Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 10-05-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3453. El amor no es la ñoñería de los besuqueos, el darse la mano, tocarse la espalda, etc. El amor es algo más que eso -no es sólo una mafia de amigos-. 

Todo lo que nos sucede es porque, el hombre quiere, pero no puede. Quiere ser pacífico, pero no lo es. Quiere el amor, pero no lo conoce. Quiere ser diferente, pero estamos condenados a la vulgaridad de todo lo que es la vida: una dictadura terrícola; de la naturaleza.

Que nos exige que hemos de sobrevivir. Hasta que uno más poderoso nos destruya; o el deterioro por el tiempo nos mate. Porque, sobrevivir es matar, para poder hacerlo. Pues todos, queremos lo mismo.  

 

3454. ¿Cómo va a haber orden, si ellos generan el desorden, la anarquía de hacer lo que les da la gana? No aprendemos. Eso es nuestra desgracia. La pregunta: ¿Podemos cambiar nuestras actitudes egoístas, que hacen tanto daño a los demás? 

 

3455. ¿Cómo puedes ser demócrata si vas contra la libertad? Contra la libertad de las mujeres. La libertad idiomática. La libertad e igualdad para que no haya pobres. Si no te pones a favor de los pensionistas que cobran miseria. Si tú eres una carca, vieja de derechas. Insensible.    

 

3456. ¿No da igual que se llame agua, como líquido, ya que son lo mismo? Da igual decir la casa blanca. Como la blanca casa. ¿Tan fanáticos, y descarados sois para perder la inteligencia? Y actuar como subdesarrollados mentales, tercermundistas. 

 

3457. Pero si él sólo no puede gobernar. Está atrapado con los que quiere derrotar. Que también son carcas de derecha, inmorales, corruptos.

Entonces, como sólo puede pactar con la derecha, heredera del franquismo. No hace falta que se acalore tanto. Porque son la misma cosa: la derecha del capitalismo salvaje. Que no les importa nada por lo que pasen los pobres pensionistas. Los pobres que necesitan la libertad, en todos los ámbitos.   

 

3458. Todos los humanos saben pensar y sentir. La diferencia es que unos lo hacen más que otros. Y no solamente, pensar y sentir, sino mentir, falsear la realidad, ser fanáticos, integristas, marrulleros. Porque todos tenemos la misma mente, pues no hay otra.

Y todos, los que hablan de santos, de iluminados, de liberados, están contando un cuento agradable para las personas vulnerables, superficiales. Y como eso no tiene ningún sentido, se empeñan en defender lo absurdo. Haciéndose perversas, fanáticas, fundamentalistas.   

 

3459. Un revolucionario psicológico, no hace falta que hable ni dialogue. Sólo hace falta vivir en su vida diaria, cotidiana, todo lo que quiere que hagan los demás.  

 

3460. ¿Crees que esa es la solución -echar un par de bombas atómicas-? Si tú sufrieras las consecuencias en persona, y no como una persona que escribe un comentario por Internet, tal vez, no dirías esa barbaridad. Porque, a cada acción lleva consigo su reacción.  

 

3461. La crueldad es provocada por un ataque de miedo. Es la respuesta, a un peligro inminente. Y eso, es cosa de todos. No nos olvidemos, que todos somos iguales en lo básico. Todos vivimos en el paradigma de reacción y reacción, su respuesta.

Luego la verdadera revolución, es ver, comprender si nos podemos liberar de ese paradigma, de ese condicionamiento, heredado de nuestro pasado animal. 

 

3462. ¿La crueldad no son celos, envidia, tener un complejo de inferioridad con respecto a otros, que creemos que saben más, que son más poderosos? En el fondo de todo, lo que hay es una falta de reflexionar, de morir a todo lo que se ha dicho. Para vernos en realidad lo que verdaderamente somos.

Mientras, el 'yo' esté operando, el animal tiene el mando. ¿Saben lo que es un animal, no eso que algunos los quieren humanizar, cuidándolos, tratándolos como si fueran personas? Los animales son puro egoísmo, porque ellos no son conscientes de su condicionamiento. Son simplemente como robots.

Y, nosotros somos igual que ellos, mientras no vayamos más allá de ese condicionamiento, que es el ‘yo’. El ‘yo’, con su miedo, que ha creado los clanes familiares, las tribus, las fronteras, los nacionalismos grandes o pequeños, las religiones; la ciencia y su impotencia, de ir más allá de la materia: derrotar el paradigma de creación, destrucción, transformación. Porque sin destrucción, muerte, no hay vida. 

Y ese miedo a todo eso, que no acabamos de comprender en su totalidad, es lo que nos hace que busquemos un consuelo, una huida, una salida. Y esa salida que buscamos, es la búsqueda de seguridad. Pero la seguridad no existe. Sólo existe la toral y absoluta inseguridad.