. He sabido de ti, al leer la prensa. Cada vez os parecéis más, al Ku Ku Klan, los nazis, los comunistas soviéticos.  

 

1927. En esta sociedad -no hay otra- todos competimos, nos destruimos. Y para ello, hay que ser brutales, crueles, indiferentes e insensibles, al dolor que causamos a los demás. 

 

1928. No tomáis en serio los problemas. Eso es la jactancia, la vanidad, la superficialidad, del que tiene el poder absoluto, como en una dictadura. Pero, esa estupidez a la hora de resolver los problemas, es lo que genera el desorden, la confusión, la anarquía.

No veis que cada día, salen millones de personas a la calle pensionistas, para protestar, insultar contra el régimen dictatorial, Inhumano. Que dice, que no tiene dinero para satisfacer las pensiones, que son de miseria.

Cuando el dinero se lo da a sus amigos, ricos, multimillonarios, como prebendas, favores, motivos inconfesables. Bancos, empresarios de autopistas para sanear su quiebra, para sanear los grandes negocios de quienes les favorecen en todos los ámbitos.

Y, todo eso, también genera desorden, confusión, anarquía. 

 

1929. "El último golpista que apague la luz ..." Ese, es él. Porque, es del régimen golpista de los nacionalistas centralistas españoles. Que mandan por él; por sus votos, que los respaldan para poder mandar.   

 

1930. ¿Se puede acusar a alguien, que pone a salvo su vida de dictadores, tiranos, que invocan su ley -siempre imperfecta, subjetiva, como toda ley-? Pues, la cobardía es algo subjetivo, personal; es lo mismo que el miedo: unos tienen más que otros, pero nadie se escapa.

Lo primero que tiene que hacer, los que acusan a los otros de cobardes, es ponerse en su lugar. Eso es lo mismo que, cuando se acusa a uno de violento. ¿Hay alguien libre de violencia, de la división y el conflicto que la genera?

Cada uno actúa como un robot, que está programado para responder a los retos que le llegan. ¿Puede alguien -sea una persona especialista, un juez, o sus víctimas a las que juzga- descartar su programación, su condicionamiento?

Pues, cada uno ‘está’ obligado por su programación, a actuar como lo hace. ¿Podemos cambiar esa programación, sustituirla por la compasión, el amor?

 

1931. ¿Quiénes son los culpables? Todos. Las dos facciones enfrentadas: el nacionalismo centralista español, y los que quieren la libertad, la independencia. Es como en un divorcio, de las parejas. Que, en principio, no debería de haber ningún problema, en el mundo en que vivimos, ¿verdad?

Pero, eso que parece tan cotidiano, la separación de las personas, se convierte en un infierno, en una disputa, en una guerra, cuando uno de los dos no quiere separarse; no quiere dar la libertad al que la necesita. Porque hay intereses económicos favorables al que se opone -como es lógico-, intereses de la pareja que va a perder categoría social, relevancia, etc. 

Pues, el que se opone, se ha hecho adicto, como un drogadicto, a vivir en esa relación envenenada, brutal, cruel, que genera desorden, confusión, conflicto violencia, guerra. Pues, necesita, como un adicto que es, esa adrenalina, que, si deja libre a su pareja, no la tendrá. Por lo que, puede llegar, la violencia extrema, la muerte de uno de los dos.