Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 10-11-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

6662. El problema es que uno tiene su obsesión. Pero, tú también tienes la tuya.  Entonces, hay un empate: todos tenemos nuestras obsesiones. La pregunta: ¿por qué la obsesión de alguien es adecuada, y la de los otros, no lo es? ¿Eso no es como dar una patada a un hormiguero, por donde entran y salen miles de hormigas? 

Por tanto, todo el problema es de respeto, de igualdad, empatía, de compasión, de amor. Si tú necesitas ser libre, ¿por qué te opones a la libertad de la persona que vive contigo, de tu vecino, de tu compañero de trabajo, de la persona que va por la calle?

Oponerse a la libertad de los demás, es una obsesión. Ya que nos creemos más dignos, más inteligentes, más ordenados. etc. Pero, eso es una ilusión. Y por eso, el mundo, la sociedad vive en el caos, la anarquía. Porque, cada uno quiere imponer lo suyo, y hay otros que no quieren. Por tanto, el conflicto, el enfrentamiento, está ahí dentro de nosotros. 

Así que, todo el problema es tuyo, es de cada cual. Pues, sólo tú lo has de comprender, resolver, si es que quieres vivir en paz, sin división ni conflicto.  

 

6663. Dar a alguien algo es un acto sobrenatural, salvo para los animales que sólo lo hacen a sus crías, hasta que éstas ya pueden alimentarse por ellas mismas. Las personas, cuando pedimos algo, es porque tenemos un motivo. El motivo puede ser real, necesario para alimentarse, etc.

Pero, hay otra necesidad que es indecible -porque si nos lo dijeran, tal vez, no le ayudaríamos-. Por tanto, el dar no sólo es el hecho material. Si no, también el espiritual, humanístico, psicológico, de hablar, aclarar en realidad que es lo que quiere. E informarle, si es preciso, de lo inadecuado de ese deseo de satisfacer.

Pero, al final el dar es el hecho más sagrado que hay -el darle algo, aunque sea una solución negativa, para el que quiere algo que creemos que no le conviene-. Todo eso, que parece tan complicado, si hay compasión, amor, no lo es.  

 

6664. No. No has interpretado incorrectamente lo que se ha dicho. Porque, tú eres una persona como todas. Y todas las personas tienen básicamente los mismos problemas. Una vez tenemos comida, vestido, lugar para dormir, etc., el problema que llega es el de la relación. Y en toda relación hay fricción. Es decir, A está contra B. Y, B está contra A. La vida es así.

Tus parientes, que te insultan, también tienen algunos que los insultan. Cuando dices: 'Cada cual a lo suyo, en efecto, y yo no tengo problema en vivir rodeado de personas que no comparten mi opinión.' Eso no es lo que sucede con tus parientes, que te las arreglas para que te insulten.

Es decir, con esos que te relacionas y no tienes problemas, es porque todavía no ha llegado un reto perturbador. Pero, no lo dudes, el día que ese reto perturbador llegue, tendrás los mismos problemas que te generan tus parientes que te insultan.

Recuerda que, todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Lo que te sucede a ti, también les sucede a los demás, al resto de la humanidad.  

 

6665. Tú y yo somos lo mismo. Aunque no lo creas, trabájate la cabeza, y si eres afortunado, lo verás.

 

6666. Lo que es, es lo que uno quiere que exista. ¿No te das cuenta que tú haces lo mismo? Aunque no te des cuenta, pues vives en la ignorancia, programado, condicionado. Como lo estamos todos. 

 

6667. He sabido de ti, al leer la prensa. Sobre que el cartel de los presos políticos, es hacer política.

¿Y, tú no haces de política? ¿Cómo hubiéramos podido ser pentacampeón sin hacer política, humillarte ante los poderosos, los reyes, los banqueros, los que mandan en la mafia de las carreras, de los campeonatos mundiales?

No seas superficial. En esta vida, todo es política, cada cosa que hacemos les gusta a unos y desagrada a otros. No hay que poner excusas.  

Por tanto, el reto es, ¿qué haces tú con esa política? 

 

6668. Si eres racista, deberías darte cuenta que sólo los más locos lo han sido y lo son. A ver si tú, también estás loco. No pasa nada que estés loco, que seas racista. Te lo digo porque la miseria humana la tendrás a tu alrededor, en ti y tus familiares que se junten contigo.

Porque un racista, ¿dónde tiene la compasión el amor por toda la humanidad? 

 

6669. Si esos dos hicieran lo mismo, habría cada día una parranda, burlona, destructiva. Cosa que no sucede, ya que el establishment occidental lo trata con mucha suavidad, risitas, humor, alegría.

No hay drama, porque no quieren hacer sangre del personaje. Ya que les interesa que sea un payaso, una fuera de lugar, para así que juegue a la riqueza. Y así los ricos, los multimillonarios como él, todos contentos.