Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 08-01-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

74. En todas las partes del espacio. Quiere decir que, ya sabemos que hay unas partes. Es decir, en todas las partes no tiene nada que ver con el infinito. En el infinito, ¿puede haber contabilidad, cantidad?  

 

75. Ser consciente de un problema, no siempre nos trae la solución del problema. Pues, a veces la realidad funciona como una fatalidad.

Ahora bien, si uno es plenamente consciente del desorden, aunque ese desorden tiene sus consecuencias. Todo cambiará. Pues el cambio, por poco operable que sea, nos lleva en la dirección adecuada. 

 

76. Esto es el absurdo de los dictadores fascistas: Haz lo que yo te digo, pero no hagas lo que yo hago.

Es decir, yo sí que puedo ser nacionalista centralista español. Pero los otros no pueden ser nacionalistas de ninguna de las maneras. 

 

77. Pero, te tendrás que ir a vivir allí. No creas que esto es barra libre. Todo en la vida no puede ser. Y, tiene un precio.

 

78. El problema está en la interpretación, y del uso que se haga de las leyes. Es evidente, que los jueces, fiscales, el ministro de justicia, de interior, etc., son nacionalistas, centralistas españoles. Por tanto, todo parece que los que han de juzgar, sean juez y parte.

Por eso, estos juicios tan politizados, tan llenos de odio -hay un centenar de magistrados, que han firmado un escrito conjunto en el que exponen que no hay base para hacer la acusación que se hace: rebelión, malversación de fondos públicos y sedición-, deberían de juzgarse en Europa, en Tribunal de Estrasburgo de los Derechos Humanos.  

 

79. Que el vivir tiene muchas complicaciones, dificultades, eso ya lo sabemos. Pero, sabemos la descripción superficial de las dificultades. Aunque, no llegamos a la raíz de los problemas. Pues, somos superficiales, nos distraemos y vivimos en desorden. Y eso nos hace egoístas, crueles.

Para tener compasión, uno ha de ser serio, profundo, aunque no lo parezca. Pues, uno ha de comprender lo qué es la vida. Y ello incluye verse uno cómo es. Comprender de qué manera opera el pensamiento, la mente.

O, ver en un sólo instante toda la trama de la vida. La trama de los hombres, compitiendo para poder sobrevivir.

Y, si eso es así, nos daremos cuenta, que mi condicionamiento es igual, el mismo que el de todos los demás. Por lo que, al sentirnos todos iguales, no políticamente, culturalmente, nacionalistamente, ni como mujer u hombre, si no como seres humanos que somos. Es cuando, los que todos parecen tan diferentes, se ven como uno mismo.

No porque eso, hay algunos que lo han dicho, o lo dicen, sino porque el egoísmo, el miedo, la avaricia, los celos, toda esa miseria humana, ha desaparecido. 

 

80. Todo es una mentira. Pero, cada uno lo cuenta, para hacer creer a los otros, que nosotros no mentimos. Y esa es la base de nuestra cultura, la pintura, la escultura, la escritura, la música, el cine, el teatro, etc., todo lo que hemos creado, construido. Que al final, sólo sirve para acumular dinero.

Puede haber mayor estupidez, que construir una grandísima pirámide, con los miles y miles de esclavos, para enterrar a un rico soberano -faraón- muerto, decorarla con toda clase de objetos idólatras, supersticiosos.

Y a todo eso, se le llama arte. Y lo mismo que copiar a la naturaleza, copiar a una persona. Cuando eso en realidad, no es posible.

Y, en todos los ámbitos, sucede lo mismo: uno dice mi política es la correcta, la de los otros no. Mi manera de vivir es la correcta, la de los otros es inmoral, corrupta, es avariciosa, mezquina, superficial.

Y con los nacionalismos, grandes o pequeños, pasa lo mismo: el mío es ordenado, pone armonía, pero el de los otros es racista, divisivo, xenófobo, separatista, que incita al odio. Sin darse cuenta que su estupidez, ignorancia, descaro, le hace que no opere la inteligencia, que nos hace ver que todos los nacionalismos son iguales. Así como todos los hombres, también somos iguales.

 

81. Terroristas, hay muchos: los que actúan y matan. Los que los apoyan de cualquier manera. Los que los generan, por su manera de vivir.

Pues si hay terrorismo, es preciso que haya una causa que lo genere. Y desde el principio, hasta el final, como en todo, todos somos responsables. 

 

82. Eso, ¿quién lo sabe? Eso, sólo lo sabe ella. Y puede que un día lo sea y otro no. Porque, todos no viven amarrados a una idea o teoría, que los esclaviza. Que les pone el pesebre, donde todos los iguales comen, sin morderse unos a otros.  

 

83. Además, es racista, xenófobo. Siempre lo ha sido. Desde que la extrema derecha le da de comer. Y el otro, un payaso. Él lo sabe. Pero se divierte con sus payasadas, castizas, de cazurro.

 

84. ¿No nos damos cuenta que eso es absurdo? Pues, ¿y si ahora dice Barcelona ciudad, o Tarragona, que se quieren independizar de Tabarnia?

¿Cómo lo arreglaréis? ¿Dando plena libertad para que lo sean, o impondréis una dictadura, como de hecho existe en todas partes, en todo el mundo?

Pues, queramos o no, el pez grande se come al pequeño.