Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 09-03-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1758. La desgracia que tiene la derecha, que está gobernando, es que está dominada por la ultraderecha. Pues, si los pensionistas están aburridos, hartos de la corrupción, de la manera de vivir inmoral; si los jóvenes de derecha, parece ser que están también hartos y aburridos, de esa derecha corrupta. Los únicos que la votarán, serán los ultraderechistas.  

 

1759. Ni un siglo. Ni posiblemente nunca. Eso es como la pobreza, los pobres, los menos afortunados. Que los más fuertes, poderosos, no son sensibles, son indiferentes, al sufrimiento, al dolor que generan.

Las mujeres, tienen esa fatalidad, contra la que, por la fuerza de los hechos, se revelan y siempre se revelarán. Como lo hacen todos los que viven oprimidos, injustamente, son maltratados, explotados.

Porque, la libertad e independencia, es un anhelo, una necesidad vital, para todo ser viviente. Y para que, haya libertad e independencia, ha de haber respeto, justicia, igualdad, afecto, cariño. Y eso, sólo puede llegar, con compasión y amor.

 

1760. Es más rentable, porque afecta a toda la humanidad. Pues, la injusticia, la opresión, los malos tratos, siempre tienen prioridad. Porque, si se resuelven las injusticias, la falta de respeto, el oponerse a la libertad e independencia, todos los demás problemas quedan resueltos. Y eso, como ya se ha dicho, afecta a toda la humanidad.  

 

1761. No es un momento, no es un movimiento, no es una lucha ocasional, temporal, es un trabajo para toda la vida. No solamente de las mujeres. Sino de todo aquel al que se le niega la libertad, la independencia, de mil maneras diferentes.

No importa si somos mujeres, hombres, jóvenes o viejos, los que son oprimidos, por otros que son más poderosos, fuertes. Que se vuelven insensibles, indiferentes, sin empatía, y maltratan a los que no son como ellos, los más ricos, los más poderosos, los más fuertes.  

 

1762. Las agujetas se evitan, no obligando el cuerpo, por el exceso de actividad, de esfuerzo. El esfuerzo, suele generarse por el miedo a no dar la talla, mala imagen, por vanidad, por querer conseguir algo que no es posible, querer cambiar la realidad que no me satisface, por otra que me gusta más.

Por todo ello, hemos de conocernos realmente quiénes somos, cómo nos comportamos, operamos en nuestras vidas cotidianas. Pues, resolviendo, comprendiendo, un problema pequeño, también a su vez solucionaremos los grandes problemas. 

 

1763. Todo eso, son supersticiones, fanatismo, idolatría e ignorancia. Que, por la fuerza de los hechos, va a provocar problemas, conflictos, desorden. Los muertos no necesitan nada. Somos los vivos, débiles, frágiles, vulnerables, que queremos solucionar lo que ya no tiene solución. Pues, la realidad, el pasado, no se puede cambiar.

La pregunta es: ¿Por qué queremos cambiar el pasado? Seguro que es, para un beneficio propio. 

 

1764. Ves con cuidado. No sea tan chulo, prepotente. Pues, los valientes caen de culo. No te pongas en pleitos, aunque los ganes. Así que, cada uno que se aplique el cuento.

Hay que añadir, que no hay algo que más mala fama genera, que ser un opresor, dictador, que va contra la libertad, la independencia. Ahí están los millones y millones de mujeres de todo el mundo, que braman, gritan, odian, maldicen a los dictadores que se oponen a su libertad e intendencia. 

 

1765. El que muere es el ego, el 'yo'. Si no tuviéramos 'yo', la muerte no nos estremecería. Porque, si no hubiera 'yo', no habría tiempo psicológico, como ayer, hoy, mañana. Ya que viviríamos en el eterno ahora. ¿Nos estamos comunicando?

Pero la realidad, es que existe el ego, el 'yo', nos guste o disguste. La pregunta: ¿Puede desaparecer el 'yo' definitivamente, y que no vuelva nunca más? O lo que es lo mismo, ¿Se puede estar siempre en gracia de dios -como dicen los cristianos-, sin salir nunca de ese estado?

 

1766. Los que quieren la libertad e independencia de lo que sea: las mujeres de los machistas; los que son oprimidos, porque son débiles ante los poderosos, los más fuertes. Es eso, lo que quieren, sencillamente ser libres e independientes: que nadie ni nada tenga autoridad sobre ellos. 

 

1767. Parece que, eres de los que no han salido hoy a defender la libertad, independencia de las mujeres. Ni una sola bandera, en Barcelona, de las que llevan los tuyos. Y eso, demuestra que estáis muy cerca de los fachas de derechas. No te conviene, hablar para difamar a tus vecinos.