Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 15-07-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

4290.  La falsa democracia, lo es, porque está inventada sólo para los que viven bien en ella. Y por eso, es que la votan. 

Con esa palabra democracia, falsa, mentirosa, ya tienen bastante.

Es como los falsos religiosos, supersticiosos, idólatras, paganos, que se conforman con libros, ideas, teorías, el Papa, el gurú, el maestro, las instituciones que generan. Todas sucias, falsas.

Pues, toda institución lleva en sí, el germen de la corrupción. 

 

4291. Cuando tenemos miedo, recurrimos a todo para que se vaya. Pero, el miedo no se irá hasta que haga su trabajo: pararnos, aquietarnos, curarnos, dejarnos libres.

Hasta la próxima vez, que comience todo el proceso.  

 

4292. Después de tanto tiempo, tantos años, ¿aún estamos jugando como los niños, a ver quien tiene más culpa, a los arrepentimientos?

Si la paz, es sin tiempo. Pues, para que sea la paz, ha de ser ahora, en este momento. No luego, mañana u otro día, dentro de unos meses o años.

Por eso, si necesitamos tiempo, quiere decir que la violencia, la guerra, continúa todavía dentro de nosotros.

Pues, eso es no ver la verdad, la realidad de la paz. Eso quiere decir, que el odio, el querer aniquilar al que creen que es su oponente, su enemigo, todavía está ardiendo dentro de ustedes.

¿Ustedes, son cristianos? Pues, parece ser que sólo lo son porque los han bautizado. Pero, sus hechos no tienen nada del cristianismo, que es compasión, amor, comprensión, que es de donde nace el perdón. 

Aunque cuando uno dice, que perdona a otro, con el que está enfrentado, luchando con él, es una vanidad. Son sólo palabras que nada tiene que ver con la realidad, con la paz -que lleva consigo el perdón, que no hace que se exija, que se imponga-.

Pues, el que tiene paz, no exige nada.  Porque, sabe que la paz, por sí misma, genera orden, el fin de la anarquía del enfrentamiento, la disputa, la guerra, de venganzas, de uno contra otro, de la crueldad, de la violencia.

 

4293. Todo el problema, es uno mismo, cada uno de nosotros. Y, lo que importa, es lo que hagamos con los retos que nos llegan. No podemos depender de nadie, por sabio que creamos que es.

Pues, él no está viviendo el reto que sólo es nuestro, ya que lo tenemos encima. Un reto, necesita su respuesta y eso sólo lo puede hacer el que se encara con ese reto.

Lo que cuenta es la acción. Los demás no cuentan para ayudarnos, pues no pueden; ya que no están con nosotros en ese instante en que aparece el desafío, todo el poder que tiene un reto. 

 

4294. Cuando hacemos el amor y sale perfecto. Es porque, ha sucedido la unión total entre dos personas. Se han fundido en una. Y eso, sucede en raros momentos en nuestra vida cotidiana.

Y como no podemos vivir con esa intensidad, es por eso que vivimos huyendo de ese vacío existencial, esa división que todo lo emponzoña. Dedicándonos a la persecución del placer, a la superficialidad, a la banalidad, a distraernos con toda clase de actividades.

El placer, es un regalo de la vida; pero, si lo perseguimos, si maquinamos para conseguirlo, es cuando se convierte en desdicha, dolor.  

 

4295. Eso demuestra que todos somos básicamente iguales en lo sicológico.

No importa si somos, amarillos, blancos, negros, cobrizos, mulatos. Todos tenemos los mismos problemas: los retos que llegan de los demás, de la vida.  

 

4296. La responsabilidad, ¿puede ser sólo nuestra al 100%? Si somos una unidad con todo lo que existe. Estamos también obligados a responder a los retos. Que, según la intensidad, el dolor que nos generan, así será la respuesta.

Cuanto más daño recibimos de los demás, nuestra respuesta también será más intensa, poderosa.

En realidad, todos estamos en la misma cadena, en el mismo drama, de acción y reacción, de acción y su respuesta. 

 

4297. En la observación total del 'yo', está el aniquilamiento de las responsabilidades. Pues, es cuando estamos unidos con la realidad, donde no hay culpables ni inocentes, ni víctimas ni verdugos.

Pues, todo es una interrelación de todo, de todos. Donde nadie puede escapar.  

 

4298. Los celos, son el reflejo, la reacción contra una frustración. Pues, tenemos una idea preconcebida, de cómo tiene que ser la realidad, cómo tienen que ser las personas.

Y cuando la realidad, no se ajusta con lo que queremos, la queremos destruir.

Eso es lo que hacen los machistas, machotes, con las mujeres: como no se visten, no hacen lo que ‘su’ hombre quiere, las reprimen, las maltratan, las matan salvajemente.  

 

4299. Las personas, somos torpes a la hora de comprender la realidad. Porque, esa realidad que está sucediendo, no nos conviene, no nos interesa.

Y por esa torpeza, estupidez, creemos que podemos cambiar la realidad a la carta, como si eligiéramos un plato para comer, una pieza para vestir.

De esa manera, convertimos la maravilla de la vida, en un desorden, una anarquía, llena de desdicha.   

 

4300. ‘Pensar en términos políticos es ciertamente un obstáculo para entender la realidad tal como es’. 

Es cierto. Pero, negar la realidad de la política, también lo es. Pues, la política hace leyes, las ordena ejecutar, detenta el poder.

Y aunque tenga una importancia relativa, superficial, también sirve para generar el orden doméstico: que funciones los servicios para poder tener lo necesario para sobrevivir: agua corriente, luz, limpieza en las calles, pagar pensiones, la sanidad, dirigir el tráfico, cuidar de las carreteras, autopistas.