Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 18-09-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

6103. Salvo la información de los detalles, todo es tan repetitivo como siempre ha sido y es: los conflictos, las divisiones, entre las personas, entre los países, los nacionalismos, la cultura, las diferentes maneras de vivir, la crueldad, la violencia, la guerra.

Y la guerra es lo que todo lo aplasta: vencidos y vencedores. Hasta la próxima, cuando ya nos hayamos recuperado de la debilidad que nos causa la guerra.  

 

6104. Total tanto tiempo, dinero, salud, vidas, invertido para conseguir especias. ¿Qué aquí no había? ¿Las especias no son un capricho alimentario? 

 

6105. La compasión, el amor, si lo han de ser, es a toda la humanidad, a todos los animales, a los árboles, etc. Una persona que ama a los animales, es sensible a ellos, ha de amar a las personas. Si no, todo sería absurdo.  

 

6106. Más o menos lo que siempre se hace, cuando se pone en disputa la raza, las clases, la religión, los nacionalismos. El más grande y poderoso, si prosiguen las diputas, los prejuicios, el egoísmo, el fanatismo, aplasta al más débil.

La diferencia está en que, cuando las fracciones enfrentadas son muy grandes, poderosas, se desencadena una gran violencia, las masacres, los holocaustos.

 

6107. Los males del mundo siempre son los mismos: el pez grande se come al pequeño. Pero, el pez pequeño no quiere que se lo coman, lo maten.

¿Qué se puede hacer ante este paradigma, condicionamiento, programación? Cada uno lo tiene que descubrir para ser libre, tener compasión, amor.

 

6108. Es verdad. Eso nos demuestra que, hemos de darnos cuenta que estamos pisando los pies en el suelo. Que somos vulnerables. Que tal vez, nunca podremos comprender ciertas cosas.

Por ejemplo, Vicky, ¿por qué un joven se queda ciego? No la explicación física, sino la metafísica.  

 

6109. Cuando no hay miedo ni persecución del placer, el 'yo' no puede operar. Y entonces, llega la dicha del fin del conflicto.  

 

6110. Sabemos todo eso. Pero, la mente lo puede convertir en una necesidad. Y para satisfacerla apelamos a la libertad. Por lo que, cada cual ha de decidir solo, sin influencias de nadie. Ni agarrarse a algún libro de psicología, o de los llamados libros sagrados. 

 

6111. Por lo que, eso quiere decir que no existe ni el bien ni el mal. Sólo una sucesión de hechos interrelacionados unos con otros en una dinámica que no tiene fin.   

 

6112. Todo eso está muy bien explicado. Pero, ¿nos damos cuenta que esa inteligencia no es siempre, llega y se va caprichosamente?

Por lo que, somos pobres, mezquinos, pedigüeños.  

 

6113. La verdad, no es lo que conocemos como verdad. Pues, la verdad de este instante, deja de serlo al siguiente instante.

Lo que quiere decir, que no podemos depender de nada. Si es que queremos que nos llegue -se manifieste- a cada instante la verdad. 

 

6114. Mejores, no quiere decir que seamos buenos, perfectos. Hay que comprender que vivimos en una mente, que es incapaz de ver la realidad, la verdad de lo que son las cosas, cómo suceden, y por qué suceden.

Es decir, nosotros sólo podemos ver un fragmento, una parte de la realidad, de la verdad, de lo que es el universo. Por qué funciona como lo hace: de una manera inescrutable, tanto para las desgracias, como para lo que queremos, o eludimos. 

 

6115. Ese karma del budismo, es el mismo que el karma de cristianismo. Los dos, llegan a la conclusión de que, no pueden especular sobre la verdad. Sobre por qué nos ocurren las desgracias, porque llegan las catástrofes, las enfermedades, el dolor, la muerte.

Y ellos lo resuelven rápidamente, diciendo que es la voluntad del Universo -los budistas-. Y los cristianos dicen que es la voluntad de dios. Y como creen en ese dios, han de aceptar todo lo que les pasa en la vida, tanto malo, como lo bueno. 

 

6116. ‘¿Si el ser humano nunca hubiera comido carne, estaría como hoy en la cima de la cadena alimenticia?’

Sí, porque el ser humano es el macho alfa de todos los animales de la tierra. Porque él tiene más posibilidades de derrotarlos, dominarlos, explotarlos.

El ser humano, aunque no mate a los animales para comérselos, los podría matar por defensa.