Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 20-03-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1900. ¿Cómo puede saber uno, que no conoce a otro si tiene, o no, la capacidad analítica y espíritu crítico para decidir los medios con los que informarse? 

 

1901. Creo que todo puede tener otra dimensión, que la mente a veces no puede acceder. Si decimos, 'El amor no se cultiva'. ¿Por qué decimos eso? Pues, si en ese cultivar media la compasión, el amor, el resultado ¿no será amor, más amor?

Pues, el amor, si se puede decir, es lo que es capaz de todo. Pues, abarca a la totalidad de la vida. Incluido el mal y el bien. Es decir, el amor puede ser lo desconocido; que puede ser también, lo conocido.

Cuando decimos, que el amor es lo desconocido, nos referimos a que en ese momento que llega, opera, todo parece nuevo, desconocido.

Como vivimos fuera del amor, es por eso, que cuando llega, sucede una celebración, un éxtasis de dicha, de serenidad, paz. Y, claro, eso nos parece nuevo, aunque ya lo hemos experimentado otras veces.  

 

1902. Si decimos que sí, como si decimos que no, eso no tiene ningún valor verdadero.  Porque, al decir sí, estamos generando el no. Y esa dinámica, genera división, conflicto.

De manera que, uno no dice que puede vivir, o que no, con otra persona en total armonía, en completo acuerdo, de modo que no haya barrera, ni división, sino un sentimiento de unidad completa. Si no que, nos movemos con el hecho de la relación. Donde nos vemos de primera mano, de una manera factual, lo que es esa relación con una persona. Y, entonces, lo que descubra eso será suyo y nadie se lo podrá arrebatar. Será una luz para sí mismo y para los demás.   

El problema de la vida, son las conclusiones, que se convierten en ideas, teorías, fanatismo, integrismo, fundamentalismo. Y nos hace guerreros. Por una causa, de la que estamos dispuestos a matar y a que nos maten. Ese es el paradigma de nuestras vidas.

 

1903. Los ladrones, fieles a su paradigma de robar, lo hacen hasta el último segundo, hasta la última oportunidad, hasta la última gota de sangre. El problema, es que, como todos los ladrones, no tienen plena conciencia que roban.

Sólo disfrutan, al saciar el odio, que tiene todo ladrón cuando roba. Si no, no robaría. Su visión de su mala conciencia, no le dejaría. Pues, tendría paz. Ausencia de odio. 

 

1904. Sí. Pero de una manera o de otra, Jiddu Krishnamurti, está reforzando su papel de autoridad, de gurú. Porque, eso es algo ineludible. Eso es, como un guía en la selva -que, salvo él, nadie sabe cómo salir de allí-.  

 

1905. Los dos enfrentados en el conflicto, tienen la culpa de esa pérdida. Así que, nadie acuse a uno sólo. Ni nadie se crea libre de culpa, ni responsabilidad.   

 

1906. Tal vez, el destino de cada cual no se puede alterar. Cómo no lo sabemos, cada cual ha de vivir el suyo tentativamente. Todo eso, se ve más claramente en los personajes públicos, famosos, como cantantes, actores, escritores, pintores, etc.

Pues, nosotros vemos a los demás con cierto asombro, cuando envejecen. Ya que, al verlos en su juventud rebosantes de frescura, energía, poder. Nos cuesta mucho aceptar que, a esos personajes mitificados, fueran a caer como todos, como si fuera un castillo de naipes.

Y, aunque hagan algún destello, el paso del tiempo nos va robando ese tesoro que teníamos que parecí eterno, inacabable. Pero que, no lo es. Pues, todos estamos sometidos a las leyes implacables de la vida.

Por eso, las mujeres y los hombres, que son más atractivos, si han sido estrellas, admirados, mimados, son los que más sufren cuando decaen y entran en la decrepitud, la vejez. Aunque eso, no quiere decir que es un drama amargo. Si no que, es otra faceta de la vida.   

 

1907. Cuando nos damos cuenta que la vida toda ella es una brecha ente nuestro cuerpo y nosotros que lo quereros controlar, entre lo que soy y lo que me gustaría ser, entre la infancia, la juventud, la adolescencia, la vejez, la vida y la muerte. Y que no podemos hacer nada, para alterarlo, cambiarlo. Cuando vemos que todo lo que hagamos para cambiarlo, será la prolongación de eso mismo que queremos alterar. Entonces, si somos afortunados, sensibles, llega la paz, el fin del conflicto, el gozo de vivir.  

 

1908. Miremos si los que informan tienen poder de manipulación -agencias de noticias, diarios, TV., radios, magazines, etc.-, que después de tantos días de hablar sobre la muerte por el agente nervioso con el que envenenaron en Salisbury a un ruso ex agente. Resulta que, era un ex agente doble de inteligencia. Lo que quiere decir, que traicionaba a uno de los dos países. Y claro, esa información es definitiva, para saber por dónde iban y van los tiros.

Por eso, el país para el que, el espía traicionaba, no quiere que eso se sepa. Ya que una traición es de lo más grave que hay en la vida, tratándose de espías. 

La espía Mata Hari, una mujer holandesa, durante la Primera Guerra Mundial realizó labores de espionaje a favor de Alemania, por lo que fue detenida por las fuerzas francesas, declarada culpable de espionaje y traición, condenada a muerte y ejecutada por fusilamiento.