Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 10-12-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

6970. ¿Seguro? ¿O puede que sea que existe o no existe, el libre albedrío? Al final, muy al final, todo se funde. Como la vida y la muerte.

Y por eso, nos preguntamos, ¿son lo mismo la muerte y la vida? Si lo aceleramos todo, muy acelerado, serían lo mismo.

Así que, no es sí. Y si es no. Todo está unido en el ámbito macro. Y en el ámbito micro, parece desunido -aunque no lo está-. 

 

6971. He sabido de ti, al leer la prensa, 'msn' de hoy, y ver un vídeo 'Lastra, Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, anima al PSOE a "demostrar" su valía frente a otras fuerzas políticas'.

Habréis de correr mucho, incluyendo, empezando por la corrupta e inmoral monarquía. No haréis nada. Y por eso, como Macron, vais a la deriva. No pasa nada, el que hace lo que puede no está obligado a hacer más. Os retiráis y ya está.

 

6972. Pero, ¿no te das cuenta que vives en el absurdo cuando apruebas la violencia de unos policías que te caen bien, pero rechazas la violencia de los policías que odias? Así de esa manera, ¿se pueden solucionar los problemas?

Si puedes, invierte los papeles: si los contrarios dijeran lo mismo que tú: mi policía es adecuada en su violencia, pero la tuya es cruel, brutal, rechazable. ¿Lo aceptarías?

Ese el problema que tenemos es de injusticia, de desigualdad, de falta de respeto, de seriedad. Ya que estamos actuando con la anarquía de hacer lo que cada uno de da la gana.

Sin reparar si es cruel, si es equitativo, si es indiferente, insensible, si va a hacer más daño, maldad, que eso va a prolongar y provocar más violencia.   

 

6973. Pues, ¿qué es lo que está pasando en París, con sus semanas de destrucción y violencia, los encierran a todos? ¿No os dais cuenta que vuestro odio os ciega, os hace generar violencia -esa violencia que detestáis cuando es de vuestros contrarios-?

Por lo que, sin daros cuenta vivís en el absurdo de la injusticia, la mentira, la falsedad. Pues, tarde o pronto, todo se sabe, la verdad que siempre está ahí, emerge, se desvela. Claro, para los que la quieren ver, los que no se hacen los ciegos. 

 

6974. La corrupción, es como el aire que respiramos: está en todas partes y en todo lugar. ¿Se puede erradicar? Eso lo ha de descubrir cada cual, viendo cómo vive en cada acto de su vida cotidiana.  

 

6975. Para Carlos Briones Llorente. Investigador del Departamento de Evolución Molecular. Asociado a la NASA Astrobiology Institute.

He sabido de ti, al leer el diario X de ayer, tu escrito, 'Cómo empezó la vida en la tierra'.

Gracias. 

Tal vez, eso no lo sabremos nunca. Porque para saberlo, habría que saber qué es el infinito, lo que no tiene barreras, ni principio ni fin. Por tanto, todo es una especulación, una distracción, una vanidad, una pérdida de tiempo.

Lo que realmente nos tiene que interesar, es lo que tenemos entre manos, nuestras vidas, nuestra manera de vivir. Una pregunta: ¿Podemos vivir sin ser corruptos, deshonestos, inmorales, sin ser cómplices de los que roban, de los insensibles, indiferentes de los que sufren, sienten todo el horror del dolor de la pobreza, la marginación, del hambre, de los problemas de las personas que los desahucian y se quedan sin hogar, habiendo millones de viviendas cerradas? 

 

6976. En tan claro que está todo. En tanto que se les recuerda dónde está lo negativo y que lo tienen que descartar. No hay manera. Cuando llegan al poder, como se tienen que enfrentar a la cruda realidad. No sólo a los asuntos domésticos del partido. Sino a asuntos importantes, donde se pone en juego la vida de personas, donde se les condena a morir, o a vivir en la miseria que genera la violencia, la carnicería de la guerra. 

 

6977. Eso quisiera ella. Pero no le caerá ese regalo. Eso demuestra lo superficial, lo fanática, lo nacionalista centralista fundamentalista española que es. El odio que tiene, que es capaz de inventar y desear lo peor con tal de agredir, infravalorar, desprestigiar, a los que cree que son sus enemigos. Acusándolos de estar apelando, para que haya algo tan grave, como una guerra. ¿Ella cómo lo sabe?

 

6978. Dices: 'Embellezcamos el mundo'. Pero eso no es fácil. Porque, la belleza solamente está en nuestro interior. Pues, sólo es un rasgo humano; ya que los animales no experimentan la belleza como nosotros. Ellos sólo experimentan el cariño hacia los machos alfa, a los que tienen el poder. Y, estos el cariño, lo transmiten siendo tolerantes, si ello es posible, a la hora de poner orden.

Nosotros, como somos culturales, estamos condicionados, programados, para experimentar la belleza. O, mejor dicho, lo que nos han dicho que es la belleza: algo escrito, como un relato, una poesía; una pintura en un lienzo; la música que nos gusta. Y también nos han dicho que una puesta o salida de sol, está llena de belleza. Pero, en realidad, eso no es la belleza.

Porque, si no estamos en un estado de felicidad, de unidad interna, sin que no haya ningún problema, situación, que nos altere, perturbe, deprima, nos dé ansiedad, estrés, la belleza no puede ser.

Así que, para embellecer el mundo, han de haber unas circunstancias que lo hagan posible. ¿Si tenemos miedo puede haber belleza, en lo que hacemos, verla en las personas, en los coches, en la nube, en los árboles, etc.? De manera que el miedo a las personas, que sufren, los menos afortunados, los que van a desahuciar hoy o mañana, u otro día, de su hogar; miedo a los que van al paro, de los que no tiene nada; miedo a los inmigrantes, a los que no conocemos. Todo ese miedo, no hará posible que tengamos la belleza interna, que es amor y compasión por todo lo que existe. Y, por tanto, no la veremos por ninguna parte.

Aunque la astuta mente, el ego, el 'yo', invente su belleza. De la que queda atrapado, sin libertad. Cuando la belleza es la total y absoluta libertad. Es decir, la ausencia de seguridad. Sólo la inseguridad psicológica, para no depender de nada ni de nadie. Sobre todo, de la belleza inventada, que no tiene nada que ver con la verdadera belleza: lo nuevo, lo que la mente, ni nadie, ha tocado.