Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 19-05-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3561. Tal vez, Irina, no lo ves claro a causa del odio que hay dentro de ti. Pues, partes desde un punto que, como la mayoría es como tú, te ves apoyada, reconfortada. 

El problema es que tú tienes tus derechos para hacer lo que necesites. Pero, tú, por tu fanatismo, tu integrismo, prohíbes esos mismos derechos a los otros. Que no son todos, pero eso no es óbice para prohibirlo. Y aunque fuera una sola persona, tiene también tus mismos derechos para reclamar su libertad.

Por tanto, la cuestión está clara: O, tú respetas a los demás, aunque no piensen como tú, o estarás acabada. Arrinconada, aislada, entre los que sólo piensan como tú. Es decir, tu comportamiento adolece de falta de empatía, de compasión, de amor. Según tus palabras que lanzas con tanta superficialidad. Como si estuvieras aburrida, y sólo quisieras jugar, divertirte, sin que nada ni nadie te muestre esa superficialidad, pasatiempo. La persecución del placer, que es lo que nos da seguridad psicológica.  

 

3562. Ante la histeria de los nacionalismos grandes y pequeños, sería interesante, lo qué dirán entre sus amigos, en la intimidad, los que ahora se rasgan las vestiduras. Por eso, todo es un juego de hipocresía, un negocio para perseguir votos y ocupar el poder.

Tú estás en primera línea, de manera que se prudente. Pero, sobre todo veraz, por lo menos hasta donde puedas.

 

3563, Eso demuestra lo complicado que es esta situación, esta guerra. Por lo que, los que no queremos la guerra, hemos de ver el terreno que estamos pisando. Todos tenemos nuestras querencias, como cuando vemos un partido de fútbol. Pero, hemos de saber que en realidad es sólo un juego, entre dos bandos que hacen, dicen, todo lo necesario para debilitar a su contrario.

Aunque como siempre, son los más superficiales que se pierden en el odio, los celos, la envidia, que quieren que a toda costa gane su parte; los que, por culpa de los políticos, que echan gasolina al fuego, generan el desorden, la anarquía. Que es el preludio de la violencia, la guerra.

¿Es que los que mandan no se dan cuenta que estamos al borde de una guerra, no solo con palabras, insultos, amenazas, agresividad, brutalidad, mentiras y falsedades, si no actos violentos, agresiones, destruir material urbano, etc.?  

 

3564. Si nombramos, eso que no se puede nombrar, todo lo que digamos que es, eso no es. Es como si una hormiga, quisiera describir lo que pasa en la tierra, con las personas, sus máquinas y herramientas, sus inventos. Sus líos, sus problemas, sus enfrentamientos, sus diversiones, su destrucción de alimentos mientras otros se mueren de hambre, y con la violencia y las guerras.

 

3565. Es como si uno le dijera que él es un político de extrema derecha -sin serlo en absoluto-. Igual que él lo ha hecho. ¿Se lo tragaría?  

 

3566. Creo que esta persona, es incapaz de ver la verdad, la realidad. Por lo que, debe de ser incapaz de gobernar cualquier cosa. Es como decir, que una gallina es un pavo. Y saben ¿por qué lo hace? Por la locura que genera querer ganar el poder. Un pobre, desafortunado, desgraciado. Otro, que está preso en el quiero, pero no puedo.

Lo más clarificador es, que, si para ganar el poder fuera preciso abrazar todas las ideas que ahora dice que rechaza, lo haría. De la misma manera, con toda su fuerza y bravuconería, que ahora las rechaza.  

 

3567. Puede que sea el partido, que se dicen de izquierda, más falso e hipócrita. Pues, nada de lo que tendría que hacer, hace. Es monárquico. No defiende a los pueblos oprimidos, explotados -como tanto les gustaba decir hace unos años, sobre todo si era lejos, fuera de su país-. No es laico. Es un zorro capitalista. Es marrullero, con tal de no perder el poder. Es decir, es un vulgar partido político, corrupto, inmoral, como todos.

 

3568. Hombre, Le Figaro, es un diario de la misma cuerda que este, que es igual que los otros de ultra derecha, carca, retrógrada. Que sólo quieren que nada se mueva, cambie, para que las prebendas, beneficios, ladronería, del poder no desaparezca y les perjudique. En realidad, todo el problema es económico, como siempre ha sido.

Cuando los esclavos y su esclavitud, fueron abolidos. ¿Saben quiénes eran los que se oponían -hasta provocando una guerra, que perdieron-? Eran los más ricos, los terratenientes, los poderosos, y los políticos que les servían, los fachas, de ultra derecha de aquellos momentos.  

 

3569. Va mal creer que la ley, las leyes, inventadas exclusivamente para defenderse, el que las inventa, vayan a resolver los problemas. Eso nunca se ha visto, ni se verá. Porque nadie inventa algo conscientemente para perjudicarse.

Por lo que las leyes son como los castillos: moles de defensa del que tenía el poder, la riqueza, y no lo quería compartir. Pues, eran tan estúpidos, que creían que los otros, los menos afortunados, se lo consentirían.

Y ahora seguimos con las mismas leyes, opresoras, siempre favorables a los más ricos, poderosos, los corruptos, inmorales,

¿Cómo se pueden solucionar los problemas? Con compasión, amor, por las personas. Que incluye la igualdad, la justicia, la verdad, no mentir ni falsear la realidad, cambiándola para mi propio provecho.

¿Por qué no asumen esta compasión, amor, sabiendo como saben -ya que todos somos cristianos, al menos tenemos información de primera mano, de Jesús, el único salvador-, que eso desactivaría el odio, los robos, las mentiras, los policías, los tribunales, los jueces, los ejércitos, la violencia, las guerras?