Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 22-04-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3204. Por eso, la realidad -que incluye al reto de lo nuevo- no está escrita. Y por eso, que cada uno haga lo que tenga que hacer. Pero, como la vida es peligrosa, insegura, eso también incluye a los que quieren hacernos algún mal. 

 

3205. Pregunta de un periodista a un doctor en Farmacología y psicología: ¿En que dosis es venenoso el LSD? Respuesta: ‘¡Imposible morir de sobredosis!’ 

¿Podemos decir de un fármaco -que altera la conciencia-, una droga, que es imposible que nos mate por sobredosis? 

 

3206. Ahora, para que llegue la paz definitiva, la otra parte enfrentada, también ha de pedir perdón por el daño que ha causado, hecho. Pues, en todo enfrentamiento armado, violento, las dos partes se hacen daño. Además de los daños colaterales -víctimas accidentales, daños materiales, etc.-.

Mientras no haya un reconocimiento por las dos partes del mal que han hecho, y por eso pidan perdón, no habrá verdadera paz. Habrá odio, división, enfrentamiento, aunque sea sin violencia. 

 

3207. Piensa el ladrón que todos son de la misma condición. Aunque es verdad que todos somos iguales, hay escalas, grados, los que se van al extremo. 

 

3208. La razón verdadera para ser infiel a la pareja, es querer serlo, tener la necesidad de serlo.  

 

3209. Siempre estamos con lo mismo: 'Yo tengo razón y tú no la tienes'. No importa lo que sea. Pues esa manera tan absurda de proceder, es la que genera el desorden, el conflicto, la guerra.

Todos decimos que no queremos la guerra. Pero, lo que realmente cuenta, son los hechos; lo que hacemos en cada acto de la vida cotidiana. Si queremos paz, habrá que sembrarla, ¿no? 

 

3210. Estas situaciones son lo que hacen que los políticos, no tengan ningún crédito. Este conflicto, guerra, en Yemen, ¿por qué está fuera de la agenda de las Naciones Unidas, fuera de la Unión Europea? ¿Por qué después de los miles de niños muertos, sus escuelas destruidas, sus familias rotas, el hambre, la miseria que genera la guerra, no actúan los americanos ni los europeos, hacen ruido, se ponen histéricos, amenazadores, para que cesen los bombardeos? ¿Por qué, las cadenas de TV., los diarios, no informan profusamente como hacen en Siria?

No lo hacen, porque tanto Europa, como EEUU son los principales abastecedores de las bombas, los aviones, el material bélico que necesita el agresor: Arabia Saudita. Por lo que, el negocio es redondo para todos: por una parte, se venden las armas; por otra, se aseguran la amistad con el multimillonario régimen saudí, que tiene petróleo en abundancia.

Pero, las personas son asesinadas, muertas como si fueran ratas, edificios. 

 

3211. Por muchos años de cárcel -cadena perpetua-, por muchas prisiones que haya. Todo va a seguir igual. Porque, la violencia no sale de la pared. La violencia se genera, se manifiesta, porque vivimos en desorden.

Da igual que la violencia, sea contra las mujeres, contra cualquiera que hace una reclamación de libertad, de respeto, la violencia de las guerras, o entre los miembros de una familia.

Todo es la consecuencia del desorden, de la anarquía, en que vivimos. Es decir, las desigualdades, los que oprimen a los demás, los corruptos, los que son fanáticos, fundamentalistas. Que se creen que, su verdad es la que tiene que prevalecer. Incluso usando esa misma violencia, que tanto critican, para imponer su verdad, su integrismo fanático.

Por lo que, al ir contra la libertad, el respeto, la igualdad, esa presión por la represión, es la que hace que estalle la violencia en cualquier situación. Eso se puede ver, como en una tiranía, dictadura, son tantos los agravios, humillaciones, falta de respeto, el trato inhumano, que se genera una revolución que todo lo va arrasar -con violencia, claro-.  

Aunque todo eso, es muy viejo, es la historia de la humanidad, desde siempre, no aprendemos. Y seguimos viviendo, en el desorden, la anarquía, quejándonos amargamente, cuando nos afecta directamente la violencia, la crueldad.  

 

3212. Lo que cura, es la compasión, el amor. Pero, esa medicina cuando actúa se puede llevar por delante la manera de vivir egoísta, brutal, cruel, corrupta, inmoral. Y ese precio, que hay que pagar, ¿quiénes lo pueden aceptar, asumir?  

 

3213. Hay algo que no nos damos cuenta: los médicos que han de curar al enfermo, también están enfermos. De manera que, ¿cómo los van a curar? Los médicos somos todos los que queremos dar una solución a los problemas, los políticos, los que mandan y hacen leyes para perpetuar el sistema corrupto, inmoral.

Por tanto, ¿no deberíamos curarnos, sanarnos, nosotros de nuestra confusión, la ignorancia, del miedo, del deseo de vanidad, de ser el mejor, de querer siempre ganar, prevalecer, dominar, aplastar? 

Porque, esa manera de vivir, de una manera o de otra, indefectiblemente nos lleva al desorden, a la anarquía, a la violencia.