Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 21-02-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1551. Más allá del infinito, no es posible ir. O sí que se puede ir, pero a ningún lugar. Porque, siempre sería más infinito. Como frase impactante, hace que pensar. 

Pero todo lo relacionado con el infinito, o la eternidad, es vano hablar de ello. Porque el infinito, no tiene fin. Y la eternidad, no tiene tiempo. Es el tiempo infinito. 

 

1552. Las pruebas de todo lo que queramos saber, puede que no estén a nuestro alcance. Lo que sí que sabemos, es que somos los animales más evolucionados, desarrollados. La pregunta: ¿Qué pasa con el gato, el perro, un pájaro, cuando muere? ¿Dónde va, si es que va a alguna parte?

Como parece que no va a ninguna parte. Sólo podemos decir, que el cuerpo al descomponerse, se convierte en energía que se funde con la totalidad de la energía. Y, por tanto, esa energía servirá para seguir siendo la energía del universo. Que nadie sabe en que se transformará. Sólo que el resultado, seguirá siendo energía. 

 

1553. No esperemos que los demás nos den soluciones a los problemas que nos llegan. Pues, ellos están también confusos, en desorden. Así que, cada cual ha de enfrentarse con los retos que le lleguen.

Y así, lo que haga, ya sea adecuado o inadecuado, será factual, vivido de primero mano. Y entonces, uno es una luz para sí mismo y para los demás.

 

1554. Estimada, Cristina.

Todos los problemas, aunque parezca que no es, nacen dentro de nosotros. Y, por lo tanto, somos nosotros mismos quienes los tenemos que comprender y resolver.

La moralidad incluye, abraza, el respeto. Es decir, tener una buena relación con las personas con las que convivimos, con las que trabajamos, las que no conocemos. Así, como las que viven en la otra parte del mundo. Y, eso significa, empezar por dialogar y escuchar, no imponer.

Pues, si nos imponemos a los demás, nos generaremos también conflicto interno. Y, por tanto, tendremos conflictos, división, enfrentamientos, con ellos. Lo que nos puede llevar a la violencia.

 

1555. Pues, venga que no se impongan las lenguas. Pero hay algo igual de grave, aunque son lo mismo, que las lenguas. Y es el odio que hay entre los nacionalismos. Porque, cada lengua representa a un grupo de personas, que según sea de grande, así se va a imponer al que es menos grande. Entonces, ¿cuál de las dos lenguas se impone a la otra?

Volvemos a lo mismo: la más hablada, la más poderosa, es la que se impone a la que es menos hablada, y, por tanto, más débil. Por lo que, todo el problema es político, o espiritual: o uno quiere compartir con los demás su poder, para que pueda el menos poderoso tener algo de poder, o no quiere.

Y, ahora entra en juego la democracia: que es el intento de poner orden en la sociedad. Y, ¿cómo puede haber orden en la sociedad, si generamos agravios, humillaciones, injusticias? Cuando más autoritario, tirano, dictatorial, menos igualdad habrá. Y, por tanto, habrá más desorden y anarquía. Aunque ellos, como los nazis, bolcheviques, etc., decían que ese orden -la práctica de la crueldad, la violencia, el racismo, el genocidio, los campos de concentración, la guerra- era necesario.

¿Nos damos cuenta dónde estamos, de qué estamos tratando? Pues, las lenguas, como estamos llenos de odio contra los demás, las cogemos como excusa, como chivo expiatorio, para intentar destruir a los demás, que no piensan como nosotros. Y como en todo, existen las leguas, los nacionalismos de los ricos y de los pobres, o de izquierda y de derecha.

De manera que, se reproduce el eteno paradigma, de yo sí que puedo hacer lo que quiera y necesito, pero tú no lo puedes hacer y no te dejaré, me opondré de todas las maneras para impedirlo. Por lo que, todo el problema es la ausencia de compasión, de amor.

Pues, si tuviéramos amor por los demás, no tendríamos problemas para compartir lo que tenemos. Ni atacaríamos, para arrebatar, lo que no tenemos ni es nuestro. Y nada es nuestro. El creer que uno es sólo el dueño de algo, es ilusión, ignorancia, estupidez. Cuyas graves consecuencias ya sabemos cuáles son: división, conflicto, violencia, guerra y sus matanzas. 

 

1556. Gracias Alejandra. Por el envío.

Disculpa, Te lo vuelvo a enviar. Pues, había omitido algo que es preciso decir. Para que sea todo limpio, esté en orden, sea verdadero.

Es una originalidad. Que también puede verse como un absurdo. Y que, como todos, los que dicen algo, son maestros, o sus representantes, o seguidores, quieren impactar de una manera o de otra. Como hacen los cantantes de rock, los directores de cine, etc., para tener el mayor aforo posible.

Como también, puede ser absurdo todo lo que decimos. Esto mismo que estoy diciendo. Pues, cada uno tiene su opinión, que, si colisiona con la del otro, es cuando empieza toda la desdicha y la amargura, que es como vivimos.

Tal vez, le falta la traducción para que los que no entienden el idioma en el que habla, lo puedan entender. Yo como lo conozco tanto, ya sé lo que dice o puede decir.