Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 14-06-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3929. Una persona que es extremadamente rica, ¿puede ser extremadamente sensible al mismo tiempo? Si fuera extremadamente sensible, no podría vivir extremadamente rico. Porque, la angustia de ver a los menos afortunados, a los pobres, a los que van a morir de hambre en este preciso momento, y todo el dolor que llevan consigo, sería tal la conmoción, que radicalmente descartaría esa manera de vivir en la riqueza. 

Porque la riqueza, es como si viviéramos varias personas en la misma casa, donde una persona vive en la riqueza y los demás viven en la pobreza, la miseria, los problemas de ser pobre por ser desafortunado -no encontrar trabajo, enfermo, viejo, discapacitado, bajos sueldos, falto de entendimiento, problemas del destino, por cualquiera de los infinitos motivos-.

No hay salida posible: o uno tiene compasión por los demás, que son los menos favorecidos, o no. La compasión implica: evitar por todos los medios el generar maltrato, explotación, crueldad a las personas necesitadas de todo, para que sus vidas no sean un tormento.

Alguien que vive derrochando, despilfarrando, de todo -alimentos, ropa, toda clase de bienes, que tiene varias casas, varios coches, abundante dinero en el banco, etc.-. ¿Puede, ser compasivo, arder de amor por las personas que viven en la pobreza, los menos afortunados?    

 

3930. Donde está tu mente, está tu corazón. Si en tu mente siempre está el ser rico, hacer las cosas para no dejar de serlo, nuestro corazón sería tan frio como una barra de hielo. Veremos a las personas menos afortunadas, como una molestia, algo repugnante que hay que eludir, rechazar, eliminar.

Y en todo esto, está implicado la persecución del placer, que nos lleva al dolor.  

 

3931. Cualquier persona inteligente, sensible, sabe que todo lo que tiene, que no sea básicamente necesario, va a generarle problemas, dolor. Ya que va a provocar en los demás que no tienen, celos, envidia, odio, rabia, sufrimiento, dolor.

Va a generar deseos, en los demás que no tienen, que viven en la pobreza, en la dirección, de todas las maneras, para poder arrebatárselo. Es decir, esa riqueza va a ser una fábrica de sufrimiento, de dolor.

Y, por esa manera de vivir, es que llegan las revueltas, las revoluciones, la anarquía, el desorden, la violencia. 

 

3932. A ver si ahora se dan cuenta de dónde están. O sea que el denunciante a otros por odio, que no lo había. Ahora se ve, se demuestra, que el odio el que lo tenía era él.

Eso demuestra en el desorden en que están inmersos los que mandan. Cada cosa que hacen, lo hacen por odio al que consideran su enemigo.

Y los enemigos pueden ser todos o nadie. Todo depende de lo que queramos conseguir, conservar -de conservador, carca, burgués-. 

 

3933. Por qué nunca airean esto: "El asalto al puerto de Al Hudayda acabará en una catástrofe para todo Yemen".

Es qué son de la mafia petrolera, corrupta, inmoral. A la que todos los países más poderosos, le venden toda clase de armamentos, que los usan para asesinar de todas las maneras. 

 

3934. Cada vez que hablamos de o sobre dios, hay que lavarse la ropa. Porque todo lo que diga, eso no es.     

 

3935. No lo compliquemos, pues es muy sencillo. Si ya hemos comido, y nos sobra comida. ¿Por qué no la damos, a los que nos la piden, ya que no tienen para comer? 

 

3936. Ese conflicto entre lo que yo digo y lo que dice otro, es infinito. Porque, la mente tiene la capacidad, de tanto negar como afirmar infinitamente, todo lo que diga.

Por lo que, todo se torna en un entretenimiento, una distracción, desorden. 

 

3937. Los deseos, que son el fruto de la mente, se tienen que comprender, no destruir ni huir de ellos. Es decir, el deseo ha de cesar, desaparecer, estando con ellos, como si fuéramos amigos. Y entonces, el deseo nos cuanta su secreto. 

 

3938. Todas las personas participamos de la misma mente, tenemos la misma programación, condicionamiento. De ahí, que el observador es lo observado.

De manera que, por una parte, tenemos a la compasión, el amor. Y por otra, tenemos el deseo de vencer, ganar, de devenir. Y, después está otra parte, que es la plasmación de lo anterior, que es que, si queremos vivir, sobrevivir, hemos de hacer como los animales: matarnos unos a otros.

Es decir, que vivimos en la dualidad. ¿Puede desaparecer esa dualidad, esa situación de unión y esa situación de división?

Personalmente, creo que no. Pues, todo -la compasión y la crueldad- llegan y se van recurrentemente, caprichosamente.   

 

3839. No seamos necios, de una manera o de otra, es una urgencia. Son pobres desgraciados, que su destino los ha llevado a un barco en alta mar, sobrecargado de personas, con las limitaciones de espacio, de alimentos, de higiene, de sanidad. Que nadie -ningún país- los quiere acoger en un puerto, para que desembarquen y los ayuden en su horror, su amargura.

La pregunta es: Si el destino los llevará a una situación igual o parecida, ¿qué dirían de los indiferentes, de la burocracia cruel de los políticos, que ponen pegas, obstáculos, y los que los votan?